La revisión del Motorola Moto G para adaptarlo a las necesidades del 2015 está al caer. Pero ¿qué tres cosas podría incluir que no le sentarían bien? Analizamos este posible hardware.

Como “experto” en tecnología móvil y único entre familia y amigos que, más o menos, trabaja de esto, siempre soy el que ha de dar consejos cuando toca comprar o regalar un nuevo smartphone. Ya os imaginaréis la pregunta: “¿Qué móvil te comprarías por menos de 200 euros?”. Incluso por menos: la mayor parte de las personas espera un gran teléfono pagando lo menos posible, siendo un binomio que normalmente no se cumple. Y es lógico: los componentes, el diseño, el software… Todo tiene un coste que acaba repercutiendo en el móvil en cuestión, por lo que suele ser igual de lógico que uno tienda a subir el precio para así recomendar el mejor móvil posible. ¿Y sabéis qué? Ya hace tiempo que me he abonado a recomendar el Motorola Moto G; y lo curioso es que nunca he recibido quejas ni lamentaciones…

Motorola Moto G

No hace falta que os lo diga, porque ya lo sabréis vosotros: el Motorola Moto G, en todas sus versiones, es una de las muestras de que se puede conseguir un excelente teléfono sin gastarse un dineral; obteniendo a cambio una combinación de diseño, materiales, hardware y software que es de 9 en su equilibrio. Sí, de 10 no sería ya que tiene sus defectos, siendo algo en lo que Motorola trabaja para así auparse un poco más en el smartphone clave para los que no desean arruinarse con su compra.

Como este artículo va a continuación del que ya ha publicado mi compañero Samuel… Os invito a que leáis primero el suyo para poneros en contexto: Tres aspectos que debería tener el Motorola Moto G 2015. ¿Necesita este teléfono una mejora sustancial? Yo me decantaré por esos tres aspectos que muchos usuarios desearían y que no conviene que se incluyan en esta nueva versión.

¿Pantalla Full HD? Mejor no

Está claro que todos querríamos una pantalla de mayor resolución en el Motorola Moto G 2015, pero esto llevaría consigo diversos inconvenientes que acabarían resintiendo la gama. El primero sería el precio: con un equilibrio en hardware que roza la máxima economía, un panel 1080p para el frontal encarecería el precio en exceso, siendo algo que tampoco compensa dado el tamaño en pulgadas. Quizá podría descender un poco la diagonal aprovechando un mejor diseño del cuerpo, mejorando de esta manera la nitidez de los objetos representados. Y también debemos hacer referencia al consumo: el Motorola Moto G nunca ha sido de los que más aguantan en batería, resintiéndose claramente ante una hipotética subida en la resolución.

¿Capacidad mínima de 16 GB? No estaría mal, pero…

Motorola Moto G

El almacenamiento interno siempre ha sido un problema del Motorola Moto G: es bastante fácil que se llene el espacio reservado para las instalaciones. Por eso está disponible la versión de 16 GB, habiéndose mejorado el almacenamiento gracias a incorporarse la memoria SD en la versión del 2014. Y sería bastante lógico que el almacenamiento mínimo subiera hasta los 16 GB con el modelo del 2015; aunque, igual que pasaría con la pantalla, sería otro factor que subiría en exceso el precio. Gran parte de los usuarios apenas instala apps más allá de las imprescindibles (WhatsApp, Facebook, Twitter, Clash of Clans…), por lo que resulta positivo tener un móvil suficientemente accesible que no se vea mermado en potencia. ¿Que hace falta más capacidad? Versión de 16 GB también para el Motorola Moto G 2015.

Merece un mejor procesador, por supuesto

No se puede decir que los Moto G se comporten mal en cuestión de potencia y de prestaciones, pero el Qualcomm Snapdragon 400 de 4 núcleos y 1,2 GHz de velocidad de reloj ya merece ser renovado. Ahora bien: ¿qué procesador incluir para incrementar la potencia sin que repercuta en el precio? Bueno, los Qualcomm de una generación superior serían buenos candidatos; así como los 610 o 615. Los 64 bits le sentarían bien a un Motorola Moto G 2015 abonado a las actualizaciones de Android rápidas, pero también podría suponer un gasto innecesario para algo que ya funciona bien de por sí. ¿Motorola mejorará el procesador? Ésta es una buena pregunta.

Motorola Moto G 2015

Estos tres aspectos son los pilares que acaban marcando el precio de un teléfono, siendo también los puntos clave en el coste del Motorola Moto G. Esperamos que el modelo de 2015 mejore como se merece tras un año en el mercado, pero tampoco deseamos que se eleve de precio cuando su relación con la calidad es lo que convierte al Moto G en recomendable 100 %. ¿Pensáis que las mejoras serán ostensibles? ¿En qué otros aspectos debería mejorar y es mejor que no lo haga? Abrimos debate.

Sin comentarios

Deja una respuesta