La principal amenaza del mercado de smartphones se llama Xiaomi

0

Hemos pasado muchos años viendo cómo Samsung gana más y más cuota de mercado en el sector de los móviles y tablets, hasta llegar a un punto en el que es líder indiscutible en todos los sitios en los que aparece, en los que tiene actividad. Durante mucho tiempo hemos estado esperando a que un fabricante, o varios, consigan alcanzar un estatus lo suficientemente elevado como para hacer que Samsung tiemble en este sentido. No por motivo de eliminar a los surcoreanos de la ecuación sino por conseguir equilibrar las fuerzas hasta un punto en el que el propio usuario sea el beneficiado. Un punto en el que muchas empresas compitan en igualdad de condiciones, si es que esto puede llegar a ocurrir, para ofrecer sus mejores productos a unos agradecidos clientes. Esta descompensación podría tener fin en el futuro si atendemos al crecimiento que ha mostrado Xiaomi en el último año, unido a otros factores. Vamos a tratar de analizarlos.

Xiaomi-logo

Estamos de acuerdo en que en el funcionamiento de Xiaomi hay tantas luces como sombras, pero es el único fabricante chino sin terminales internacionales cuya marca suena a nivel mundial como si realmente sí se pudiesen adquirir sus productos lejos del país de la Gran Muralla. Tanto es así que cuesta incluir a la marca en el cómputo global de lo que se conoce, de forma despectiva, como “fabricantes chinos”. Xiaomi ya es mayor, es algo distinto, y puede llegar a dar un severo golpe sobre la mesa tecnológica mundial.

Primeros indicios de flaqueo de Samsung

Ateniéndonos a las cifras presentadas por los distintos fabricantes, observamos por primera vez en varios años cómo Samsung presenta decrecimiento en ventas. Leve, pero decrecimiento. Son muchos los factores que pueden estar pasando factura a los de Corea del Sur pero el principal es que su competencia hace las cosas cada vez mejor, y en muchas ocasiones mejor que ellos mismos. Huawei, Lenovo y el propio Xiaomi presentan crecimiento en sus cifras aunque sea este último el que ha protagonizado la curva más acusada. Si alguna vez hemos pensado que el reinado de Samsung llegaría a su fin, quizá éstas sean las primeras pistas. Nada de a corto plazo, ahí pensamos todos igual, pero las pistas se acumulan.

Casi ha cuadruplicado sus ventas en el último año

La principal amenaza del mercado de smartphones se llama Xiaomi

Como hemos dicho antes, Xiaomi crece, y mucho. No es igual pasar de vender 1 terminal a vender 2, como pasar de vender 1 millón a vender 2 millones. Pese a que la proporción es la misma, el trabajo no es equivalente. Puede que resulte incluso más difícil conseguir esa segunda venta que alcanzar un buen número cuando ya te has hecho un nombre en el mercado. El crecimiento de Xiaomi en el último año hace pensar que el fabricante chino ya ha encontrado la senda del éxito, que pasar de 4,1 millones de unidades a más de 15 le ha resultado sencillo, e incluso se puede pensar que el techo está aún muy por encima de su cabeza. Hay que tener en cuenta que Xiaomi no ha salido aún de China por lo que dar ese paso significaría aún más ventas.

La internacionalización, cada vez más cerca

Contratar a Hugo Barra, arrebatado de los brazos del mismísimo Google, fue un movimiento perfectamente calculado. Barra está en Xiaomi con una única misión, la de preparar y ejecutar la expansión internacional de una marca cada vez más valorada por todos, pese a sus oscuridades. Llegar a todos los rincones del planeta tendrá sus costes, lógicamente, y probablemente dejemos de ver esos precios tan agresivos en los modelos de la compañía, equiparándose en cierta forma a su competencia. Fabricantes como Oppo nos muestran, sin embargo, que se pueden contener los gastos casi hasta el extremo, y si Xiaomi consigue mantener este equilibrio cuando venda a nivel internacional, sus productos al alcance de todos pueden hacer mucho daño. Porque recordemos que no son productos malos, ni mucho menos, más bien es al contrario.

Sus productos, o cómo mostrar lo positivo y lo negativo en un mismo punto

La principal amenaza del mercado de smartphones se llama Xiaomi

Ya decimos que los productos de Xiaomi son de muy buena calidad. Los últimos modelos de sus MiX se venden cada vez mejor y sus tiradas limitadas se agotan nada más llegar a las tiendas y webs de reserva. El Mi4 es el último que ha visto la luz y ya se habla de un nuevo récord batido en el horizonte. El MiPad sale de China hacia otros países cada vez con más asiduidad mientras dentro de sus propias fronteras vende como si no hubiera mañana. Su problema es la falta de originalidad en los modelos, y a nivel internacional eso se puede pagar. Como bien dice mi compañero Iván, en China son bastante más permisivos con las copias que en el resto del planeta. Allí, los modelos de Xiaomi venden por encima de otros idénticos (MiPad frente a iPad Mini, por ejemplo) y no parece importar si son inspiraciones o plagios descarados. En otras regiones del planeta quizá esto no se vea con los mismos ojos y entonces los chicos de Xiaomi tendrían que cambiar de estrategia. Puede que invertir en diseños propios ya no resulte tan beneficioso, o quizá produzca otro tipo de costes, pero eso es algo que aún está lejos, en el futuro.

Xiaomi, una marca a tener en cuenta

El crecimiento experimentado, sólo en China, da que pensar acerca del futuro de una marca que hace las cosas cada vez mejor, que vende cada vez mejores productos y que además aumenta su cartera de clientes a un ritmo sorprendente. Con la amenaza del “deja de copiarnos” por parte de otros fabricantes, en Xiaomi puede estar contenido gran parte del daño que Samsung sufriría en los próximos años. Ojo, Samsung no sería el único, aunque sí el que sufriría el mayor daño ante una posible expansión de Xiaomi. Quien más tiene es quien más puede perder, eso está claro.

Pese a sus oscuros, que ya hemos dicho que los tiene, Xiaomi sería la principal amenaza del mercado de smartphones. Va siendo hora de hacerle un marcaje más cercano, de seguir sus movimientos. Aunque aún sea pronto para que pueda dar de sí todo lo que sospechamos que puede dar. Esperemos. Pero por el momento Xiaomi ya es el quinto fabricante a nivel mundial, con Lenovo y Huawei a tiro de piedra. El siguiente sería Apple y vía libre hacia Samsung. ¿Lo conseguirá?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here