Todos recordamos con cariño aquel Nexus One que inició la incursión de Google en la telefonía en forma de dispositivo y que contaba con un bola giratoria a modo de trackpad para moverse entre las opciones de nuestro Android. En el equipo de Bemoob hemos podido disfrutar tanto de él como de su hermano gemelo, el HTC Desire, un dispositivo calcado al Nexus salvo en un par de características como puede ser la ausencia de SD en el terminal de Google. Sin embargo, lo más importante es la huella que dejó ese teléfono móvil entre nosotros y el movimiento que generó posteriormente, generando un gran cariño entre nosotros hacia la marca taiwanesa.

Un caso raro el de HTC, que tras abrir el camino hacia Android se ha disuelto como un azucarillo, quedando para los chicos de Peter Chou las migajas de otras fabricantes, algo inaudito si atendemos a sus terminales, de largo los mejor construidos y más bonitos de todo el panorama androide.

Google debería dar una oportunidad a HTC para el Nexus

Quizá este post pueda resultar un tanto subjetivo dado el cariño que tengo y tenemos en la redacción por esta compañía que construyó el primer terminal de Android.  Sin embargo ya no hablamos desde amantes o haters de una marca u otra, HTC se ha ganado por derecho propio fabricar uno de los nuevos terminales Nexus gracias a sus grandes diseños y a su buen hacer en el sonido de los terminales de los dos últimos años, que es una de las carencias principales e históricas de un Nexus.

Desde hace ya un tiempo Google viene ayudando a los gigantes que pasan apuros frente a la opinión del usuario, apostando por ellos para ese cometido y lavando un poco su imagen, algo que ha ayudado y mucho en el caso de LG, por ejemplo. No sabemos que solución emplearía el equipo de diseño taiwanes para que el costo fuera menos elevado que el de sus buques insignia actuales pero si consigue aunar el diseño de un M7/M8 y Google acepta el reto, quizá tendremos el Nexus mejor construido hasta la fecha. Como se sabe HTC pasa algunos apuros económicos por unos acuerdos un tanto extraños, tanto publicitarios como en el ámbito empresarial y las pocas ventas no han ayudado a una mejoría exponencial, aunque parece que este trimestre anunciará ganancias, veremos como se traslada la situación en el tiempo.

Si hacemos un repaso por los 3 últimos flagships de la compañía podemos repasar los pros y contras y ver porque merece un Nexus. Por cierto, después del propio terminal de Google, con Android Stock, los HTC con Sense incluida, son los más fluidos del panorama del robot verde, algo que habla muy bien de la optimización de recursos de la compañía.  Estos son los últimos intentos de HTC por conquistar el mercado:

  • HTC One X, el inicio de la frustración. El título no está escogido al azar, los taiwaneses había sacado, sin éxito, terminales como el Sensation que pasaron sin más pena ni gloria pero aún no habían puesto toda la carne en el asador. Sin embargo con este terminal habían apostado por un procesador como el Tegra 3 que prometía más de lo que dio, una buena cámara para el momento y un diseño que rompía con todo lo anterior y barrió a lo presentado a la competencia. Sin embargo el Galaxy S3 fue el que se llevó el gato al agua siendo un dispositivo inferior en muchos aspectos.
  • HTC One, excelencia casi completa. Cuando sostuve por primera vez el HTC One original tuve la sensación de sostener una joya y no pensé ni 2 minutos en cambiarlo por mi , entonces terminal, iPhone 5. Sonido, 70 % de aluminio y el mejor panel LCD que había visto en mi vida, con unos blancos que deslumbraban. Sin embargo la cámara en interiores y su ruido pesó demasiado en la decisión. Dejó muy buen sabor de boca pero tocaba perfeccionar algunos aspectos.
  • HTC One M8, el mejor Android jamás construido. Con este terminal no puedo ser nada objetivo, me parece el dispositivo móvil y no móvil más bonito que nunca se ha hecho, sobre todo en su versión Gun Metal. Salvo por la cámara trasera, es un teléfono redondo, casi perfecto. Este último por si mismo ya merece un esfuerzo de Google por hacer un Nexus de terminales nobles.

Nos gustaría que Google brindara una oportunidad a HTC para el próximo Nexus, ¿y a ti?

Sin comentarios

Deja una respuesta