Anoche recibí finalmente la actualización a Android 4.4.3 KitKat en mi Nexus 7 2012 WiFi. Cuando lo compré no me planteé demasiado todo lo relativo a la vida de sus actualizaciones, si bien es cierto que tengo conocimientos suficientes para instalar una ROM en el caso de que me haga falta estar más al día en cuanto a la versión del sistema operativo. No todo el mundo sabe hacer esto, está claro, aunque no son pocos pero sí es cierto que tuve una extraña sensación cuando el tablet me avisó de que la nueva versión estaba disponible. Me había hecho a la idea, sin quererlo, de que a mi terminal no le correspondía seguir siendo actualizado. Me equivoqué, menos mal, aunque no he podido evitar comprobar cuál es el periodo de actualización que Google garantiza para los Nexus. Dos años, ni más ni menos, así que es más que probable que mi Nexus 7 2012 no llegue a conocer nunca Android 4.5. No de forma oficial, claro está.

Android 4.4.3 en el Nexus 7 2012, ¿su última actualización?

Como he dicho, no me preocupa en exceso si el Nexus 7 va a volver a ser actualizado o no porque desde la existencia de Google Play Services tengo garantizada la compatibilidad con las aplicaciones más importantes de mi día a día. No creo tampoco que el futuro Android 4.5, o Android 5.0 si llega a darse el salto, suponga una variación interna tan grande que no permita la retrocompatibilidad de las aplicaciones. Puede darse el caso, claro está. Android 4.0 supuso una inflexión en Android, como también lo fue Android 4.1. El resto de versiones han sido bastante continuistas pero la llegada de Google Hera me hace pensar que puede que vayamos a presenciar otro gran salto.

Como decía antes, Google asegura que los terminales Nexus recibirán 2 años de actualizaciones aunque en la realidad no ha llegado a ser así. Antes de esos 24 meses, la mayoría de Nexus se rinden y dejan de suplicar a su creador por la última versión, ya sea una major version o una actualización menor con correcciones de errores. Lo cierto es que mi Nexus ya está mayor y me toca hacerme a la idea de que no verá más OTAs. ¿Importa? Ya he dicho antes que no porque se puede recurrir a soluciones como las ROMs para salvar el escollo. La imagen, sin embargo, sí se daña debido a que la llegada del Nexus 7 2013 no frenó la venta del modelo anterior, y que te dejen sin actualizaciones a los pocos meses de comprar tu dispositivo no es plato de buen gusto.

Android 4.4.3 en el Nexus 7 2012, ¿su última actualización?

¿En qué me influirá el que deje de recibir actualizaciones? A mí en nada. No recibir OTAs no implica que tu dispositivo no se encienda ni que empiece a funcionar mal. Quizá en el futuro empiece a notar que algunas aplicaciones recién nacidas ya no serán compatibles, quizá algunos servicios. Los actuales seguirán siendo compatibles pero puede que no de forma indefinida. Cuido mucho mis gadgets y es más que posible que el Nexus 7 2012 que ahora duerme en mi mesilla de noche acabe estando completamente nuevo por fuera y obsoleto por dentro. Google lo ha decidido así y no hay marcha atrás.

Sí, cambiaré de tablet antes de que eso ocurra pero ¿cuántos usuarios compran sus dispositivos pensando en que tendrán que desecharlos antes de que se estropeen? No somos tantos los que cambiamos por cambiar. Hay muchas personas que cambian cuando no tienen más remedio. Explícales a ellos que su smartphone o su tablet ha sido abandonado por el responsable del sistema operativo. ¡Pero si funciona muy bien y está nuevo! Eso te dirán. Porque de un fabricante cualquiera te lo puedes esperar pero de Google choca bastante. Esperemos acontecimientos pues el Google I/O está muy cerca, pero no confío en recibir más versiones de Android. ¿Dejará el Nexus 7 2012 de ser un magnífico tablet? Ni por asomo.

1 comentario

  1. Nexus 7 – 2012, simplemente magnífico. Hace 2 años disfruto de su calidad y buen hacer. Espero que google y Asus (juntos o separados) sigan ofreciendo buenos productos de punta, longevos y a precios solidarios.

Deja una respuesta