La IFA determina el futuro del smartphone y los accesorios

0

Desde hace casi 2 años llevamos poniendo en tela de juicio el futuro del smartphone como evolución tecnológica. Parece bastante evidente que lo que antes conocíamos como teléfonos móviles han llegado a su tope, a su clímax como elemento principal de este apartado, dando cabida a su alrededor a elementos accesorios que los controlan y que nos permiten una interacción más cómoda con ellos. Evidentemente esto significa que el smartphone ha desplazado a otros elementos como centros de nuestra actividad, convirtiéndose en verdaderos componentes capitales en nuestra vida.

Después de esta IFA en Berlín y tras un año donde la aparición de smartwatches está proliferando y puliéndose cada vez más, nuestro Android tiene pinta de tener que salir cada vez menos de nuestro bolsillo. Si solo fuera eso no sería preocupante, pero cada vez asoman más elementos complementarios que no son relojes, sino gafas, auriculares y demás que de cuajar producirían este desplazamiento que, lejos de convertirse en el ostracismo para él, supondría que nuestro terminal sería el centro de la vida y elemento imprescindible. Han dado con la clave de todo esto y van a intentar hacer crecer mercados alrededor de este gran nicho.

Moto-Hint-Headset-600

Pero hablemos un poco de los antecedentes para darnos cuenta de este desplazamiento a lo largo de este año 2014:

  • Se lleva años hablando de un elemento para controlar el iPhone, llamado iWatch, que permitiría hacer muchas tareas para no tener que sacar del bolsillo el terminal de Apple. Todo esto aparte de los accesorios ya existentes como auriculares bluetooth y otros intentos tímidos similares.
  • Tenemos que irnos ya a finales de 2013, cuando Samsung se lanza a la piscina y lanza el Galaxy Gear como propuesta para reloj inteligente. Otros como Sony también sacaron al mercado su Sony Smartwatch, aparte de la moda de las pulseras de monitorización de nuestra actividad, que este año decaen en favor de sus hermanos mayores.
  • Se produce un gran salto con la entrada de un gigante como Google, que ve negocio en el lugar y se dispone a lanzar un sistema operativo adaptado a los dispositivos wearables. Es lo que faltaba para dar importancia a este nicho, un gran software que unifique todos los elementos, más aún cuando hablamos del más importante y predominante del mundo, Android.
  • El Moto 360 y el LG G Watch, cuyas reseñas tenéis en nuestra web, son los primeros en inaugurar este sistema, dando cuenta de una inmadurez bastante evidente pero de unas posibilidades proporcionalmente enormes. En esta IFA se han podido ver las evoluciones de muchos de estos dispositivos, lo cual nos transporta rápidamente  a la idea inicial, un mercado alrededor de la gallina de los huevos de oro.
  • Sin embargo, nuestra curiosidad ha ido un paso más allá gracias a la aparición de otro actor: El auricular inteligente, Motorola Moto Hint. La posibilidad de, sin sacar el terminal del bolsillo, poder manejar el smartphone en casi todas sus tareas es simplemente brillante, a la espera de probarlo concienzudamente. Si realiza la mitad de las tareas que promete, será algo que romperá moldes. Motorola está demostrando un ritmo inusual, con una gama de productos que deja a la competencia desnuda y sin armas, ¿lo mejor? Parece que tras su venta a Lenovo no se le estén acabando las ideas a los de Atlanta.

Todo un mercado alrededor de un dispositivo que se ha convertido en vital e imprescindible para el ser humano, solo queda explotar este elemento hasta el infinito como se ha hecho con la TV y el contenido. Ya algunos operadores ofrecen paquetes exclusivos para el móvil que ni siquiera podemos compartir en el chromecast, creando una especie de límite. El smartphone y los accesorios compartirían una serie de funciones exclusivas, creando así un mercado cerrado, en principio.

Posiblemente estemos ante un año apasionante, se acaba 2014 con unos terminales continuistas y los grandes están empezando a apostar por otros mercados igualmente ilusionantes. Cuando empieza a estancarse un mercado, la aparición de otros gadgets alternativos genera una ilusión que debemos contener para que las expectativas no queden demasiado altas, como ha pasado, siempre en mi opinión, con el Moto 360.

El smartphone como centro del ecosistema Android y accesorios como relojes, pulseras y auriculares que lo sustituyan como elemento versátil, pasando éste a una posición similar a la de un tablet actual. ¿Es esto lo que nos espera?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here