Observamos desde hace un tiempo cómo Google ha acabado siendo un experto en dejar pequeños huevos de Pascua en sus páginas web y así generar cientos, miles de noticias en torno a detalles, a sensaciones, a posibles filtraciones que luego podrán ser o no podrán ser, pero lo cierto es que ya habrán captado la suficiente atención durante algún tiempo. Publicidad gratuita la llaman, aunque en algunos casos es publicidad necesaria. La última ha surgido en torno al Nexus 8. Aún no existe y ya tiene nombre. El dispositivo en cuestión ha aparecido en la página web de Android Kit Kat, la última versión del sistema operativo móvil de Google, y desde aquí nos preguntamos si es necesario que Google lance un terminal que se colocaría entre sus dos actuales tablets: el Nexus 7 y el Nexus 10.

Nexus-8-web-Kit-Kat

Pero primero, antes de valorar la necesidad de un tablet de 8 pulgadas, vamos a ponernos en situación.

La supremacía absoluta del Nexus 7, las escasas ventas del Nexus 10

Google no tenía presencia en el mercado de tablets Android. Dicho mercado era, de hecho, una marabunta de dispositivos que no acababan de triunfar y en los que Google pescaba para hacer pruebas, como el Motorola Xoom que puede considerarse precursor de la gama Nexus en tablets. Entonces llegó el Nexus 7, de factura ASUS, y en ese momento se alzó como líder indiscutible en ventas de tablets Android de pequeño tamaño. El tablet gustará más o menos, pero pocos fabricantes le tosen en ventas. Google como líder del pequeño formato.

En el lado contrario está el Nexus 10. A punto de ser renovado por primera vez, cambiando de Samsung a ASUS, el tablet de Google es suficientemente potente y atractivo, a nivel de precio sobre todo, para ser un líder en ventas y sin embargo esta gama de tablets está dominada por Samsung. Sus Galaxy Tab y sus Galaxy Note tienen demasiado peso en un mercado en el que el Nexus 10 no recibe tanta atención mediática como el Nexus 7. Eso se paga y las ventas del mayor de los Nexus no son las ideales.

La competencia entre costuras

Permitidme que use este símil con la serie recientemente estrenada pues aunque la temática no tiene nada que ver, el título va como anillo al dedo. Entre el Nexus 7 y el Nexus 10 hay una infinidad de medidas. 3 pulgadas son muchas pulgadas para los tablets y la competencia ha sabido verlo. Sabiéndose incapaces de competir con el Nexus 7, los contrincantes y a veces partners de Google han huido hacia delante y ahora encontramos dispositivos muy potentes y atractivos en las gamas de las 8 y las 9 pulgadas, incluso alguno se ha colado entre esas dos.

Nexus 7 vs iPad mini

Samsung, con su Galayy Note 8.0, LG con su LG G Pad 8.3, Amazon con su Kindle Fire HDX 8,9. Como vemos, un espacio de 3 pulgadas da para mucho. Incluso la máxima competencia, la de que viene del otro sistema operativo y que está ahora representada en este tamaño por el iPad Mini 2 Retina Display, ha sabido crecer hasta las 7,9 pulgadas buscando una mejor experiencia visual y, sobre todo, diferenciándose del Nexus 7 incluso en tamaño.

¿Necesita Google el Nexus 8?

Es una pregunta complicada. Necesitar, lo que se dice necesitar, Google necesita pocas cosas. Sus partners, los que montan Android en sus terminales, son más que suficientes para que los de la gran G obtengan suficientes ingresos. Sus gamas Nexus son, sin embargo, a la vez un acicate para Android y para sus partners. Con ellas consigue introducir y popularizar aún más su sistema operativo, el que le hace generar ingresos, y además da toques de atención silenciosos, sin manos, en cuanto a los precios de venta. Si por Google fuera, todo móvil o tablet Android costaría 100 euros. Un dispositivo Android para cada persona del planeta y ellos sentados viendo cómo van llegando los beneficios por publicidad.

Entonces hay que plantear la pregunta de otra manera: no es si Google lo necesita, es si Google debe o no lanzarlo. La respuesta es un rotundo sí. Google debe presentar en el mercado un dispositivo que se haga con la gama intermedia entre su exitoso Nexus 7 y su no tan exitoso Nexus 10. La presencia en el mercado de tablets es cada vez más importante para el gigante de Mountain View, no hay más que ver cómo las aplicaciones para tablets cobran cada vez más peso en Google Play, ya era hora.

El Nexus 8, presión y presencia

Google debería tener un terminal que compitiese de tú a tú con los G Pad, con los Note 8, con los Kindle que quieren llevarse a los usuarios a la Amazon Appstore y alejarlos de Google Play. Google necesita decir que tiene un iPad Mini, que ya no hay diferencias en cuanto a pantalla. Y tal vez LG sea el más adecuado para ello, aunque suponga darles demasiado poder. Google ya lo hizo antes con Samsung, cediéndoles la fabricación de dos teléfonos y un tablet, y ahora puede hacerlo con LG y ASUS.

Nexus 7 y Nexus 10 para ASUS. Nexus 8 para LG. Nexus 4 y Nexus 5 también para LG. Menos presencia para Samsung, algo descarriado en sus relaciones con los de Mountain View, y mejor factura utilizando a fabricantes cada vez más en alza.

LG-G-Pad-blanco

Conclusión

¿El Nexus 7 es suficiente para movilidad? No cabe ninguna duda. Pero si nos fijamos en el consumo de ciertos contenidos, no tanto web y sí multimedia, un formato entre las 8 y las 9 pulgadas con la pantalla algo más cuadrada favorece la lectura de libros, el consumo de cómics, la descarga de revistas digitales, e incluso los juegos.

Yo, personalmente, quiero ver un Nexus 8 de 8,3 pulgadas, o tal vez algo mayor pero no demasiado. Quiero ese tablet intermedio que puede satisfacer las necesidades de quienes ven el Nexus 7 muy pequeño pero consideran el Nexus 10 como un tablet incómodo para movilidad.  Y lo quiero pese a que pueda restar incluso más cuota a un Nexus 10 que, pese a necesario, tal vez no sea el formato más popular. Salvo que ASUS le saque un dock y lo convierta en un portátil, claro está.

Sin comentarios

Deja una respuesta