Cuando una marca tiene una estrategia que consiste en tener solo un modelo a la venta ha de tratar por todos los medios que ese modelo sea el mejor posible.

Este año hemos visto algunas tendencias claras en el sector de la telefonía móvil como una masificación de las cámaras dobles, el desbloqueo facial o un extremo recorte de los bordes en pantalla, que pasaban del ratio 16:9 convencional a uno más alargado 18:9 o 2:1.

Es por eso que OnePlus decidió lanzar el OnePlus 5T, un móvil que no mejoraba tanto a su antecesor como hizo el 3T. Pero OnePlus debía poder lidiar con sus rivales, que presentaban pantallas mayores, con menos bordes y también con Apple, que con Face ID creaba de nuevo una tendencia.

Vídeo análisis OnePlus 5T

Diseño y construcción: manteniendo la esencia

OnePlus no es un fabricante que innove mucho ni en el apartado de diseño ni en el de materiales, pero eso no es malo per se.

El OnePlus 5T tiene unos acabados muy buenos, el metal es de calidad y destaca por tener un grosor realmente mínimo. Coger otro móvil tras usar este smartphone choca justo por eso. No obstante resbala en la mano y usar una funda no es algo ni mucho menos descabellado.

La ergonomía sigue siendo buena pero al haberse alargado la pantalla el uso del móvil cambia y empeora ligeramente con respecto al OnePlus 5. Sin embargo gestos implementados en la interfaz como deslizar en el escritorio hacia abajo para abrir las notificaciones ayudan.

Tenemos los botones esperados, de encendido y volumen junto al ya clásico Alert Slider que permite cambiar de Silencio a Sonido y a No Molestar de forma rápida y cómoda.

Mantenemos el conector USB Tipo C y el jack de auriculares aunque será cuestión de tiempo que se acabe prescindiendo de este último.

Resumen de características

Potencia y características: el mejor

Que no veamos ningún cambio en las prestaciones de potencia de este modelo no quiere decir que no sea bueno. Cuando se opta por la mejor configuración disponible es imposible aumentarla.

Pero OnePlus va más allá de usar las mejores piezas en su móvil. La experiencia de fluidez y velocidad que obtenemos son superiores a la de cualquier otro móvil. Hemos analizado ya varios terminales con el Snapdragon 835 y si bien son impresionantes no llegamos a ver lo obtenido en los móviles de OnePlus, tanto en este como en su antecesor.

La multitarea con los 8 GB de RAM está a otro nivel y en ocasiones he abierto aplicaciones que había usado con tanta anterioridad que ni recordaba que estuvieran abiertas. Algo similar pasa con el almacenamiento y es que 128 GB son los que necesitamos, al menos por ahora, para no prestar atención a qué guardamos. Incluso la carencia de microSD nos parece algo obviable y que solo lamentarán unos pocos usuarios que necesiten este slot por motivos muy concretos.

Hemos probado multitud de juegos, aplicaciones, servicios, y ninguno ha dado fallo ni en menor ni en mayor medida.

También hay que destacar el sonido por el volumen y la calidad. Sorprende que este aspecto esté tan cuidado. Eso sí, el altavoz hubiera estado mejor en otro lugar.

¿Radio FM? No, tampoco en esta ocasión aunque obviamente contamos con NFC o Bluetooth 5.0.

Pantalla: poniéndola al día sin estridencias

Entramos en uno de los principales cambios del OnePlus 5T sobre su antecesor. La pantalla ha crecido pero solo en una dimensión. Las 6 pulgadas son cómodas en la mano debido al ratio usado, 18:9, y la resolución ha crecido para mantener los 401 ppp. Ahora tenemos 2160×1080 px y mantenemos la tecnología OLED.

Esto hace que la pantalla pueda mostrar notificaciones sin encender todo el panel. Esto ha resultado útil a la hora de estar escribiendo en el ordenador y poder de un vistazo ver cual es la notificación que acaba de llegar y si no es importante dejarla para otro momento.

Podemos usar el sensor de huellas para bajar las notificaciones también deslizando el dedo hacia abajo en el mismo, como habíamos visto en otras ocasiones en móviles de Huawei.

El doble toque para despertar el sistema cobra importancia en este modelo al tener el sensor de huellas detrás aunque tenemos que inclinarnos para que nos detecte la cara y active el desbloqueo facial.

Cámara: un error eliminar el teleobjetivo

Aunque los cambios más llamativos son la nueva pantalla y el desbloqueo facial hay otro en el móvil que es digno de mención, las cámaras. En este modelo en fabricante ha optado por usar dos sensores similares en la zona trasera. Uno tiene 16 Mpx y otro 20 Mpx y los dos tienen la misma apertura, f/1.7, y la misma distancia focal de 27 mm.

Es extraño que se haya optado por eliminar el teleobjetivo que permitía realizar fotografías con zoom óptico al tener una distancia focal diferenciada. Ya la marca indicó que en el OnePlus 5 el zoom óptico era 1.6x y el resto se realizaba mediante software.

