LG G3 vs LG G4: comparativa en vídeo y texto

Ponemos al LG G3 frente a su máximo enemigo, su hermano de la última generación, el LG G4. Ambos con 3GB de RAM, comparamos pantallas, cámara y rendimiento.

3

No cabe duda de que el LG G3 recibió el pasado año más palos que una estera. Algunos merecidos pero otros por pura inercia del sector, como hemos comentado aquí decenas de veces. Sin ser un terminal de primera línea, no era ni mucho menos tan malo como quiso venderse y ahora, con la llegada del LG G4, tocaba poner ambos dispositivos cara a cara para mostrar si la evolución que nos han vendido los surcoreanos ha sido tal cual o si hay más sombras que luces. Con el precio actual del LG G3 las cosas se ponen verdaderamente complicadas a la hora de recomendar el nuevo terminal pues, ¿hay tanta diferencia? Veremos que en algunas cosas sí, y harán que merezca la pena que lo adquiramos. En otras no tanto. Ay, la batería. LG, no has aprendido nada aquí.

Vídeo análisis comparativo

Para arrancar la comparativa entre el LG G3 y el LG G4, qué mejor que ver un vídeo de unos 10 minutos en el que podemos hacernos una idea de lo que está por venir después.

El diseño exterior

Aquí, como en todo, priman las opiniones. En la mía, la personal de quien os escribe, el LG G3 es un móvil muy bonito que consigue gracias a sus marcos no parecer tan grande como en realidad es. No olvidemos que hablamos de 5,5 pulgadas que se asemejan más a un terminal de 5 pulgadas que otros competidores. En el caso del LG G4 ocurre exactamente lo mismo. Llevarse los botones a la parte trasera es un total acierto ya que despeja el frontal para que lo ocupen únicamente la pantalla y la propia marca del fabricante en la parte inferior. Los botones, virtuales en ambos terminales, siguen contribuyendo al diseño en general.

LG G3 vs LG G4: comparativa en vídeo y texto

El LG G4 que hemos catado es el modelo con la carcasa trasera de cuero negro. Esto tiene una ventaja, que el agarre se mejora ligeramente, tampoco nada exagerado, gracias a que la piel se hace algo más agradable que el plástico. La desventaja es que la trasera de cuero hace que se pierda la capacidad de carga inalámbrica. Puede que, después de todo, no sea un acierto apostar por las variantes de cuero pese a su ventaja estética. La pantalla del G4 tiene una ligera curvatura. Y cuando decimos ligera, es realmente ligera. Hay que apoyarlo contra una superficie lisa como una mesa para apreciar que no estamos ante un panel completamente plano. Otra ventaja, pues tenemos la distinción de la curvatura sin incomodidades. El LG G Flex era bonito pero el LG G4 es bastante más cómodo, no hay color entre ambos.

La pantalla

Aquí tenemos prácticamente dos calcos, con dos terminales que portan 5,5 pulgadas con resolución QHD. Podemos decir, no obstante, que la tecnología ha evolucionado y que el LG G4 representa colores más vivos que el LG G3 en las mismas condiciones de iluminación. Se nota que los chicos de LG han mejorado tanto el brillo máximo como el contraste en la última versión de sus GX pues aquí hemos de darle la victoria al G4 sin lugar a dudas. No debemos olvidar que el LG G3 fue el primer modelo del mercado en portar un panel QHD y tal vez esa prisa por aparecer en los libros de historia perjudicó a la calidad de su pantalla. En el G4 todo se ha solucionado y estamos ante un panel de altísimo nivel que se ve muy bien al sol y que en interiores responde de maravilla. Incluso toca alabar a su sensor lumínico, el que regula el brillo de la pantalla en el modo automático, pues es un poco más veloz que el del G3 a la hora de realizar el ajuste.

LG G3 vs LG G4: comparativa en vídeo y texto

La curvatura no afecta en nada a su funcionamiento aunque no pasaremos de comentarlo en el apartado destinado a la pantalla de este nuevo G4. En este sentido ambos modelos se sienten prácticamente igual en la mano. No obstante, y por todo lo anterior, tenemos en el G4 el mejor panel que ha montado LG hasta ahora. Por encima del del G3, claro está.

El rendimiento

Aquí vuelve a no haber color. Ha pasado una generación completa y no sólo eso sino que hablamos de dos grandes saltos en cuanto a procesadores. Del Snapdragon 801 del LG G3 hemos pasado al Snapdragon 808 del G4, dejando en medio incluso al Snapdragon 805 que vistió por dentro a los smartphones de la segunda mitad de 2014. La elección del 808 ha sido inteligente pues en modo de reposo se utilizan únicamente dos núcleos y en máxima exigencia tenemos disponibles otros cuatro, ahorrando incluso más energía que el 810, el gran error de Qualcomm de los últimos meses. A la hora de apretar, ambos dispositivos rinden a buen nivel pero la diferencia entre el G3 y el G4 se nota bastante.

