¿Os ha saltado el aviso de permitir el "Acceso a las notificaciones tras la instalación de una app o launcher? Os explicamos qué implica.

Una de las funciones básicas de cualquier smartphone es la de ponernos en contacto los unos con los otros a base de las distintas opciones de comunicación. SMS, llamadas, chats de WhatsApp, mensajes de Facebook… Todos estamos habituados a comunicarnos con ellos, teniendo una función colateral imprescindible para saber qué tenemos pendiente: las notificaciones. ¿Fans de que el móvil os notifique de varias maneras los cambios en vuestras apps o preferís mantener un control sobre ellas? Muchas son las formas de conseguirlo; y suele ser complicado para los usuarios que menos conocen Android.

¿Para qué sirve el acceso a las notificaciones en Android?

Para restringir las notificaciones basta con acceder a las aplicaciones concretas y buscar en las opciones de notificación. También podéis ir hasta “Ajustes/Sonido y notificaciones/Notificaciones de aplicaciones“. La ruta varía dependiendo del modelo y versión de Android, pero suele estar bajo los ajustes de sonido o pantalla. Y una vez dentro, basta con desactivar las apps que no queréis que os molesten, funcionando el resto sin problemas. Ahora bien, puede que os hayáis encontrado alguna vez con que una app os ha pedido “Acceso a notificaciones“. ¿Qué es exactamente esto?

Todas las aplicaciones pueden enviar una notificación en sus diferentes vertientes. Sonora, encendiendo el LED de notificaciones, en la barra del mismo nombre, puede saltar el aviso en la pantalla de bloqueo… Ya hemos visto la manera de restringir las alertas, pero puede que nos haga falta replicarlas para así, por ejemplo, conseguir que vibre nuestro reloj con Android Wear cada vez que nos llega un email o que un launcher posea los populares globos con los mensajes pendientes de leer. Y todos necesitan el mismo permiso: “Acceso a notifcaciones“.

¿Para qué sirve el acceso a las notificaciones en Android?

Como veis, en sí mismo no es demasiado peligroso, otorgando a la aplicación concreta la función de controlar los distintos avisos de las apps pudiendo administrarlas según las necesitemos. Ya hemos visto lo que se puede conseguir con un wearable, aunque también es algo propio de aplicaciones que trasladan las notificaciones del teléfono al ordenador (AirDroid, por ejemplo), apps que gestionen la pantalla de bloqueo… Aunque no lo olvidemos: debemos controlar qué aplicaciones pueden leer las notificaciones, restringiendo el permiso (o eliminándolo) si no estamos muy seguros de que la app lo necesita.

Y aquí viene el último método: ¿cómo conseguir que las apps no tengan acceso a esas notificaciones si ya les dimos permiso? Sólo debemos acudir a nuestros ajustes de Android y, después, a seguridad. O a “Sonido y notificaciones” (depende mucho del modelo y versión de Android), entrando dentro de “Acceso a notificaciones” para eliminar el permiso de aquella app que no interese. Fácil.

Esperamos que tengáis una visión más certera de por qué os salta el mensaje con la petición de acceder a las alertas de Android: sin ser algo que debamos tomarnos a la ligera, podemos tener cierta seguridad de que, conociendo la aplicación que lo pide, resulta bastante seguro concederle acceso.

Sin comentarios

Deja una respuesta