La nitidez actual es ligeramente mejor que la de su antecesor aunque no tanto como para ser algo crucial. El ruido en las fotos es menor, sobre todo en baja luz pero es algo que ya nos imaginábamos con un f/1.7.

En este caso la aplicación de cámara usará exclusivamente software para recortar imágenes. La calidad que se obtiene es correcta, sobre todo gracias a la nueva apertura, pero no es equiparable a una fotografía sin ampliar.

El el modo retrato el desenfoque es correcto pero el recorte de la parte frontal es mejorable.

De noche la calidad de las imágenes es realmente buena y se nota incluso que es capaz de grabar vídeo en condiciones complicadas sin que eso sea un problema. La estabilización, no obstante, no es óptica, sino electrónica y sí que tiene cierto margen de mejora.

La cámara delantera es la misma y aunque el rango dinámico es mejorable la calidad es correcta. No está a la altura de las traseras pero no es un punto débil del móvil.

Autonomía: sigue siendo genial

La autonomía de este modelo es sin duda una de las mejores del año. Pero a eso hay que sumar otro elemento diferenciador: su velocidad de carga. Dash Charge es una de las bazas de este modelo y es que cargar la batería en poco más de una hora es algo espectacular. Eso sí, hay que usar su cargador, lo que en ocasiones es un inconveniente al tener que cargar con él.

En la primera prueba de batería hemos estado jugando a HearthStone bajo una red Wifi. Hemos escuchado podcasts y hemos hecho fotografías además de subido historias a Instagram y de escribir mensajes en Twitter. También hemos usado varios juegos para probar el rendimiento del móvil. Hemos llegado a las 6 horas y media de pantalla con 44 horas totales de autonomía.

En la segunda prueba de batería hemos estado sobre todo en movilidad, de viaje, usando el móvil con aplicaciones como Facebook, HearthStone, llamadas, varios juegos sencillos… Hemos llegado a las 4 horas de pantalla con 24 horas totales de autonomía.

La tercera prueba de batería la hemos realizado tanto en interiores como en exteriores pero jugando más de lo normal. Pese a eso hemos llegado a las 6 horas y media de pantalla con 30 horas totales de autonomía.

En la cuarta prueba de batería hemos estado exclusivamente bajo Wifi y hemos jugado mucho a HearthStone. Hemos llegado a las 7 horas y media de pantalla con 18 horas totales de autonomía.

Benchmarks

OnePlus ha admitido que configura sus terminales para dar la mayor puntuación posible en sus modelos. Eso explicaría las increíbles cifras del OnePlus 5T.

En Antutu llegamos a los 180994 puntos, en 3D Mark el número es si cabe más espectacular, usando SlingShot normal, no Extreme, 4811 puntos. Por último en GeekBench 4 llegamos a los 1985 puntos con un núcleo y a los 6553 usándolos todos.

Interfaz y apps: la mejor versión de Android

La modificación de OnePlus sigue siendo la mejor que hemos visto en un móvil con Android. Estéticamente es casi calcado a Android Stock aunque con una fuerte posibilidad de modificación gracias a los colores de acento, el tema oscuro o claro y los packs de iconos, tanto los que vienen por defecto como los que podemos usar descargándolos de la Play Store.

Tiene varias funciones añadidas aunque son las mismas que vimos en modelos anteriores y casi todas son pequeñas acciones que facilitan el uso sin llegar a cambiar por completo la interfaz.

La parte más innovadora es el desbloqueo facial que la empresa ha implementado sin necesidad de usar un hardware dedicado. La verdad es que el funcionamiento es muy rápido y si bien en alguna ocasión muy puntual ha fallado lo hemos usado como sustituto del desbloqueo por huella dactilar sin problema.

Además al contrario que otros móviles es posible tener los dos a la vez implementados por lo que resulta muy conveniente.

Por el momento se mantiene en Android 7 Nougat aunque la actualización a Android 8 ha comenzado y es cuestión de poco tiempo que todos los usuarios la reciban.

Conclusión: su rival es su antecesor, si lo encuentras

OnePlus sabía que no tenía que tocar demasiado de su terminal para mejorarlo. Ha mantenido el buen hacer en rendimiento y le ha otorgado una mayor pantalla en un cuerpo contenido y solo ligeramente más pesado.

Además se ha incluido la función de desbloqueo facial, que funciona bastante bien y que esperamos ver implementada de la misma manera en otros móviles.

Sin embargo sí que hemos visto cómo la configuración de la cámara elegida, si bien mejora las fotografías en algunas condiciones complejas, como de noche, también pierde el teleobjetivo que consideramos más útil que las ganancias obtenidas.

El paso adelante se agradece, también el mantener el sensor de huellas, aunque sea detrás también y sobre todo la esencia de hardware-software está a la altura. Esperamos que el futuro OnePlus 6 pula un poco más la cámara, y que pase de ser muy buena a excelente.

Sin comentarios

Dejar respuesta