Los errores a la hora de valorar la cámara de un móvil

¿Sabemos realmente qué compramos cuando miramos sólo los números de la cámara de nuestro móvil? ¿Cuánto peso tiene la fotografía móvil a la hora de elegir nuestro próximo terminal?

1

A veces da la sensación de que esto de los smartphones corre demasiado, y lo cierto es que es así. La evolución de los componentes es mucho más veloz que la capacidad adquisitiva de los compradores. Es la realidad, por más que los fabricantes se empeñen en que nos compremos un smartphone cada seis meses, el dinero es el que hay. Es por ello que ahora se miran los componentes con más cuidado, la elección es más cerebral y menos impulsiva. Hablando del grueso de los usuarios, claro, no de los que estamos enfermos de eso que nos hace comprar y revender para acceder a todo. Es hora de valorar la cámara, eso que parecía poco importante en su momento pero que ahora es fundamental.

Los errores a la hora de valorar la cámara de un móvil

En los inicios importaban otras cosas, como la batería o la microSD, la memoria RAM. El sistema avanzaba y en Android hemos ido ganando una estabilidad que parecía impensable en sus orígenes. Todo ha ido creciendo hasta tal punto que a día de hoy es complicado defender la compra de un terminal de 600 euros frente a un usuario medio que considera que 300 euros es un precio excesivo por algo que las operadoras “regalan” en muchas ocasiones. Tolerados todos los escollos de tener un terminal de gama media o baja, en función de la capacidad adquisitiva, la cámara se ha aupado a los primeros puestos en cuanto a características, si no al primero.

La tiranía de los megapíxeles

Da igual que las lentes sean de baja calidad o que el procesado no sea bueno. Importan los números. Para el no entendido en fotografía, 16 megapíxeles son y serán siempre mejores que 8, es el momento de que lo aceptemos. Cuando entramos en una franja de usuarios más especializados empiezan a sonar términos como Carl Zeiss, como estabilizador óptico, como xenón, como velocidad de enfoque, como empastado de colores. El usuario medio sólo quiere megapíxeles, a toda costa. Un gran error. Tanto es así que raro es encontrar un móvil de baja calidad, como puedan ser los Zopo, con todos mis respetos para el fabricante, que no lleguen al menos a los 13 megapíxeles. Muchos ya llegan incluso con 16. ¿Importa la calidad de sus fotografías? Poco. El número 16 pesa y el mercado lo sabe.

Los errores a la hora de valorar la cámara de un móvil

En la carrera por los 900ppp, la capacidad del ojo humano, algunos como Samsung con su serie A, o como Sony con sus Compact, bajan hasta el HD para ganar autonomía porque, aceptémoslo, el HD es más que suficiente para la gran mayoría de los mortales. Sí, somos unos puristas y analizamos las pantallas al milímetro. Pentile por aquí, los ángulos de visión por allá, la temperatura del color, la visualización en el exterior. Todo cuenta para nosotros pero no de igual forma para el usuario medio. La cámara se coloca en el mismo nivel y llega incluso a superar a la pantalla porque en cuanto a cámaras, los números importan mucho más de lo que nos gustaría.

Números frente a calidad, ¿con qué te quedas tú?

No sólo ocurre en las gamas medias y bajas, en las altas se ha convertido en un valor diferenciador. A móviles casi iguales, gana el que tenga mejor cámara. Ahí sí se valoran otras cosas y menos los megapíxeles pero la cámara vuelve a ser un factor muy importante. El HTC One M9 tiene en su cámara su peor enemigo. El Samsung Galaxy S6, su mejor aliado. Soportamos resoluciones inferiores e incluso autonomías menores, pero no dejamos pasar que la cámara no sea del más alto nivel. Llegados a este punto, algunos confiesan incluso seguir en iPhone sólo por su cámara aunque en Android pueden encontrar un rendimiento equivalente a un mejor precio. La fotografía tiene muchísimo peso.

Importan los megapíxeles a partir de cierto punto, fijado actualmente en un mínimo de 8 megapíxeles. Importan hasta tal punto que incluso crecer en ellos implica descuidar otras cosas. Que se lo digan a Apple. Importa la apertura con la que conseguir fotografías más luminosas. Que se lo digan a LG con el G4. Importa tener o no estabilizador para evitar las capturas movidas. Importan los halos cuando fotografiamos fuentes de luz. Importa el rango dinámico, descuidado por muchos, para no tener que recurrir al tan odiado HDR. Odiado por los puristas. Importan muchas cosas que parece que no importan.

http://faqsandroid.com/wp-content/uploads/2015/03/Samsung-Galaxy-A5-150.jpg

No seremos fotógrafos profesionales ni sabremos sacar los mejores enfoques. Algunos ni siquiera limpian la lente a la hora de capturar momentos que quedan mal enfocados para siempre, o con manchas. Pero quien busca un móvil con calma y no sale corriendo a comprar tras la primera oferta, mira la cámara por encima de muchas otras cosas. Da igual que no hagamos fotografías nocturnas con nuestras réflex infrautilizadas pero queremos la perfección con nuestro smartphone, tan miniaturizado que no puede rendir al mismo nivel por más que le exijamos.

La fotografía, a veces tan poco apreciada, es un peso pesado en los smartphones.

1 comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here