La conexión china, la principal amenaza de Corea en Android

Es el momento de considerar si Xiaomi, Meizu y compañía, unidos a los viejos Xiaomi y ZTE, serán capaces de desbancar a una Corea que con Samsung y LG domina el mercado de los smartphones Android.

0

Cuánto juego dan los móviles chinos cuando hablamos de Android, y no precisamente por algo negativo, al menos no en los últimos tiempos. El mercado avanza y la experiencia es un grado, y esas fábricas que antes servían a los más poderosos han empezado a aprovechar el conocimiento adquirido para elaborar sus propios productos. La historia de China desde que se usa como fuerza bruta en materia de producción, no iba a ser menos en smartphones. De entre toda la marabunta de fabricantes que surgen del interior de la frontera que marca la Gran Muralla, algunos destacan más que otros y un grupo de ellos, liderados por dos viejos conocidos del sector, ya plantan cara a los todopoderosos. A uno, concretamente. La guerra de China contra Corea está más viva que nunca.

La conexión china, la principal amenaza de Corea en Android

Los bandos

Como en todas las guerras, virtuales en este caso, ha de haber dos bandos. El bando coreano parece bastante claro gracias a un Samsung que domina con claridad el mercado androide y a un LG que sigue en línea ascendente, aunque no de forma excesivamente pronunciada. Entre los dos controlaban un 30% del mercado global de smartphones en 2014, una cifra nada despreciable. La superioridad es manifiesta cuando apartamos a Apple y a Microsoft de la ecuación, cuando iOS y Windows Phone no tienen cabida. Aquí el binomio coreano es bastante poderoso.

La superioridad coreana es evidente, pero Samsung soporta casi todo el peso

El otro bando es el chino. Aquí hay dos marcas muy conocidas a nivel mundial como son Huawei y ZTE, una ascendente como Xiaomi, otra que se deja ver cada vez más como es Meizu y otra con una presencia estable y que, pese a hacer poco ruido, está cada vez en más bolsillos de consumidores, Oppo. A estos cinco fabricantes podríamos sumarles muchos otros ya que el mercado de móviles chinos Android es tan amplio como lejos está el horizonte. Zopo, OnePlus, Cubot, Elephone, IUNI y un largo etcétera. Android es económico y atractivo, y se nota en la competencia del sector.

La conexión china, la principal amenaza de Corea en Android

El reinado de Samsung acabará tarde o temprano

Ocurre que ya son muchos los analistas que hablan de que la supremacía que ahora ostenta Samsung tiene que acabar tarde o temprano. La competencia mejora cada día que pasa y pese a su agresiva política de precios, otros más nuevos llegan para ofrecer productos buenos a precios de risa. Ni tan siquiera hace falta que sean los mejores del mercado sino que el usuario los perciba como una buena inversión. Aquí entran políticas como la de Xiaomi, con una gama más o menos estable de productos que se resisten a abandonar las tiendas y a perder el soporte de su fabricante, abaratando costes con cada mes que siguen vivos. O como Meizu, con terminales competitivos a un precio difícil de alcanzar por fabricantes con megaestructuras como los gigantes Samsung o LG. La estructura, un buen punto a tener en cuenta.

“Los móviles chinos no han de ser los mejores, sólo conseguir que los usuarios los perciban así”

Ser grande tiene ventajas, como poder permitirte no ser el primero en golpear pero hacerlo de forma más contundente. Como enterrar a tu competencia gracias a tu inversión en publicidad. Como eclipsar a los demás gracias a tu poder de atracción sobre los medios. Como utilizar tu poder económico para una guerra de precios que pocos podrían soportar sin morir ahogados antes de llegar a la playa. Por contra, eres torpe y eres lento, como tu respuesta. Tu maquinaria tiene un coste y se repercute sobre tus productos. Tus campañas de marketing no son gratuitas y acaban pagándolas los usuarios. Ser poderoso, lo bueno y lo malo. Dos caras de la misma moneda.

Los chinos recortan distancias

Los chinos recortan distancias

Los nuevos fabricantes, y aquí dejamos fuera a Huawei y a ZTE, son ágiles. Sus estructuras son livianas y se mueven, de momento, en aguas conocidas. Xiaomi empieza a dejar atrás China hacia mercados prometedores como India y Brasil pero su política no cambia. Redmis, Hongmis, móviles de muy buen rendimiento a precios imposibles que se alcanzan gracias a sus bajas hipotecas. Su capacidad de producción es menor pero suficiente, y si bien no son capaces de inundar el mercado de un determinado producto sí pueden modificarlo a su antojo y renovar tanto como crean necesario. Vender poco pero bien te hace eficiente, y puede que la eficiencia sea la peor enemiga de Samsung y de LG.

Samsung, estancado, observa cómo la competencia china crece a cada ejercicio

Ejercicio tras ejercicio vemos crecer a los chinos. No es fruto de la casualidad. Los tabúes acerca del mal servicio se van olvidando en determinadas empresas que demuestran cada día que son tan eficientes, o más, que las que llevan toda vida entre nosotros. Si la supremacía de Samsung ha de acabarse y tendemos hacia un mercado más equilibrado, no sería descabellado ver a estas nuevas marcas chinas arriba del todo cuando acabe la carrera y la nube de polvo se disipe. Harían bien Samsung y LG en empezar a copiar algunas de las estrategias de sus más feroces enemigos. Porque no olvidemos que el enemigo de los coreanos no está en Cupertino, está junto a la Ciudad Prohibida. En un mercado androide con cada vez menos diferencias cualitativas entre fabricantes, los pequeños tendrán más ventajas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here