¿Modificar Android con ROOT y ROMS o dejarlo como viene de serie?

4

Android ha evolucionado mucho, de eso no hay ninguna duda. Desde los primeros tiempos donde el aspecto del sistema era absolutamente tosco y todos acostumbrábamos a flashear ROMs con funcionalidades extra (esa HTC Hero con su interfaz personalizada que acabó dando multitud de ROMs con el reloj de Sense) a la actualidad, donde tenemos móviles que, en su totalidad, aportan una experiencia completa al usuario. Es evidente que no todos ofrecen la misma experiencia dado que, como todos sabemos, cada móvil posee su precio y su gama, aunque siempre habrá motivos para modificar Android y así darle un nuevo aspecto al dispositivo jugando, en ocasiones, con fuego. Desde esta página, y desde muchas otras, solemos hablar de ROOT, ROMs, launchers y otros palabros que sólo conocemos los que ya tenemos experiencia (aunque tenemos un diccionario Android que explica todos estos términos), incitando a los recién llegados a que pongan en peligro sus móviles y tablets sin conocer ni las ventajas i los riesgos que corren. ¿Merece la pena modificar Android o es mejor que lo dejemos tal y como está? Veamos.

¿Modificar Android con ROOT y ROMS o dejarlo como viene de serie?

Nuestro primer consejo es que no toquéis vuestro dispositivo más allá de instalar las apps que se encuentren en la Google Play Store. Siempre teniendo en cuenta los permisos que utilizan al instalarse y que sean aplicaciones reconocidas y seguras, sirviendo dichas apps para el 99 % de los casos. Es normal que todos deseemos investigar en cómo modificar Android y toquetear los ajustes más escondidos, pero, como todo dispositivo tecnológico que es, resulta muy fácil que nos lo carguemos. En el mejor de los casos, lo único que perderemos serán nuestros datos, fotos o mensajes (que es muy importante, por supuesto); pero, si tenemos mala suerte, puede que inutilicemos el móvil o la tablet para siempre, siendo muy difícil, o imposible, de arreglar. A todos nos gusta profundizar en el uso de lo que utilizamos a diario, pero no suele ser recomendable. Como os decimos, Android ya permite ser modificado casi sin límites sin la necesidad de modificar el sistema, por lo que ser ROOT no suele ser necesario para mucho. Nos ahorraremos disgustos, preocupaciones y que perdamos la garantía del dispositivo, lo cual hay que tener en cuenta si el terminal nos ha costado un dinero considerable. Nadie nos va a restituir el gasto, perdiendo más dinero todavía al querer repararlo.

Es lógico que, viendo lo que se puede hacer con el ROOT, con el desbloqueo del bootloader o con la instalación de ROMs, todos queramos aprender a realizar dichas acciones. Pero no suele ser recomendable, al menos en la mayoría de los casos. Aunque bien es cierto que, debido a ciertos factores, modificar Android sea la única salida para mantener en vida un teléfono o tablet. Veamos los casos.

Casos en los que modificar Android no es recomendable

¿Modificar Android con ROOT y ROMS o dejarlo como viene de serie?

Ya hemos dicho que el ROOT y compañía es más que un riego para el dispositivo, pero esto se acentúa si éste es moderno, de gama alta y pertenece a alguna de las marcas más reconocidas. Los terminales más actuales ya proveen de todas las características necesarias para que no se necesite modificar Android, por más que éste disponga de una versión algo antigua o hayan excesivas aplicaciones “basura” que se hayan instalado como apps de sistema y no podamos desinstalar. Podremos inhabilitar muchas de estas aplicaciones sin necesidad de rootear, cambiar el aspecto de la interfaz con pocos clicks sin tener que instalar una ROM, también seremos capaces de mover las aplicaciones a la SD (por no hablar que, si el teléfono o la tablet son modernos, dispondremos de espacio interno suficiente), de instalar software fuera de la Google Play Store… Vamos: cuanto más os gastéis en un terminal, menos conviene tocarlo. Parece de lógica, pero es algo que, en la práctica, no muchos cumplimos. El fabricante se lavará las manos si detecta una modificación no permitida en el sistema, por lo que conviene no hacerlo.