LG G3 vs LG G4: comparativa en vídeo y texto

Gama alta frente a gama alta, la comparación es odiosa. El año no ha transcurrido en balde y el G4 va bastante más fluido, incluso a pesar de tener que cargar con la misma capa de LG que el G3. Con todo, los pequeños tirones que aparecen de vez en cuando en el G3 no están presentes de ninguna manera en el G4, siendo un smartphone fluido que aprovecha a la perfección tanto su procesador como la velocidad de su memoria RAM, una LPDDR4 en forma de bloque de 3GB, equiparándose al modelo internacional del G3 con el que lo hemos comparado.

La cámara

Aquí es donde encontramos la principal diferencia entre ambos terminales, y eso que ya nos ha tocado hablar del rendimiento. La cámara del LG G4 es una auténtica delicia. Podemos decir, con lo alabada que ha sido la de Samsung y su S6, que en algunos momentos se comporta mejor que la su compatriota surcoreano y que aprovecha lo mejor del G3, el enfoque por láser, para añadir un sensor de mucha más calidad y un modo manual que hace las delicias de los mayores aficionados a la fotografía.

El modo manual hace las delicias de los mayores aficionados a la fotografía

El lavado de las fotografías, ese efecto acuarela que tanto odiamos desde siempre, sigue ahí pero de forma mucho menos acusada. El enfoque es incluso algo más rápido en el G4 que en el G3 y su comportamiento tanto en interiores como en exteriores es delicioso. El modo automático toma fotografías de bastante buena calidad pero en cuanto pasamos al modo manual, todo cambia, los resultados y la experiencia. Si pensábais que la cámara del LG G3 era del montón, y quizá lo fuese en algunos aspectos, la del G4 es una maravilla. El salto se ha notado más que nunca entre versiones de los GX de LG y, lejos de exagerar, podríamos colgar un 9,5 a la cámara de este LG G4 que hemos probado. Hay que verla funcionar para creerlo. Magnífico trabajo, LG.

La batería

La pantalla es más eficiente y el procesador gestiona mejor la energia, pero la igualdad de las baterías del LG G3 y el LG G4 se nota también en su autonomía. Volvemos al talón de Aquiles del G3 y de prácticamente todos los móviles con pantalla QHD del mercado. Los paneles consumen mucho y tanto al G3 como al G4 no les sacamos más de 4 horas de pantalla, 3 en condiciones más extremas. Pasa con el G3, pasa con el Galaxy S6 y también pasa con el LG G4. La batería de 3000 mAh no es capaz de responder a lo exigido y la autonomía es mediocre. Aunque si todas las gamas altas juegan a lo mismo, salvo las de dispositivos FullHD, ¿tendremos que conformarnos con lo que hay?

LG G3 vs LG G4: comparativa en vídeo y texto

Siendo un smartphone de una generación superior, la máxima diferencia que hemos obtenido entre ambos terminales es un 10/15% a favor de la autonomía del LG G4. Insuficiente a todas luces y el peor error de este LG G4. Cuándo se enterarán los fabricantes de que preferimos smartphones algo más gruesos a cambio de una batería aceptable. Por desgracia, el LG G4 puede dejaros tirado a mitad del día a poco que le apretéis en 3G/4G y no tengáis una batería de repuesto o externa a mano. Hay que aceptar la realidad.

Conclusión

No cabe duda de que la evolución del LG G3 al LG G4 ha sido más que notable. El principal problema es que con el G3 hablamos de un smartphone terriblemente solvente a día de hoy y que podemos encontrar por la mitad, sí, la mitad, de lo que cuesta el LG G4 de salida. Con esa premisa se antoja complicado recomendar el nuevo en detrimento del antiguo. Las mejoras son evidentes pero el precio puede ser un problema. Eso sí, a poco que el G4 baje de precio a la velocidad de su hermano menor, en poco tiempo estaremos hablando de que el G4 será el que recomendemos, sí o sí. LG ha hecho un gran trabajo y si el presupuesto no es problema, el LG G4 será una gran elección para que acabe en vuestro bolsillo.

Seguramente Samsung no imaginase, con el esfuerzo y el buen hacer que ha derrochado con el S6 y el S6 Edge, que un competidor iba a ponerles las cosas tan difíciles, pero así ha sido. El LG G4 es, casi con total seguridad, el segundo mejor terminal en lo que llevamos de 2015, y muy cerca del primero.

3 comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here