La personalización de Samsung podría frenarse por un pacto de no agresión con Google

1

El pacto de colaboración que Samsung y Google han sellado para la explotación conjunta de patentes durante los próximos 10 años no ceja en su empeño de ir dejando cadáveres por el camino. El primero y más sonado ha sido sin duda el de Motorola, un fabricante que Google adquirió para hacerse con su cartera de patentes y que finalmente decidió poner en marcha, y no con poco éxito. Los norteamericanos ahora pertenecerán a Lenovo como en su momento le tocó el turno a la división de ordenadores de IBM, y es muy probable que las patentes asociadas a Motorola sean licenciadas al fabricante chino durante varios años.

Otro asunto, el que ahora nos ocupa, abarca la extrema personalización de los dispositivos de Samsung con Android, que les hace parecer más un “fork” que una capa en sí misma, algo que podría haber disgustado a Google y que se habría frenado con el acuerdo.

Samsung es conocido por no temblarle el pulso a la hora de copiar todo lo que sea necesario para disponer de un abanico de servicios a la medida de sus usuarios, y en el caso de Android la copia ha llegado al punto en el que ha sido Google el objeto de dicha clonación, pudiendo encontrarse alternativas de los surcoreanos a prácticamente cualquier aplicación contenida en el sistema operativo. Esta copia preocuparía a Google en el sentido en que Samsung usaba su abanico de servicios para presionar a los de Mountain View con una supuesta marcha a Tizen, sistema operativo propio, de no ceder a ciertas pretensiones.

samsung-apps-google

Una de las partes del acuerdo entre Google y Samsung sería la de un pacto de no agresión mutua que podría hacer que el gigante surcoreano diese marcha atrás en las alteraciones estéticas y las copias de servicios en el sistema operativo de Google. Google tendría, por tanto, que dejar de fabricar hardware, de ahí la venta de Motorola y la posible finalización de la gama Nexus, y Samsung se mantendría dentro de los límites de respeto en cuanto al ecosistema de Google, tal y como hacen el resto de fabricantes.

Este acuerdo podría incluso haber resultado en que Samsung estaría pensando aparcar Tizen para el futuro, o incluso congelarlo indefinidamente, ya que durante el periodo de 10 años firmados se concentrarían esfuerzos conjuntos entre ambas compañías para evolucionar el sistema operativo. Android sería el gran beneficiado en este sentido y Samsung, como no, entraría en el lote.

Así pues, si se confirma que Google ha exigido el cese de la clonación de servicios y de imagen, podríamos ver cómo Samsung va paulatinamente volviendo a la senda del resto de fabricantes, aún con las prebendas que le concedería el acuerdo entre ambas empresas.

Fuente Recode

1 comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here