Muchas veces ante la tesitura de si elegir un móvil u otro por su tamaño, prestaciones o demás características deberíamos pararnos a pensar cual es el ecosistema en el que estaremos más cómodos.

Esto es más importante aún que el tipo de dispositivo que elijamos ya que será lo que modifique, para mejor o para peor, nuestra experiencia con el mismo.

Cuando Apple lanzó el iPhone puede que creyera que tendría éxito, mucho éxito, pero dudo que se imaginara que sería el eje central de toda su empresa. Así, el tener un iPhone y un Mac no es lo mismo que tenerlo con un PC con Windows al igual que disponer de un ipad no es lo mismo que poseer una Surface. El ecosistema del iPhone es relevante.

 Diario de un Fanboy 4: el ecosistema del iPhone

Pocos meses antes de pasarme a iPhone tuve que comprarme un ordenador portátil y dado que era para un viaje extremadamente largo requería un ultrabook. La elección fue el MacBook Air. La verdad es que estoy más que satisfecho con la compra pero será en otoño cuando de verdad haya un cambio en el uso del smartphone por esto.

iOS 8 introducirá unos cambios en la manera de usar el móvil y el ordenador que me tienen intrigado. Las opciones de HandsOff y Continuity serán clave a la hora de entender un ecosistema como tal. La primera hará que el propio ordenador pueda ser el manos libres de nuestro teléfono y la segunda que podamos empezar a realizar algo en un dispositivo y lo continuemos en el otro de forma instantánea, y no sólo con las apps de Apple.

De la misma forma Google ha lanzado Android Wear, una versión de su sistema para wereables, por ahora smartwatches, y será sólo compatible con Android. Por no hablar de Chromecast.

La elección de uno u otro sistema cada vez será más relevante por motivos externos como el ordenador que queramos, los complementos que deseemos o el uso del mismo.

El problema vendrá para los que quieran mantener dos dispositivos en paralelo y es que llegará un momento en el que no podamos hacerlo todo con ambos, teniendo que elegir si queremos llevar encima uno, otro o los dos de forma obligatoria en función de las actividades que vayamos a realizar.

Y eso, la verdad, es que no me gusta.

Si te interesa saber más sobre cómo ha sido mi paso de Android a iPhone durante un año y quieres saber qué pasará después te invito a que leas los capítulos semanales de la sección Diario de un Switcher en iPhoneOSX.com

Sin comentarios

Deja una respuesta