Si no tenéis experiencia con estos dispositivos, no vale la pena que entréis a modificar Android siguiendo unos pasos que no conseguís entender. El acceso ROOT o la instalación de ROMs son procesos muy peligrosos que, normalmente, tienden a salir mal si no se ejecutan a la perfección. Esto es: puede que no sea posible volver al estado original si falla algo, por lo que es un riesgo que siempre está en el aire. Las ventajas de la modificación no suelen valer ese riesgo, así que lo mejor es abstenerse de tocar.

Casos en los que se recomienda modificar el sistema

¿Modificar Android con ROOT y ROMS o dejarlo como viene de serie?

Ya hemos visto que la mayor parte de los móviles actuales ya proveen de una experiencia de calidad como para necesitar arriesgarse a modificarlos. Pero está claro que no todos podemos permitirnos un móvil moderno, de alta gama o con una calidad suficiente como para aguantar funcionando correctamente. Y Android tiene un problema fundamental: su fragmentación. Esto es, el sistema avanza más rápido que los propios fabricantes, no lanzando actualizaciones para modelos con cierto tiempo. Esto se agrava según la economía de dichos modelos, encontrándonos que, con los más baratos, perderemos rápidamente calidad de uso. Esto no quiere decir que no funcionen como deberían, pero siempre se puede impulsar su funcionamiento eliminando aplicaciones de sistema innecesarias, forzando la velocidad del procesador o haciendo un “Swap” a la memoria RAM para ampliar su capacidad. Todas estas opciones no las van a añadir los fabricantes, pero sí los cocineros de ROMs.

Según hemos ido avanzando de versiones, Android ha ido necesitando más y más recursos. Pero ahora ocurre lo contrario: KitKat necesita menos de estos recursos para funcionar, con lo que estamos viendo revivir a muchos móviles de hace año y medio o dos años. Claro, sin que el fabricante lo haga de manera oficial, por lo que la única forma es rootear nuestro dispositivo y proceder a instalar una ROM más proporcionada. Es un riesgo, sí, pero hay veces que un dispositivo se vuelve casi inusable si no se intenta.

Vale. Hemos hablado de la antigüedad de los dispositivos y de lo baratos que son, pudiendo mejorarlos en muchos casos a base de instalar modificaciones. Pero… ¿Y si simplemente sois curiosos? No lo podemos negar: nos encanta Android por la facilidad que tenemos para retocarlo a fondo, existiendo gran cantidad de desarrolladores que añaden a diario funcionalidades casi impensables. Instalar las ventajas de un Galaxy Note 3 a un Galaxy Note 2, modificar la calidad del sonido, cambiar a una ROM con el aspecto original de Android stock… Además de no tener límites, las modificaciones son muy divertidas de aplicar y de probar, algo que nos entusiasma a todos los que trasteamos con Android. Así que, si también sois de estos, no os vamos a decir que no lo hagáis. Aunque siempre teniendo en cuenta los enormes riesgos que corréis.

¿Modificar Android con ROOT y ROMS o dejarlo como viene de serie?

¿Alguna vez se os ha quedado muerto un teléfono por modificarlo? ¿O habéis conseguido revivirlo sólo con instalar una nueva ROM? Está claro que modificar Android tiene ventajas e inconvenientes, estando, además de todo lo que os hemos contado nosotros, una visión particular de cada usuario. ¿Cuál es la vuestra?

4 comentarios

    • Ya entrarían valores personales, pero yo diría que el Xperia Z funciona bastante bien con su firmware de base. Sony no es que recargue en exceso el teléfono. Y desbloquear el bootloader en un terminal tan moderno es un pequeño riesgo.

  1. Me parece muy criterioso el artículo. Tengo un Note 2 y sinceramente, no se me ocurre qué otra cosa puedo esperar ya que cubro cualquier expectativa sin rootearlo siquiera. Pero me alegra saber que existen otras rom y leer sobre el tema. Es bueno tener otras alternativas para mantener a raya la prepotencia de fabricantes y proveedores de software.
    Saludos.

  2. Mi primer Android fue un xperia x8, y la verdad si en su momento lo hubiera dejado como vino de fabrica me abría perdido muchas ventajas, pero es verdad que actualmente no hace falta tanto rootear para poder satisfacer todas tus necesidades, en el momento tengo un xperia L, un pequeño monstruo y a pesar que lo hice root a las semanas lo volví a como vino de fabrica, ya que no notaba cambios que valgan la pena por la garantía, y eso que es un gama media yo creo que de a poco y con un poco de esfuerzo de los fabricantes nos olvidaremos del root en la gama media alta. Saludos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here