Opinión de una fangirl que pasa de iPhone a Android

6

Frases como «Estás de broma», «No aguantarás ni dos semanas», e incluso la sorprendente «No me lo esperaba de ti» son ejemplos de algunas cosas que se me decían en los momentos posteriores al anuncio de mi decisión de vender mi iPhone 5S y tener un Nexus 5 como teléfono principal hace unos meses en un podcast en directo. Y estoy segura de que a Álvarez del Vayo estos comentarios le suenan un poco.

Y era lógico, en la mayoría de los casos, que se reaccionase así; mi currículum y defensa previa del iPhone sobre todo smartphone en Twitter y allá donde me expresase no habían pasado desapercibidas, y este cambio se cargaba al menos parte de todo eso.

Opinión de una fangirl que pasa de iPhone a Android

Las necesidades (y las personas) cambian, y si no lo hacen en mucho tiempo, a veces el cambio en sí pasa a ser necesidad. En mi caso no hay apuestas, fue algo de motu propio, donde jugaron un papel importante la curiosidad, la “necesidad” de hablar con propiedad, y tres locos a los que llevaba tiempo escuchando hablando de muchos trastitos interesantes (se hacen llamar Pasión Geek…). Tras meses con un que sí-que no con algún terminal, salió el Nexus 5, y en un arrebato más o menos premeditado le di a Comprar.

¿Y por qué el Nexus 5 y no otro Android? Os explico mis motivos y mi experiencia al respecto hasta el momento:

Un sistema operativo “limpio”: algo que no me gusta de muchos fabricantes son las capas de software que aplican a sus terminales, y voy más allá de la estética (muy cuestionable a veces incluso desde mi humilde punto de vista). Hablo de apps que sobran, excesivas opciones pre-desbloqueo, animaciones, etc. Sé que existen los launchers, y otras modificaciones, pero optando por el Android más puro del mercado tengo además las actualizaciones del sistema en cuanto salen, sin depender ni esperar a nada más. Y, sobre todo, que el Nexus 5 mueve Kitkat como un tiro. Y matizo (y repito, y repetiré sin cansarme): ni un cuelgue y ni un reinicio del sistema. Esto, la fluidez, compartir entre apps y el nivel de ajuste/personalización e información de sistema, sinceramente, me cautivan.

Cámara: con el tiempo esto se ha hecho una prioridad y, en este sentido, me he hecho más exigente. ¿Es mejor la cámara del Nexus que la del 5S? A nivel técnico, no lo sé, pero no creo. En la práctica… Aquí creo que no hay que ser categóricos, es decir, en este sentido me gusta ir más allá de la magia del iPhone. Está claro que el Nexus 5 no tiene el “click = fotón” del iPhone 5S, pero en lo que a mí respecta, salvo esta rapidez, no tiene mucho que envidiar, incluso de noche. Y no tengo el HDR+ constantemente activado, para nada, si puedo saco la foto sin tocar nada más. ¿No te encantaba la cámara del 5S? Sí. ¿La echas de menos? No. Juzgad vosotros mismos (que probablemente tengáis mejor criterio que yo) por ejemplo en los Flickr de Pasión Geek o el mío.

Pantalla: las 4” están bien hasta que pruebas más, eso es así. Y lo digo tan segura (aunque sé que hay gente que no opina igual) porque recuerdo como si fuese ayer mis tweets de terror a que Apple aumentase el tamaño de pantalla del iPhone en media pulgada. Admito que agradecería un tamaño algo menor (como el Moto G, me parece ideal), pero una vez empecé a probar móviles con pantallas “grandes”, con el tiempo me di cuenta de que prefería que sobrase media pulgada a que faltase. Ojo, no digo que sea mejor pantalla, me parece mejor la del iPhone 5S, eso sí, admito que no soy la mejor persona para valorar esto, es criterio totalmente personal, y nada técnico. Reconozco que al principio se me hacía grande y que temía arrepentirme en este sentido, pero no ha sido así.

Materiales: espera, ¿cómo? ¿Materiales, mejor que tu amado aluminio? No, quieto todo el mundo, me explico. Yo, una defensora de que las esquinas del iPhone no molestan, lo sigo afirmando, pero eso no quita que pueda alabar o disfrutar de otros materiales y de su construcción. Con el permiso del plástico de Nokia (mi amor platónico), el plástico del Nexus 5 es el mismo (creo) que el de su hermana mayor la Nexus 7 del 2013, un material que no da sensación de “poca cosa”, muy, muy agradable, más bien gomoso, mate y aparentemente bastante resistente (además de antideslizante). Personalmente creo que se han lucido, la cubierta del Nexus 5 es una de las mejores del mercado (para mí), y (al menos en negro) hecha con gusto, tanto frontal como marcos.

Opinión de una fangirl que pasa de iPhone a Android

¿En serio no lo echas de menos? ¿Ni un poquito?

Bueno, mentiría si respondiese un “No” rotundo… Son 3 años de iOS (nota personal: en épocas mejores que la presente…), y hay comodidades que no tengo con Android, como la copia de seguridad de iOS (para mí, de los actuales, el mejor sistema de backup) o algunas apps (sí, Tweetbot), y cosas de hardware como el sonido (el del 5S es muy, muy bueno) o, como ya he comentado, la comodidad de agarrar un terminal más pequeño.

