Google, Android y la tecnología invisible

0

Yo no sé cómo funciona mi televisor por dentro, ni tampoco sé cómo funciona mi lavadora, ni mi frigorífico. Lo cierto es que no lo sé y tampoco me importa porque la clave está en que funciona, sin más. Enciendo la televisión, la sintonizo de una forma bastante sencilla y en cuestión de minutos ya estoy disfrutando del contenido de cada uno de los canales que recibo en mi casa. La grandeza de determinados dispositivos reside principalmente en que los usamos sin preocuparnos cómo funcionan, en que forman parte de ese gran conjunto de aparatos con tecnología invisible. Están entre nosotros y sirven a nuestros propósitos sin requerir de nosotros nada más que electricidad. Google camina, dentro de lo posible en el terreno en el que se mueve, hacia un punto en el que sus dispositivos funcionen, sin complicaciones. ¿No es así precisamente como debe ser algo invisible?

Google y la tecnología invisible

A lo largo de los años, tampoco tantos, hemos ido viendo una evolución en el sistema operativo que Google compró y popularizó allá por 2007. En sus orígenes era un sistema imperfecto, con muchos fallos y que, pese a que prometía ser mucho mejor de lo que era, requería de demasiados ajustes por parte del usuario para que funcionase como debía. Fue la época en la que surgieron las ROMs, versiones del sistema operativo que podíamos cargar en nuestro terminal y con las que conseguíamos que la experiencia fuese más plena. Hoy, con Android 4.4 KitKat, las ROMs siguen circulando como antaño pero ya no son tan necesarias, aunque sí útiles. Son más una forma de divertimento para los usuarios normales y una fuente de aprendizaje para los usuarios más avanzados, además de servir a las mentes más inquietas.

Hoy, el Nexus 5 es el dispositivo más estable que ha salido jamás de una factoría androide y Google ha alcanzado un nivel de madurez tal que las personalizaciones no requieren apenas de esfuerzo. Google ha conseguido un smartphone que simplemente funciona, y que pese a que algunas de sus características no pueden calificarse precisamente como brillantes, sirve a nuestros propósitos. Yo, como usuario de un Nexus 5, hace tiempo que olvidé lo que era un FC. Android es estable y empieza poco a poco a ser invisible. Google Experience Launcher ha sido un primer paso, y en el futuro veremos mucho más.

Google y la tecnología invisible

Google Now fue otro gran hito de la historia de los de Mountain View. Al principio, cuando se presentó en 2011, cogió a casi todo el mercado por sorpresa. Hacía poco pero lo hacía bien. Se anticipaba a nuestras peticiones mostrando información en base a nuestro uso del smartphone, a nuestras búsquedas por internet, en base a dónde nos encontrásemos en cada momento. Mientras que otros asistentes han ido quedando un poco en el olvido, sólo un poco, Google Now sirve fielmente a quienes lo utilizan y los de la gran G van metiéndolo cada vez más en el corazón de su sistema operativo.

La clave de Google Now es su anticipación, el poco mantenimiento que requiere. De nuevo, Google Now camina hacia ser completamente invisible, mostrándonos información antes de que la pidamos. Y si los rumores sobre Google Hera son ciertos, cosa que espero, veremos un uso de Now aún más transparente. Google Now será Android y Android será Google Now. Funcionar sin estorbar.

Esa misma filosofía la vemos en otros de los productos que han ido apareciendo en los últimos meses, productos reales o futuros, e incluso insinuaciones de lo que está por llegar. Con Android Wear Google ha demostrado que Now puede estar en nuestra muñeca ayudándonos en cada momento, mostrándonos una interfaz sencilla e intuitiva con la que puede que no necesitemos nada más. No olvidemos, no obstante, que sólo hemos visto un concepto en funcionamiento y que dependerá de otros conceptos el que se popularice, pero lo que hemos podido atisbar gusta, y mucho.

Google y la tecnología invisible

Chromecast es otro ejemplo. Ni siquiera Google sabía lo que había creado en un primer momento y poco a poco, en base a las experiencias de los usuarios, ha ido relajando sus normas de uso y abriendo su SDK. No sé dónde leí exactamente lo que ahora voy a tratar de citar pero fue algo así: “Creo que Chromecast es lo más “Apple” que ha creado Google hasta el momento. Configurado en 2 minutos sin esfuerzo”. Y es cierto. Chromecast se configura de una forma extremadamente sencilla y su uso va siendo cada vez más intuitivo, a medida que las propias aplicaciones compatibles evolucionan tanto en interfaz como en funcionalidades.

La futura Android TV repite la misma fórmula. A años luz de lo que hemos conocido hasta ahora con los “Android TV”, los sticks HDMI que comprábamos en Amazon y similares y que no eran más que una interfaz de tablet montada sobre una televisión. La nueva interfaz que nos ha mostrado Google es tan intuitiva y sencilla que sólo los que la conocemos podemos decir que se trata de Android. Podría ser cualquier otra cosa, podría ser una smart TV de cualquier fabricante. Eso es lo que realmente importa. Funcionará y no nos preguntaremos cómo.

Google y la tecnología invisible

Project ARA, Google Hera, Android TV, Android Wear. Todo parece concebido para que el propio sistema operativo no sea más que un logotipo en el arranque de cada aplicación, como la marca de nuestra televisión en el marco, como el logotipo de nuestro coche en el frontal. Google busca que Android funcione y que sea todo lo invisible que pueda llegar a ser. Porque la tecnología invisible es precisamente eso, una tecnología de cuya existencia nos olvidamos.

Si os apetece, podéis ver esta entrevista a Matías Duarte en TheVerge, siempre viene bien saber cómo piensa el actual Director de Experiencia de Usuario de Android.

Watch this: Android design head Matias Duarte explains why mobile is dead

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here