Ayer se presentó el que seguramente era el teléfono móvil más esperado, el nuevo embajador de Samsung, la marca reina en Android, el Samsung Galaxy S3. Levantó unas expectativas tan altas que no fueron pocos los que se sintieron defraudados, algo que recuerda, y mucho, a las keynotes de Apple en la que cada iPhone genera desconcierto y en parte descontento pero que luego bate récords de ventas.

Con el Samsung Galaxy S3 es posible que pase lo mismo, ya que los prepedidos de las operadoras para venderlos con los correspondientes contratos de permanencias son más de 10.000.000. Panar poner esa cifra en contexto baste decir que Nokia ha vendido unos 2.000.000 de Lumias con Windows Phone desde que salió al mercado la gama.

Galaxy S2 + Galaxy Nexus = Galaxy S3

Sin embargo, frente a la mejora de hardware que supuso el Samsung Galaxy S2 con respecto al Nexus S o incluso al Samsung Galaxy S, el Galaxy S3 no ha mejorado en demasía a sus antecesores, con la salvedad de los cuatro núcleos. En la siguiente tabla podemos ver cómo en esencia el nuevo modelo es un remix de lo mejor del Galaxy S2 y del Galaxy Nexus con ese toque extra de potencia.

No se puede decir que no sea un buen móvil y que no merezca la pena comprarlo, pero Samsung ha dejado de apostar descaradamente por el hardware y se ha acercado más al software y al uso de las prestaciones más que a la potencia de las mismas, algo que ya hacían hace tiempo en Cupertino.

En el software está la clave

La presentación de Samsung en Londres a estado tan marcada por el software que ni siquiera han mencionado la frecuencia de cada uno de los procesadores o la RAM del terminal. Y frente a eso han hablado largo y tendido de todo lo que hace el móvil por ayudar a su dueño.

El Samsung Galaxy S3 tiene una cantidad impresionante de funciones que nos ayudan a manejar mucho mejor el terminal. la facilidad de uso es algo que han querido mejorar en Corea y para eso han creado diferentes aplicaciones y funciones.

Las más destacables son el control mejorado por voz, que recuerda mucho al Siri de iPhone, y la opción de que detecte si tenemos o no los ojos abiertos para apagar la pantalla. Incluso podemos desbloquear el terminal con la voz.

Por otro lado tenemos las funciones de visualización sin cortes de vídeos, que se materializan en una miniventana en la que un vídeo sigue corriendo mientras podemos hacer otras cosas en el terminal. Un software multitarea interesante pero quizás más apropiado para un tablet.

El enfoque de marca

Samsung está virando hacia un sitio en el que está Apple, un sitio en el que es importante tener una marca conocida, como Galaxy, con una imagen centrada más en el usuario y las funciones que en las prestaciones numéricas y ahora sólo le quedan dos cosas por alcanzar, un guía a la altura de Steve Jobs y una legión de fieles que compren sus productos incluso antes de saber qué son.

Samsung quiere ser el sucesor de Apple y para ello se está convirtiendo en ella.

Sin comentarios

Deja una respuesta