Samsung ha urdido un nuevo plan para impedir que podamos rootear un Samsung cuando nos apetezca, o al menos para que hacerlo nos haga pagar un precio. Samsung Pay dejará de funcionar en dispositivos Samsung rooteados.

No es un secreto que los distintos fabricantes han ido poniendo ladrillo tras ladrillo para formar un muro que impida a los usuarios modificar el software de sus smartphones. Desde protecciones como el bootloader cerrado y las consecuencias al abrirlo hasta nuestro querido Samsung Knox, que se dedica, entre otras cosas, a ir registrando las veces que cambiamos de ROM o hacemos cosas “delicadas” a nuestro terminal. La última jugada llega de la mano de Samsung, el gigante de los smartphones y posiblemente el único, junto a Google. con poder suficiente para poner trabas importantes al ROOT. Y es que los coreanos usarán su arma más importante, o al menos la que será más importante en el futuro. En cuanto el sistema se implante tendremos que saber que si queremos rootear un Samsung dejará de funcionar Samsung Pay.

Samsung Pay

La comunicación no es oficial al no provenir desde Samsung. Ya estamos acostumbrados a que determinado tipo de informaciones delicadas a los ojos de la opinión de los usuarios no provenga de forma directa de los fabricantes, sino a través de terceros. En este caso llega de parte del equipo que está probando Samsung Pay en Corea del Sur, como parte del programa beta que durará unos tres meses y que servirá para comprobar si el servicio es estable. En este equipo de pruebas han tenido la misma idea que habría tenido cualquier otro usuario, rootear su Samsung para así acceder a aplicaciones avanzadas como las que recomendamos habitualmente en este artículo de apps imprescindibles para usuarios que han hecho ROOT. Cuál fue su sorpresa cuando trataron de utilizar Samsung Pay tras el rooteo y un mensaje apareció en la pantalla: “Samsung Pay has been locked due to unauthorized modification”. En cristiano, que Samsung Pay se bloquea si hacemos cositas malas. Malas para el fabricante, claro está.

Samsung Pay se bloquea si le hacemos cositas malas a nuestro smartphone

Con esto, Samsung vuelve a poner sobre la mesa el debate entre las preferencias de los fabricantes y las de los usuarios. Utilizando su principal arma futura, el sistema de pagos móviles implementado en smartphones y tablets con su marca, Samsung Pay supone otro escollo para que los usuarios tengan absoluta libertad de hacer lo que quieran con el dispositivo que han comprado. A la posible pérdida de la garantía si llevamos un dispositivo rooteado al servicio técnico, y a la sombra de un Samsung Knox que no sabemos con exactitud qué procesos está registrando para fastidiarnos de cara al futuro, se le une ahora un Samsung Pay que quedará inutilizado si rooteamos nuestro Samsung.

Si compramos nosotros el dispositivo, ¿no deberíamos poder hacer lo que queramos con él siempre que no toquemos nada del hardware? Un debate complejo, sin lugar a dudas. Más leña al fuego por parte de los fabricantes, ahora representados por los coreanos. Así que, recuerda, prohibido rootear un Samsung si quieres usar Samsung Pay. No digas que no te advertimos.

Sin comentarios

Deja una respuesta