El cuñao ha venido indignado de las Navidades: se queja de todas las pantallas rotas que hay por el mundo. Lo curioso es que no se queja porque se le hayan roto a él...

Anda que no ha venido calentito nuestro cuñao de las Navidades: ha entrada en la redacción gritando como entra un tertuliano en los platós de televisión. Y ahí le tenemos: dando vueltas al despacho hablando en voz alta, recriminando entre vozarrones las maldades del mundo y quejándose airado de algo que ha visto demasiado a menudo estos últimos días. ¿Polvorones? ¿Aperitivos, viandas más propias de un buffet libre que de una comida familiar, otros cuñaos? No: se queja de lo que llamado “La epidemia de las pantallas rotas“. O, según la explicación que ha dado justo a continuación, de esas “Manitas de cerdo que tienen los usuarios que son más hábiles agarrando jamón que el móvil carísimo que les han regalado.

El rincón del cuñao: la epidemia de las pantallas rotas

  • Justo así, exacto: me quejo de las manitas de cerdo.

Vamos, que has venido este domingo con más ganas de polémica que un vegano acudiendo a una barbacoa.

  • Pues sí, no podrías haberlo definido mejor: vengo con ganas de bronca. Porque puedo decirte que de diez móviles que he visto durante las Navidades, seis tenían las pantallas rotas. Puedo asegurarlo: de mi entorno más cercano, ¡más del 50 % de sus móviles presentaba el cristal resquebrajado!

Vamos, que estás llamando torpe a tu familia.

  • Exacto.

Y luego te preguntarás por qué te ponen a cenar con el perro cada Nochebuena.

  • A ver, que parece que me esté metiendo con todo aquel que ha sufrido la desgracia de ver caer a cámara lenta su móvil desde las manos. Puedo entender que existe la mala suerte, que se puede resbalar incluso aunque tengas el máximo de cuidado. Incluso comprendo que, a pesar de poner el máximo de atención en que no se caiga, alguien te lo tire accidentalmente desde la superficie donde lo hayas colocado. Pero, después de recabar información, he podido constatarlo: la mayoría no toma medidas incluso sabiendo lo frágiles que son las pantallas de los smartphones.

¿No crees que los fabricantes también tienen un poco de culpa?

  • Mmmm… No veo por dónde vas.

El rincón del cuñao: la epidemia de las pantallas rotas

A ver, cuñao, que a veces pareces más corto que un Youtuber imitando a los Jackass: ¿qué es lo que dicen los fabricantes de las pantallas Gorilla Glass?

  • No todos los móviles vienen con ellas.

Sabes igual que yo que es casi un estándar; y que las marcas utilizan a Gorilla Glass para destacar sus pantallas. ¿Qué dicen?

  • Que son duras y resistentes. Por lo general, se suele destacar la versión de Gorilla Glass para así hacer referencia a lo buena que es la protección.

¿Contra?

  • Los arañazos, para eso son efectivas.

No. ¿Contra qué hacen hincapié?

  • Pues…

¿Contra…?

  • Vale, tú ganas: contra los golpes. Suelen hacer referencia a Gorilla Glass porque, lo digan explícitamente o no, quieren que el usuario piense que su teléfono es más resistente que los demás.

¿Y no crees que esos usuarios pueden confiarse de que su móvil lleve Gorilla Glass para que tengan menos cuidado con su uso?

  • Ahora que lo dices, puedes tener parte de razón: el publicitar la dureza de los cristales Gorilla Glass o Dragon Trail hace que el usuario tenga la percepción de que, incluso maltratándolo, el cristal seguirá intacto.

Y tú y yo sabemos contra qué es realmente efectivo el Gorilla Glass.

Weimei We 800-012

  • Sí: contra los arañazos.

Entonces, quizá las manitas de cerdo no sean tan de cerdo después de todo: todos tenemos derecho a creernos que lo que dice un fabricante de su móvil es cierto.

  • Pero no por eso debemos llevarlo sin protección. ¿Sabes la cantidad de pantallas rotas que se ven por la calle?

Igual que pantalones rotos. Y no por eso culpamos a quienes los llevan puestos.

  • Pero eso es una moda.

Como lo de las pantallas rotas. Espérate a que lo lleve algún famoso…

Sin comentarios

Deja una respuesta