Todo lo relativo a las condiciones de compra y devolución de aplicaciones de pago en Google Play siempre ha estado envuelto en un cierto velo de polémica. Mientras que la introducción de PayPal como método de pago ha aliviado algo las críticas a las compras, no son pocas las voces que afirman que los 15 minutos que se permiten de uso, destinados únicamente a detectar errores de instalación y/o funcionamiento básico, son demasiado cortos. Una vez sobrepasado ese tiempo, si queríamos devolver una aplicación teníamos que contactar con el propio desarrollador, y ahí ya entraba la ética del mismo en cuanto a concedernos nuestro deseo, y la nuestra propia en cuanto a los motivos de la devolución. Sobre este tema podríamos debatir largo y tendido pero ahora Google se colocará entre el desarrollador y nosotros, facilitando el proceso y estableciendo nuevas condiciones de devolución de aplicaciones. Todos salimos ganando.

Como comentábamos antes, el proceso de devolución de aplicaciones de pago en Google Play permitía dos horquillas de tiempo: los primeros quince minutos y el tiempo posterior a ese plazo. En el primero la devolución era automática y sin ningún tipo de problemas. Una vez superados los quince minutos ya intervenía Google en base a la reclamación de devolución que pusiéramos y a los motivos de la misma. Era posible pero no siempre efectiva.

Nuevos y mejores plazos de devolución de aplicaciones de pago en Google Play

El nuevo sistema de devolución de aplicaciones de pago de Google establece tres horquillas de tiempo, más sencillas y cómodas, que ahora veremos más en detalle.

Primeros quince minutos

Al igual que antes de este cambio, podemos devolver nuestra aplicación recién comprada durante los primeros quince minutos desde el momento de la compra. No hay que dar explicaciones, simplemente solicitamos la devolución y el importe de la misma se nos reembolsa. El programador, en este caso, no llega ni siquiera a ver que la compra se ha producido pues el dinero no se le ingresa de ninguna forma. En este caso, la aplicación se desinstala y perdemos el derecho a usarla que habíamos adquirido con la compra.

Primeras 48 horas

Si se nos pasan esos primeros 15 minutos de devolución sin problemas, Google abre un nuevo plazo de devolución en el que él mismo se hace responsable del dinero que nos debe retornar. Este plazo es perjudicial para el programador ya que en esas 48 horas no tiene derecho a queja si Google nos devuelve el importe de nuestra aplicación. Simplemente la devolución se efectúa de forma automática y listo. De nuevo, la aplicación se desinstala y perdemos los derechos de uso.

Después de las primeras 48 horas

Aquí se establece una nueva horquilla que resulta bastante extraña. Si pasadas las 48 horas desde la compra solicitamos la devolución de nuestro dinero, Google se hará cargo del dinero que nos devuelve pero el desarrollador cobrará la compra igualmente. Así, es Google quien, haciendo de intermediario, pierde ese dinero al devolvernos por un lado lo que a su vez paga al programador por otro. Lo extraño de este caso es que la aplicación que hemos comprado permanecerá como comprada, por lo que simplemente se nos devuelve el dinero pero no ocurre nada más.

Google asegura que ha creado un sistema para controlar estas solicitudes de devolución por lo que se evitará la picaresca de solicitar la devolución por defecto de todas nuestras compras y así disfrutar de aplicaciones de pago completamente gratis. No sabemos cómo funcionará exactamente este control pero el hecho de que la aplicación no desaparezca resulta realmente curioso.

Fuente AndroidPolice

Sin comentarios

Deja una respuesta