Nuestro cuñao se cabrea por todo. Y basta que le comentemos algo comúnmente establecido para que se ponga rojo como un mono: del tema de los núcleos del procesador tiene mucho que decir...

Qué tranquilo está el cuñao, ha vuelto más manso de sus mini vacaciones de tres semanas que un troll comentando en nuestro canal de YouTube. Aunque claro, estaba tranquilo hasta que le hemos planteado el tema de hoy: los procesadores y el número de núcleos. Entonces nos ha dicho: “Vosotros sabéis que esto no es como los sobres de un político, que cuantos más mejor. ¿No?”. Y se ha puesto hecho una furia cuando nos hemos encogido de hombros, necesitando de tres litros de tila antes de serenarse. Y después de ir al baño unas cuantas veces (demasiado líquido, claro), hemos conseguido que nos abra el cielo con su sabiduría.

El rincón del cuñao

Y qué cielo de sabiduría tiene este hombre, nos hemos quedado embobados escuchándole disertar sobre arquitecturas de procesador, nanómetros, Snapdragons y, por supuesto, del número de núcleos. ¿Queréis que detallemos sus palabras? Aquí van: preparaos para aprender más que yendo a un curso de verano.

  • Empecemos definiendo un procesador, porque puede que no lo tengáis demasiado claro. En los chips modernos, los procesadores no sólo incluyen núcleos centrales de procesamiento destinados a cargar con las tareas del sistema, también se integran antenas, chips dedicados a procesar sólo gráficos, nos encontramos con procesadores de cámara… En fin, que son mucho más que núcleos, forman un conjunto; por más que sea el elemento que más se destaque.

Toma ya definición de cuñao: un procesador es mucho más que un chip. ¿Cómo os habéis quedado? Además de informados, seguro que habréis notado la tranquilidad con la que nos habla: la tila ha surtido efecto. O quizá sean las Dormidinas que le hemos disuelto en el el vaso… Vaya, sea como sea, está empeñado en contarnos más cosas de los procesadores.

El rincón del cuñao

  • Los chips siempre han tenido claras limitaciones físicas: el silicio con el que se fabrican tiene unos límites en términos de velocidad y prestaciones máximas. De ahí que la industria, en lugar de crear procesadores más y más potentes (sabiendo que la evolución terminaría pronto), optase por integrar varios de estos chips dentro de uno solo para obtener procesadores más eficientes y capaces de gestionar múltiples tareas. Así, y gracias a los procesos de miniaturización, tenemos procesadores móviles que traen dentro de un solo chip todo un arsenal de opciones.

No nos queda muy claro, cuñao. Si el hecho de integrar más chips parece que mejora el uso del procesador, ¿por qué te cuestionas el hecho de que a más núcleos sea mejor? Te estás liando más que una pitón bailando la Lambada.

  • La cuestión no es pura matemática, aunque sí que se le acerque. Por poner un ejemplo, es obvio que un procesador de un sólo núcleo de procesamiento va a quedar en inferioridad frente a otro equivalente en prestaciones que vea duplicado su número de núcleos para la CPU. Pero quizá no resulte tan obvio si el procesador de sólo un núcleo ofrece una mayor velocidad de reloj para la CPU, incluye una mejor GPU, es capaz de ser compatible con mayor cantidad de conexiones… Como siempre pasa, es la optimización y el rendimiento en su conjunto lo que hace a algo mejor que otra cosa.

El rincón del cuñao

Madre mía, que nos dormimos… ¿Nos habremos tomado las Dormidinas nosotros sin darnos cuenta o nuestro cuñao provoca más sueño que un vaso de leche caliente a las cuatro de la mañana? A ver si conseguimos que concrete un poco, que esto parece un artículo de la revista Science…

  • En definitiva: el número de núcleos no determina por sí solo la potencia de un teléfono, ya que un procesador con menor cantidad de núcleos para la CPU puede rendir mejor que uno superior. Influye el tamaño de los transistores integrados, el hardware que se monta adyacente, la arquitectura propia del procesador… No os quedéis sólo con los núcleos: se han convertido en un elemento de marketing, igual que los megapíxeles de las cámaras.

Menuda frase para reducir la sección de hoy, al final ha valido la pena aguantar el tostón del cuñao:

El número de núcleos es un elemento de marketing; como los megapíxeles de la cámara

¿A que habéis aprendido algo este domingo? Para que luego digan que tener cuñaos sólo es bueno cuando toca dejarles a los niños: el nuestro nos ilustra con su gran sabiduría sobre Android. Incluso hay veces que se ha encargado de tomar los recados o de ir a por nuestros cafés: es una joya. Siempre que no esté enfadado, claro. Algo que no ha ocurrido hoy, qué extraño.

  • Siempre que queráis renovar vuestro teléfono consultad las opciones con alguien que sepa del tema y no os dejéis engañar por los númer…

Ahora entendemos la razón por la que no se ha cabreado: ¡se nos ha quedado dormido! Se la cae la baba y todo: menuda cara de felicidad.

(Nota interna: reducir la ración de tila y de Dormidina a la mitad)

Fuente de la imagen Tweakers

2 comentarios

Deja una respuesta