En contra del HTC One M9

1

Antes de empezar a explicar mi opinión del HTC One M9, he de matizar el título que he puesto al post: no estoy en contra de este teléfono. Pero, como mi compañero Samuel ya ha liderado la postura del “a favor”, me tocaba a mí posicionarme del bando contrario, encontrando muchos puntos en común con los de mi propia postura. Sí, creo que HTC no sacará el teléfono que debería haber sacado; sí, pienso que los taiwaneses son capaces de hacer mucho más con su tope de gama; y no: yo no me compraría el HTC One M9. Pero vayamos por partes, que sé que estáis afilando los cuchillos.

En contra del HTC One M9

No lo puedo negar: me encantó el diseño original del HTC One M7, apostando por que aquella reinvención conseguiría marcar las líneas de la revitalización de la marca. A pesar de lo que a mí me gustaría, no se puede decir que hayan recuperado el cetro de poder que antaño manejaban en los inicios de Android, perdiendo un poco el norte al apuntar a la gama alta con un concepto que ya ha dejado de ser sorprendente. Y aquí está la clave de mi argumentación: un móvil que ha de marcar referencia ha dejado de sorprender. Porque sedme sinceros: ¿realmente os han sorprendido estas filtraciones previas a la puesta de largo oficial?

Samuel ya ha comentado cuál fue mi primera impresión al ver las filtraciones del HTC One M9: me pareció un M7 del 2015. Armazón de aluminio al completo siguiendo la estética del modelo del año pasado, parte posterior curvada con casi total ausencia de detalles que afeen lo pulido del metal, parte frontal con el doble altavoz y la zona inferior “inútil” con el logo de HTC… Vamos, que a mí me gustaría que estas filtraciones no fueran las definitivas y que se presentase un móvil radicalmente diferente. Pero tiene muy pocas posibilidades de ocurrir.

En contra del HTC One M9

Entonces, si tenemos un chasis casi idéntico a los modelos anteriores y el diseño es casi indistinguible con respecto a otros HTC One, ¿qué nos queda? El hardware y el software, habiendo apostado por lo previsible: mejora de procesador a Snapdragon 810, 3 GB de memoria RAM, el ya cacareado intercambio entre la tecnología Ultrapíxel y sensor de gran tamaño para las cámaras posterior y delantera… Vamos, que sólo faltaba que los taiwaneses no mejorasen mínimamente las prestaciones de su rey de catálogo, funcionando a grandes rasgos de manera muy similar con respecto a sus hermanos mayores. ¿Alguien duda que el HTC One M8 (incluso el M7) no recibirá las mejoras de software quedando casi calcado al recién llegado? No creo que ésta sea la actitud que deba tener un fabricante que se encuentra al borde de caer desbancado del top de fabricantes móviles.

Hablemos claro: no se puede decir que un teléfono de alta gama sea malo porque, obviamente, posee unas características de hardware, diseño, materiales y software que le hace dominar el panorama con rotundidad. Pero hay algo que parecen no entender los fabricantes tradicionales con Android: las nuevas marcas han pasado de ser una amenaza a resultar un peligro palpable, siendo cada vez más ilógico colocar un terminal premium con una etiqueta por encima de los 600 euros. ¿Qué es lo que tiene el HTC One M9 que no pueda ofrecer un Xiaomi Mi5, Oppo R5 o el futuro OnePlus 2? Quizá disponibilidad, porque en calidad no habrían muchas diferencias. Y si hacemos referencia al precio… El HC One M9 escondería la cabeza como un avestruz de dibujos animados: las primeras preventas empiezan a ascender hasta los 750 euros.

En contra del HTC One M9

Una gama media en la que HTC no termina de hacerse un hueco, experimentos varios en forma de cámaras de acción y versiones con Windows Phone, una vanguardia en la gama alta con Android que ha dejado su puesto a la continuidad por espacio de tres años seguidos… Se critica mucho a Samsung, pero hasta el fabricante coreano ha introducido más cambios en su gama Samsung Galaxy de los que HTC introduciría a la gama One en toda una década. Sería cuestión de juzgar la calidad y la idoneidad de esos cambios, claro, pero no hay duda de que siempre ha existido un empeño en ofrecer una mejor experiencia y atractivo.

Sé que no debe ser fácil plantearse un rediseño incluyendo en él hardware que marque la diferencia con respecto a otras marcas, pero tampoco te puedes dormir en los laureles pensando que seguirás vendiendo teléfonos al mismo ritmo sólo porque se parecen a los anteriores. Sony, Samsung, LG… Los fabricantes tradicionales están perdiendo ventas en favor de nuevos aspirantes a una porción del pastel. Y sí: apostar por la continuidad es el principal error de esta pronunciada caída. ¿Conseguirá HTC mantenerse gracias al One M9? Yo espero que sí: adoro la marca y, también, me gusta mucho el HTC One M7. Perdón, quise decir el M8. Ay, que me he vuelto a equivocar: me encanta el HTC One M9.

Compartir
Artículo anteriorEnergy Phone Pro HD
Siguiente artículoSony Xperia E4g
Me gusta escribir casi tanto como respirar (incluso más). Puedo hablar de cualquier tema, pero lo que más me apasiona es la tecnología móvil. Con teléfono casi desde la cuna. Y con smartphone desde que existen.

1 comentario

  1. La verdad que soy seguidor de la marca u tengo el actual m8, y la verdad porque no uso samgsun por la continuidad que tiene desde el s3 eso cansa no me gustaria dar 850 dolares por algo que es a vista publica igual al m8 hay que verlo bien para saber si es el m9 o m8, ojala y ese no sea el modelo definitivo aunk tengo pocas esperanzas. Pero lo que no entiendo es porque los renders resurtan ser mas atractivos y definen diseños mucho mas elegantes. Creo que me quedare un año mas con mi m8.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here