La batería puede dar dolores de cabeza o más satisfacciones que un pastel de chocolate. ¿Eres de cargar el móvil continuamente o de aquellos que se despreocupan?

Ayer lo comentábamos Fernando y yo en el hangout que dedicamos a hablar de las necesidades básicas de los usuarios de móviles: a pesar de que la batería no suela encontrarse entre los aspectos imprescindibles en los que fijarse, acaba siendo determinante para la experiencia final con el smartphone. Entonces, ¿por qué le dedicamos tan poco interés a priori para después quejarnos a posteriori? Yo os lo diré: porque somos unos quejicas y porque, en el fondo, ningún móvil está adaptado a alguien que sale de su casa por la mañana para volver por la noche. En definitiva: los teléfonos inteligentes no están adaptados a la vida cotidiana.

La ansiedad de salir de casa sin cargar el móvil. ¿Te afecta?

Como suele ocurrir en todos los aspectos de la vida, la ley de Murphy es la que acaba manejando los hilos de la batería de nuestro teléfono. Y no creáis que influye la cantidad de mAh, la gestión que haga el móvil de su capacidad energética u otros tantos puntos que se revisan en los análisis: cuando más necesitéis el teléfono es justo cuando os abandonará. Una llamada importante a última hora de la tarde sin que hayamos tenido la oportunidad de cargar el móvil, por ejemplo; o esa entrada de cine en PDF que nos llega al correo y que, justo cuando vamos a enseñársela al acomodador, desaparece de nuestro alcance tras llegarle su hora al smartphone.

La ansiedad de salir de casa sin cargar el móvil. ¿Te afecta?

Ya sabemos lo decisiva que suele ser la ley de Murphy en nuestras vidas, por lo que aquellos más previsores (entre los que me incluyo) jamás salimos de casa sin tener la batería del teléfono (y resto de gadgets) al 100 % de carga. Y, si sabemos que será un día largo, de esos en los que puede extenderse la jornada más allá de las doce de la noche (ay, pillines), solemos cargar con una batería externa. O peor: minimizamos el uso del móvil sufriendo con cada 1 % que pierde. ¿Os identificáis en este comportamiento? Entonces sufrís el mismo síndrome que yo: el “obsesivo consultivo“. O lo que es lo mismo: aquel que lleva a encender la pantalla del móvil sólo para consultar la carga. Con demasiada frecuencia. Continuamente. De manera obsesiva. OB-SE-SI-VA.

Al obsesivo consultivo se le reconoce fácil: enciende la pantalla constantemente sólo para ver qué ocurre en su móvil

Confieso que no entiendo a aquellas personas que salen de casa con el móvil a medio descargar, despreocupándose de alimentarlo hasta que, lógicamente, van a agarrarlo para mirar los WhatsApps y descubren que su teléfono ha muerto. ¿Cómo se puede vivir con esa tranquilidad? ¿Cómo disfrutar del día cuando sabes que el teléfono puede dejarte tirado en cualquier momento? Vale, quizá yo necesite el móvil más que alguien que sólo lo usa para consultar las redes sociales y llamar de vez en cuando (me hace falta por temas de trabajo), pero eso no me exculpa de ser “obsesivo consultivo“. Incluso aunque sea fiesta: si intuyo que mi teléfono puede quedarse sin batería en las próximas horas, soy incapaz de relajarme lo suficiente como para despreocuparme.

La ansiedad de salir de casa sin cargar el móvil. ¿Te afecta?

¿Es algo extendido? Por las encuestas que he realizado a nivel personal, sí. La mayor parte de los usuarios “geeks” que entienden de tecnología móvil se preocupan en exceso de la autonomía de sus smartphones, llegando a cargar su teléfono a la más mínima ocasión. De hecho, y teniendo en cuenta que yo utilizo el ordenador en cualquier parte, no hay momento que no saque el cable USB junto con el portátil, habiendo convertido la carga “por si acaso” en toda una rutina. Y es que ese “por si acaso” puede salvar toda una tarde de desconexión; además de algún posible drama: puede que utilicemos el móvil para hacer fotografías, que recibamos una llamada de nuestra madre o que tengamos que esperar y no dispongamos de otro entretenimiento que pegarle fuerte al Clash of Clans. ¿A que sería una tragedia no tener opción a hacer algo de esto sólo porque no tenemos batería? ¿O sólo me parece trágico a mí?

Remato este post algo absurdo y obsesivo con una encuesta que me gustaría que completarais. ¿También sois “obsesivo consultivos” o pasáis de la carga de vuestro móvil hasta que ya no hay más remedio? Responded: así descubriré si, realmente, necesito terapia.

¿Te afecta salir de casa sin haber cargado al 100% el móvil?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

 

2 comentarios

  1. Fui obsesivo hasta que me compré un Huawei g7, con la batería de 3000 mha y la pantalla HD,,, me dura un día completo con un uso intensivo,, y puedo darme el lujo de salir sin cargarlo al 100 % de casa. Adiós estrés a cambio de renunciar a los QHD Y FULL HD.

    • Sin duda la mejora en batería es apreciable; pero a cambio de prescindir en otras cosas. 😛 Es cierto que la resolución de panel influye decisivamente, pero yo lo tengo claro: más bajo de un Full HD no caigo.

Deja una respuesta