También, todo sea dicho, teniendo ordenador y tablet de Apple, se puede entender como “la tríada perfecta” tener Macbook Pro, iPad (mini) y iPhone, un ecosistema hegemónico. Sin embargo, en este sentido, os digo que no he echado de menos nada (salvo lo ya comentado con el backup); al menos en mi uso personal de los dispositivos, es posible que diferencie bastante teléfono de tablet, y apenas haya de compartir contenido entre ellos. Y con el MBP, la solución, como con el iPhone, está a golpe de cable o de nube.

Creo que, personalmente, he salido ganando con el cambio, a varios niveles. He visto que en realidad mi uso del móvil es muy básico, he pulido mis exigencias, y valoro más qué me aporta cada sistema, por lo que añoro de uno y por lo que disfruto del otro. He de decir que el tener un iPad Mini atenúa el cambio, ya que no me despego del todo de iOS, pero si os soy sincera no lo uso para nada más que cuando tenía el iPhone, eso tampoco ha cambiado.

Otros smartphones me dejan la sensación de trámite, de pasajero. Con el Nexus 5 eso cambió: vino para quedarse.

Este artículo ha sido escrito mediante la figura de blogger invitado. La autora es Martinelli, geek y podcaster en PasionGeek.

6 comentarios

  1. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que expresas, ya que me he visto totalmente reconocido en tus palabras, aunque en mi caso no ha sido un Nexus 5 (que era una opción muy buena) sino una Blackberry 10. Mi tándem también era iMac, iPad 2 y iPhone 5.
    Me cansé de ios7 y los reinicios y cuelgues del iPhone y me decidí a cambiar de sistema. Había probado Android con un Note y un Note2, y necesitaba algo diferente.
    Enhorabuena por tu artículo, por tu cambio y por la valentía por expresarlo, a pesar de los detractores.

    • Muchas gracias por tu comentario.
      En mi caso los reinicios son continuos en el mini RD (hoy 2, uno ha sido ahora mientras te respondía a este comentario, #truestory…), sin embargo apenas tuve con el 5S, lo veo como una lotería, si te ha tocado, te ha tocado. Y sigo con mi hipótesis (desde mi humilde punto de vista) de que iOS 7 es un bebé prematuro al que le faltó tiempo en la incubadora…
      Creo que es beneficioso probar las distintas plataformas y dispositivos del mercado, ahora que encima la compatibilidad es cada vez mayor y hay menos pegas en este sentido. Como consumidores, pagamos por estos trastitos, y porque éstos se acoplen a nosotros, no nosotros a ellos, así que me parece muy lógica la variedad de plataformas en tus dispositivos, al fin y al cabo, en cada uno harás unas cosas.
      Bueno, de nuevo gracias, por ahora estoy muy a gusto, a ver lo que me dura, jeje.

  2. La pantalla hay que decirlo, es el punto más débil con diferencia, se ven las rayitas del Digitalizador sobre fondos blancos, sobretodo cuando haces zoom en un texto con el fondo blanco. El rendimiento en general tampoco es del todo bueno, a veces cuando haces scroll en apps con Twitter o el éfono navegador no va fluido ni muchos menos. La repuesta táctil de la pantalla no es perfecta, como le des con el dedo un poco de lado, o con la uña no responde, con otros fabricantes, como samsung, sí responden a la perfección. El nexus 5 no es un mal teléfono, pero tiene defectos. Hay que contarlo todo.

    • Gracias por tu comentario. Sólo puntualizar: no es que no haya contado todo, es que en este caso hay cosas que o bien no he experimentado o que no me han llegado a molestar.
      Lo de la pantalla, ya digo en el mismo post cuando hablo de ella que no soy nada buena evaluándolas (llámalo ignorancia, poca vista o inexperiencia). Lo de los taps, no tengo quejas, no he probado Samsung, no dudo que sea más sensible (aunque no sé si en general o te refieres a los terminales de alta gama), pero en lo que a mí respecta, no tengo quejas en este sentido (sé que las hay mejores, claro, creo recordar que la del G2 era más sensible).
      Lo de las apps de Twitter sí lo noto, pero no sé hasta que punto esto es cosa de la app o del sistema, porque en otras apps de TL no pasa, y no pasa de igual grado en todos los clientes. Y, sea por lo que sea, tiene pinta de ser cosa de software, ¿no? Digo yo, lo desconozco.
      El audio, por ejemplo, me parece el principal reproche al teléfono…

      En efecto, mi intención con el post no es poner el Nexua 5 por las nubes (nunca lo es, con el de ningún terminal, por ahora nadie me da un duro y puedo ser sincera y decir lo que hay), era transmitir mi experiencia tras cambiar de teléfono/soft, y contar qué tal va. Claro que tiene pegas, pero en este caso creo que sus puntos fuertes coinciden con mis prioridades, y ya está. Hasta que me enamore otro 😉

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here