Pac-Man 256, el clásico en formato endless runner

Resulta inevitable no estremecerse con los sonidos de Pac-Man 256: nada más abrir este endless runner ya nos damos cuenta del interés por mantener lo clásico. Pero...

2

Hay clásicos que nunca mueren, y el Pac-Man es uno de ellos. Tanto da que sea el clásico como todos los intentos (más o menos acertados) de revitalizarlo: que el Pac-Man está más vivo que nunca se nota desde en los videojuegos hasta en el cine. Sí, en Pixels tenemos la prueba (qué pena que en la peli Pac-Man sea el malo, como refleja el guión); junto al merchandising que nos ha inundado gracias al film. Aunque no todo proviene de la película ambientada en los clásicos videojuegos de los 80 y 90, que Namco ha revisionado a Pac-Man para traerlo en formato Endless Runner. ¿Otra vez? No: en esta ocasión se ha mantenido el estilo clásico del laberinto con todo su atrezo añadido, fantasmas incluido.

Pac-Man 256, el clásico en formato endless runner

¿Cómo se puede mantener el estilo clásico de un juego caracterizado por ser laberíntico al pasar a un formato Endless Runner donde el personaje deberá correr siempre hacia adelante? En Namco lo han tenido claro, y lo cierto es que la fórmula funciona: mediante una perspectiva isométrica, nuestro Pac-Man deberá avanzar por el laberinto de puntos, monedas, frutas y fantasmas teniendo en cuenta que por detrás le persigue un “glitch” o error del sistema (el célebre glitch del nivel 256). El laberinto se irá generando conforme avancemos, debiendo luchar por que no nos atrape dicho glitch ni los fantasmas.

Pac-Man 256, el clásico en formato endless runner

Lo mejor de este Endless Runner es el mimo con el que se mantienen los iconos del juego, adaptándolo a las pantallas táctiles manteniendo un error principal: el control. O dos: la presencia de las compras dentro de la aplicación puede frustrar un poco, sobre todo si no queremos empezar desde el principio (tendremos continues muy limitados que podrán adquirirse vía compra in app). Además, también obtendremos habilidades conforme avancemos en el juego, pudiendo usarlas en la próxima partida si hemos recabado monedas (están por el tablero, igual que las frutas); y siempre que tengamos continues, claro. En definitiva: típico juego móvil con recompensas por jugar y retos que se pueden simplificar pasando por caja. Aunque con la esencia Pac-Man que impregna todo el título.

Pac-Man 256, el clásico en formato endless runner

Puede parecer que el “ansia” de monetización empaña la propuesta, pero lo cierto es que este Pac-Man 256 Laberinto sin fin es un gran juego. El control enturbia mucho la mecánica (deberemos trazar gestos sobre la pantalla para indicar la dirección, por lo que más de una vez nos iremos de pasillo acabando en la boca de un fantasma), pero, en sí mismo, es divertido y con gran capacidad de atracción. Quizá no resulte del agrado de aquellos que defiendan el título original, pero, sin duda, no es mala adaptación a los tiempos actuales. Y con la garantía de los desarrolladores del extraordinario Crossy Road, equipo que se encuentra detrás de la creación de este juego.

Pac-Man 256 Laberinto sin fin ya está disponible en la Google Play Store, pudiendo descargarse de manera gratuita a través del siguiente enlace. Con compras in app, como cabría esperarse de un título free-to-play.

2 comentarios

  1. los juegos cada vez son mas capados, y todos tienen el mismo sistema al limitar para que pagues. pero la gracia es que esto es asi porque el mercado movil ha ido a esto por culpa de los usuarios, que es lo que han querido.

    yo no bajo ni un juego de este tipo

    • El problema de que los juegos free-to-play existan no es culpa de que se bajen, sino de aquellos que prefieren ir a lo fácil en lugar de currarse la historia. Siempre han existido los trucos, sólo que ahora se pagan. No creo que el problema sea bajarlos, sinceramente. Aunque estás en tu derecho de descargarlos o no, por supuesto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here