La obsesión de Samsung con el iPhone

Samsung declara que quiere conseguir que sus modelos de Galaxy sean tan fluidos como los iPhone, equiparando Touchwiz con iOS, el sistema operativo de Apple.

0

Hay algunos puntos en los que el iPhone parece ser insuperable en la industria móvil tal y como está planteada hoy en día. El más importante no son los beneficios obtenidos, aunque si echamos un ojo a algunas cifras no podemos más que quitarnos el sombrero pues con su cuota de mercado consigue sacar más dinero que todos los demás competidores juntos. Tampoco hablamos de su capacidad para vender hardware muy por encima de su precio de coste porque, quitando gastos de marketing y todo lo que queramos defender, sus usuarios están más que dispuestos a pagarlo, algo que no ocurre en Android ni de lejos. Lo más importante es la fidelidad de sus compradores y eso es algo que Samsung tiene clavado muy dentro, junto al corazón, y de ahí una obsesión por perseguir a Apple que está patente prácticamente desde el lanzamiento del iPhone. Bueno, desde después. No mucho después.

Samsung Galaxy S6 Edge

Cada cierto tiempo nos olvidamos de que Apple está también presente en la pelea de Android pero algún fabricante se ocupa de devolvernos los pies a la tierra. Cuando no hablamos de “flagship killer”, algo de lo que ya estamos bastante cansados, queda lugar para “batir al iPhone” y uno de esos fabricantes siempre es Samsung. La obsesión de los coreanos por “cazar” a Apple es tal que quizá por ello sus competidores estén recortando terreno tras de él. En el último año hemos asistido a algo que no habíamos visto desde que llegó al mercado el Samsung Galaxy S2, hemos visto cómo la gama alta de Android se iguala de tal manera que las dudas sobre el mejor smartphone del año se han repartido entre varios terminales. Con el Samsung Galaxy S6, con el S6 Edge, no imaginábamos que LG colase en la lucha a un G4, que Sony lograse situar un Z5 o que incluso Huawei pusiese las cosas difíciles con un Nexus 6P que ha sorprendido a propios y extraños. Bueno, a propios seguro que no. Todo eso sin contar con que en muchas ocasiones la mejor opción en la gama media no es Samsung sino Xiaomi, Meizu o cualquier otro fabricante.

Samsung Galaxy S6 Edge

La última de Samsung ha sido afirmar que su objetivo es hacer de sus Galaxy smartphones tan fluidos como el iPhone. Una afirmación delicada si tenemos en cuenta cómo funcionan ambos sistemas operativos. Uno con código nativo sobre el propio terminal y otro con una capa sobre un sistema que funciona con una máquina virtual que, más o menos optimizada, está aún lejos de igualar rendimiento, consumo y algunas otras cosas. No se trata de ser mejor o peor sino de concepción, de construcción del propio sistema. Hasta ahora los Nexus se han equiparado en fluidez a iOS pero Samsung trabaja con una capa que sigue siendo un lastre pese a sus constantes modificaciones. Touchwiz es pesado, perjudica muchos apartados del sistema operativo y, sobre todo, tiende a ensuciarse con el paso de las semanas. Acercar Touchwiz a iOS, al iPhone, sólo puede ser cuestión de hardware y ahí Samsung sí que está poniendo un empeño más que importante.

Quizá Samsung debería cambiar su objetivo, debería concentrarse en separar todas sus aplicaciones de la capa para poder ejecutarlas sobre Android limpio y así hacer sus terminales verdaderamente fluidos. Puede que en Seul deban fijarse más en lo que tienen en casa, en Android, para distanciarse de nuevo de una competencia que ya tiene subida en la espalda. Está bien tener un objetivo claro como el de seguir a Apple pero puede que en lugar de conseguirlo, acabes siendo segundo o tercero en tu propio sistema operativo. Entonces, me temo, la única salida sería virar a Tizen. Tal vez ya lo estén pensando. Y por favor, que se olviden ya del iPhone y se concentren en ser un Nexus.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here