La evolución en cuanto a hardware en Android ha venido escalándose desde hace ya bastante tiempo, contándose entre saltos que han representado una evolución real y saltos que no han llegado a aportar ninguna diferencia notable. En el terreno de los procesadores Samsung apostó con los 8 núcleos, no reales, con el lanzamiento del Samsung Galaxy S4 del primer tercio de 2013, una evolución que resultó menos sorprendente cuando Qualcomm, manteniéndose en los cuatro núcleos, llegó con sus Snapdragon 600 y luego 800, demostrando que aún se podían exprimir los cuatro núcleos antes de precisar de un salto cualitativo mayor. Ahora, una vez que Apple ha presentado el iPhone 5S con el procesador A7 como cerebro, el mercado de fabricantes Android se centra el llevar los procesadores de 64 bits al entorno del sistema de Google, algo que podrían conseguir a primeros del próximo año, pudiendo presentarse incluso en el próximo CES 2014 de Las Vegas.

Qualcomm Snapdragon 800 logo

De acuerdo a la información vertida desde Digitimes con respecto a los procesadores de 64 bits en Android, los nuevos chips ARM serían Cortex-A57 y Cortex-A53, algo que acercaría su arquitectura al A7 de Apple, demostrando también que independientemente del fabricante la tecnología acaba confluyendo de una u otra manera.

Hace algún tiempo ya se desveló, durante un evento de Intel, que el sistema operativo de Google soportaría procesadores de 64 bits en un futuro cercano, otra información que reforzaría la teoría de que los 64 bits puedan llegar en la primera mitad de 2014, con varias fuentes citando a su presentación oficial para el próximo CES de Las Vegas, cita que se produce en la primera quincena de enero. Tal vez la máquina virtual ART, ésa que Android 4.4 Kit Kat incluye en su seno como futura sustituta de Dalvik, esté realmente orientada y optimizada para 64 bits y el salto entre máquinas virtuales se produzca con el cambio de procesadores en los futuros dispositivos.

Independiente de que lleguen los 64 bits a Android conviene preguntarse si realmente es necesaria esta tecnología hoy en día, si es aprovechable, o si se trata simplemente de un “escalado necesario” al necesitar equipararse al sistema de Apple, otra arquitectura de sistema operativo para la que los 64 bits quizá no sean realmente útiles. Acostumbrados como estamos a ver procesadores de 64 bits en ordenadores personales, quizá el entorno de los sistemas operativos móviles no haya llegado aún al grado de evolución necesario, en cuanto a aplicaciones y usos, para aprovechar esta potencia.

Esto, sin embargo, no hará que se frene la escalada y a buen seguro no tardaremos en ver 64 bits en smartphones y tablets Android. Que los necesitemos o no ya es una historia completamente distinta.

Fuente Digitimes

Sin comentarios

Deja una respuesta