Hay aspectos del iPhone que me han gustado y que me gustaría ver implementados en Android, si bien sé que es algo complejo. Al contrario, también hay aspectos de Android que me gustaría ver en iPhone y es posible que esto sea más viable ya que iOS 8 parece que irá por un camino más cercano al sistema de Google de lo que hubiéramos podido imaginar cuando Steve Jobs dirigía la empresa.

Y es que Apple se está abriendo mucho últimamente aunque muchos de los datos que más nos animan a creer en una nueva generación de terminales más cercanos a los Android en algunos aspectos son sólo rumores.

 Diario de un Fanboy 5: lo mejor de Android y del iPhone

El primero es el dilema de la pantalla de 4 pulgadas y es que Apple es muy reticente a hacer un cambio de esta magnitud aunque ya lo hizo en el iPhone 5. Esto es complejo ya que Apple ha diseñado el móvil para la calle por su tamaño, visibilidad de pantalla… un nuevo modelo debería respetar eso a la vez que da mayor diagonal.

En Android no hay ese problema ya que al tener un catálogo tan grande de opciones la elección de cada usuario es muy personal y podemos elegir móviles con 4.3 pulgadas u otros con 6 en función de nuestras necesidades.

Por otro lado me he dado cuenta de lo que quiere decir la gente cuando afirma que el iPhone es aburrido aunque no estoy seguro de que eso sea algo malo. Si queremos algo que funcione y estemos tranquilos en ese sentido desde luego el iPhone es una muy buena opción aunque personalmente no creo que los Nexus sean tampoco mala elección.

El tercer punto a destacar es el de los juegos, aspecto en el que gana de manera holgada Android por poder disponer de un tamaño de pantalla mucho mayor aunque es verdad que en la cantidad de juegos y opciones aún está el iPhone por delante de los dispositivos con el sistema de Google.

Destacar un cuarto aspecto que no suelo ver valorado y es la rápida velocidad de carga del iPhone, un terminal que es capaz de llenar el 80% de su batería en poco tiempo, algo que es muy valorable cuando no vamos a estar mucho tiempo cerca de un enchufe.

El quinto punto es el más importante y por eso le dedicaré parte del siguiente artículo pero no quería dejar de mencionarlo aquí: el precio. El iPhone es un móvil que cuesta mucho dinero. Puede que sea caro o no ya que eso depende de si le sacamos partido a lo que nos ha costado pero hay demasiadas alternativas con Android a mitad de precio como para seleccionar a la ligera un iPhone.

Más allá de eso las ventajas de Android como sistema, es decir, poder compartir, teclados de terceros… las veremos en breve en iOS. No es esto indicio de que Apple se vaya a abrir como lo ha hecho Android pero sí que, para el consumidor normal, ambos sistemas estarán a la par.

Si te interesa saber más sobre cómo ha sido mi paso de Android a iPhone durante un año y quieres saber qué pasará después te invito a que leas los capítulos semanales de la sección Diario de un Switcher en iPhoneOSX.com

Sin comentarios

Deja una respuesta