Por qué el Xperia Z4 debe ser el primero de la nueva estrategia de Sony

0

Ya va convirtiéndose en una costumbre que me toque hacer de abogado del diablo cada vez que se habla de Sony aunque en esta ocasión creo que mi defensa de la marca nipona será un poco menos numantina. Es decir, que se comprenderá un poco mejor lo que opino sobre este cambio de estrategia que se atisba en el horizonte. Ese smartphone anual que pretende lanzarse y que, curiosamente, ya tiene a un terminal en el horizonte a pocos meses del lanzamiento del último. El Xperia Z3 está aún caliente y ya tenemos un Xperia Z4 con filtraciones. De locos, ¿no? Pues quizá no lo sea. Así que vamos a tratar de aclarar lo que creo que Sony debería hacer, y está haciendo. En resumidas cuentas, el por qué de que yo crea que lo están haciendo bien y mal a la vez en esta ocasión.

Por qué el Xperia Z4 debe ser el primero de la nueva estrategia de Sony

La llegada de los Xperia Z, orden caótico

Si echáis la memoria a andar os daréis cuenta de que antes de los zetas de Sony su catálogo era altamente caótico. A todo le daban una letra que después no se repetía y para colmo no los sacaban por orden. ¿Qué iba antes, el Xperia V, el Xperia T o era el Xperia U? Como digo, de locos. Llegaron los zetas y ese primer Xperia Z inauguraría una familia ordenada que sin embargo no ha dejado aún de producir terminales como el que hace churros. Al Z le sucedió el Z1 y después han llegado el Z2 y el Z3. Todos de gama alta y todos en un periodo de 21 meses. Tal y como os lo cuento. Ahora el Z4 asoma en el horizonte y se perfila para ser presentado en el CES de 2015. Eso lo convertiría automáticamente en el quinto buque insignia presentado en 24 meses.

¿Cuál es la consecuencia de esto? Que visto como lo ve un usuario, comprarse un smartphone de Sony es replantearse si queremos que a los pocos meses se nos quede cara de tontos al haber ya a la venta uno mejor. Ni siquiera son baratos, que al menos por ahí podrían escaparse. Un smartphone de 700 euros lanzado cada seis meses. Insoportable.

Un cambio de estrategia pero repitiendo el mismo error, ¿es posible?

Claro que lo es. Me explicaré. Cuando uno quiere variar el ritmo de un smartphone cada seis meses para adaptarse al año, uno tiene que ser el primero. Eso es bastante evidente y aunque hay voces que dicen que el Xperia Z3 ya es lo suficientemente bueno yo creo que lo que Sony necesita es poner el Xperia Z4 en la calle para arrancar desde ahí. Así que entiendo que variar el paso les hará cometer nuevamente el mismo error que hasta ahora, aunque confío en que será la última vez.

El Sony Xperia Z4 llegaría en enero por lo que se pondría a la venta en marzo, si se cumplen los plazos que se vienen manejando en las oficinas japonesas hasta el momento. Eso significaría que su presentación y su lanzamiento estarían separados 4 meses de los del Xperia Z3. Como dije antes, confío en que será por última vez.

Por qué el Xperia Z4 debe ser el primero de la nueva estrategia de Sony

Pero entonces, ¿por qué empezar con el Z4 y no con el Z3?

Sencillamente porque en Sony acostumbran a jugar con el riesgo y a confiar en sus programadores y eso no siempre sale bien. Desde el primer Xperia Z, y es algo que ya vimos en el Xperia T anterior, en Sony no suelen montar las últimas especificaciones en sus líderes de gama cuando los presentan. Siempre hay algo que falla. Cuando no es el procesador es la RAM, cuando no es la pantalla. Eso implica que jugártela a estar un año con el Xperia Z3 en el cartel, liderando tu catálogo, es tener durante un año un terminal con características desactualizadas. Un riesgo que no quieren ni deben correr.

Pero mi Xperia Z3 es muy potente, podréis decir. Tenéis razón pero olvidáis un par de cosas que se han producido en este 2015 y de las que Sony está actualmente fuera. Hablo de las pantallas QHD de las que renegaban y de los procesadores de 64bits que parece que lo cambiarán todo, aunque todavía sea pronto. Sí, en Sony decían que las QHD eran absurdas en móviles y ahora se retractan y por ello tienen que poner a la venta el Z4 cuanto antes. Necesitan que su mejor smartphone no tenga pegas en ese sentido para evitar sonrojantes comparaciones con el G3, con el Note 4 o con el futuro Galaxy S6. También necesitan un nuevo procesador y es por ello que pongo en duda que el elegido vaya a ser el Snapdragon 805 y voto por el Snapdragon 810. Al máximo nivel pero de 64bits y con una pantalla a la altura de las mejores.

Conclusión, lo hacen bien y mal

Porque vuelven a renovar antes del año y a machacar a los actuales usuarios, pero es inevitable que lo hagan. De lo contrario podrían verse intentando sobrevivir durante todo 2015 con un smartphone de finales de 2014 que podría haberse lanzado mucho antes. Porque en el mercado de los smartphones hay dos ventanas de lanzamiento si quieres ser relevante, CES+MWC o la IFA de Berlín, no hay más. Renovarse o morir, esperemos que ahora con estabilidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here