Leo, no sin cierto estupor, el artículo publicado en varios blogs, entre ellos faqsAndroid, en el que se indica que los creadores de Dead Trigger se han visto obligados a regalar el juego debido a las presiones de la piratería en Android.

Evidentemente, eso no es totalmente cierto, ya que el propio juego incluye la posibilidad de adquirir nuevas armas, algunas de las cuales son necesarias para avanzar, y éstas no son gratuitas.

No obstante, no deja de ser revelador que una empresa como Madfinder, con cientos de miles de descargas, denuncie públicamente la facilidad con la que los propios usuarios pueden piratear las aplicaciones, algo a lo que antaño se dedicaban tan sólo algunos iluminados, que eran los únicos que tenían los conocimientos necesarios para ello y que ahora cualquiera puede hacer usando un simple toolkit de decompilación/recompilación.

Bandera pirata

Con independencia del sistema en el que se ejecute, el desarrollo de una aplicación es un proceso lento que se puede prolongar durante meses, sobretodo en el caso de juegos y aplicaciones gráficas; durante el cual los desarrolladores han de dar de comer a sus familias y los productores sufragar los costes de sus propios bolsillos.

Como desarrollador, carente por supuesto del éxito y medios de Madfinder, he decidido ofrecer mis aplicaciones de forma gratuita, aunque dispongo de una aplicación que por 1.5 euros (de los cuales sólo recibo una pequeña parte) desbloquea funcionalidades en todas ellas, de forma simultánea.

Pese a ello, como otros muchos compañeros, me enfrento diariamente a la piratería, que se hace más que evidente cuando alguien adquiere la aplicación de pago y la devuelve en el siguiente minuto, tiempo más que insuficiente para probarla, aunque suficiente para copiarla; para lo cual tan sólo hay que ser root.

Google ya realizó hace algún tiempo un intento de erradicar la piratería, añadiendo a la Play Store un sistema de gestión de licencias que puede ser usado por los desarrolladores, aunque también podría burlarse, obviamente con unos conocimientos mayores.

No resulta divertido cuando, al repasar los logs de ventas, observas que alguien que ha comprado, y solicitado un reembolso de tu aplicación, vuelve a comprarla al cabo de unos minutos, presuntamente al descubrir que la aplicación hace uso de este sistema de licencias.

Ya se que éste es un tema recurrente, pero de igual manera que a muy poca gente se le ocurriría llevarse las cosas sin pagar en un supermercado, tampoco tiene justificación hacerlo en el mundo digital, máxime cuando se está dejando un rastro (direcciones IP, correo electrónico, numeración de tarjetas de crédito, etc) que podría conducir fácilmente a las autoridades hasta nosotros.

En cualquier caso, y aunque el importe que cada usuario puede defraudar hace difícil, por no decir imposible, la existencia de actuaciones legales, lo que nos lleva de nuevo a preguntarnos el por qué de la piratear un programa que vale uno o dos euros, parece claro que Google debería tomar cartas en el asunto de forma urgente, quizás accediendo a los dispositivos y borrando las aplicaciones no legítimas, por ejemplo, aunque sólo sea porque también es su negocio.

Y tú, ¿has pirateado alguna vez alguna aplicación? ¿crees que es parte del precio a pagar por vivir en el mundo digital?

Fuente imagen walpaper.es

3 comentarios

  1. Copio y pego mi comentario en la entrada anterior de “Dead trigger”

    Creo que reducirían un gran porcentaje de la piratería si hubieran formas alternativas de pago, no todos los usuarios de Android disponen de tarjeta de crédito, ya sean adolescentes o personas que por el motivo que sea no disponen de una… Otros simplemente no se fían de dar sus datos a google wallet.

    Paypal, el cargo a tu factura o saldo en tarjeta, tarjetas de compra como las de apple en grandes centros comerciales…. Son algunos ejemplos, y en mi opinión aumentarían considerablemente las ventas.

    Pero Google tiene el “defecto” de imponer sus servicios a la fuerza, como Google+ y wallet.

    No es mi caso, si creo que una app de play store merece la pena la pago religiosamente pero con formas alternativas de pago tendrían mayores ventas.

    • Tienes parte de razón, aunque eso no aplica a uno de los casos que comento, el de las personas que, sistemáticamente, compran una aplicación y la devuelven en unos minutos, lo que les permite comprobar (supongo) si la aplicación usa las licencias de la Play Store o no.

      Adicionalmente, algunos foros están abarrotados de apps que algunos usuarios se encargan de subir a Internet (pirateadas o no) y que, en mi opinión son más peligrosas que darle tu tarjeta a Google…

      Otras estrategias, como la que una vez leí en un blog de los “super-importantes” era la de compartir una cuenta entre varios usuarios y usarla para comprar desde ella las apps, no son piratería pura-y-dura, pero casi…

      En cualquier caso, estamos hablando de apps que cuestan lo que un café con croissant, por lo que no acabo de entender los esfuerzos por ahorrárselos…

      Un saludo y gracias por dar tu opinión. 🙂

  2. Aunque estoy de acuerdo con os comentarios, opino que cada empresa tiene el derecho de poner los métodos que desee en sus productos. Aunque Android es un sistema libre, las Google Apps no lo son, por lo que hay que aceptar las normas. Y existe gran variedad de opciones gratuitas dentro de Google Play Store como para necesitar piratear. Además de otros múltiples Markets que aceptan diversas formas de pago y que también ofrecen las apps originales.

Deja una respuesta