Esto es lo que hace a Android ser Android

Todos conocemos Android y podríamos destacar muchos aspectos de este sistema que nos gustan o nos resultan útiles. Pero ¿qué es lo que hace a Android ser Android?

0

Veamos, veamos, hoy escribiré un post que apunta directamente a la polémica… Y lo haré sin que busque precisamente eso ya que, tras recibir alguna pregunta extraña de personas que no son demasiado geeks, me ha llamado la atención que no todas conozcan realmente qué es Android. ¿Analizamos al sistema de nuestros amores? Sí, puede que parte de este artículo os parezca de perogrullo; e incluso redundante. Pero, como siempre tratamos de hacer en FAQsAndroid, este post va dirigido a todos aquellos que buscan información sobre el sistema sin saber los principios básicos del mismo. Por lo que ahí apuntaremos: ¿qué es lo que hace a Android ser Android?

Esto es lo que hace a Android ser Android

¿Es Android mejor que el resto de sistemas? Como siempre decimos, lo que hace mejor a algo es el uso que se haga de él, por lo que dependerá del usuario. ¿Es más fácil de usar? Bueno, en eso influye el fabricante y el móvil, pero no creo que sea complicado; o, al menos, en la línea de la competencia. ¿Es más barato? Por supuesto, depende del modelo; aunque, en líneas generales, sí. ¿Queréis saber más? Vayamos al lío: ¿en qué se caracteriza Android?

Es de Google. Y es “libre”

Parece una perogrullada y, sin duda, lo es, pero es uno de los rasgos característicos del sistema. Por muchas lagunas que pueda tener Google, que es más “evil” de lo que la empresa afirma, mantiene con Android su ideal en torno al software: ser lo más abierto posible. Así, Google licencia gran parte del código bajo Open Source, lo que permite a desarrolladores y empresas adaptarlo según sus necesidades. ¿Podríamos hacernos una ROM que encajase en una nevera? Sin problemas. Aunque quizá no tendríamos las Google Apps, software que no entraría dentro de la licencia Open Source.

Una de las señas de identidad de Android es que está licenciado en gran parte bajo Open Source

El hecho de ser más o menos libre siempre ha sido, y será, el rasgo más diferenciador de Android. De ahí que esté marcado a fuego en su código genético: el sistema ha triunfado gracias a que no han habido demasiadas trabas a la hora de adaptarlo. Y esto no ocurre en ningún otro sistema operativo móvil; al menos en los mayoritarios…

Permite personalizarse al extremo

Esto es lo que hace a Android ser Android

Otra de las cualidades que siempre sacamos a relucir cuando defendemos al sistema: en Android podremos hacer casi lo que queramos sin necesidad de hacer Jailbreak o modificaciones que pongan en riesgo la garantía. Durante años se nos ha permitido cambiar aspectos como el teclado, la apariencia de la interfaz, es posible variar la pantalla de bloqueo, hay interfaces que permiten aplicar temas, los widgets llevan existiendo en Android desde tiempos inmemoriales… En definitiva: la personalización es tan potente en nuestro Android que podríamos tener dos móviles idénticos en modelo sin que se parezcan absolutamente nada en software. Vamos, pensad un poco: ¿existe otro sistema operativo móvil que permita esto sin tener que modificarlo?

La personalización siempre ha sido clave en Android: las posibilidades casi no tienen límite

También es cierto que uno de los sambenitos de Android, el hecho de ser complicado de utilizar, viene de sus posibilidades de personalización; aunque siempre podréis facilitar las cosas comprando un móvil con capa personalizada o instalando un launcher que resulte sencillo.

Existen todo tipo de combinaciones

También puede ser un punto controvertido, pero sé que, aun así, marca la diferencia con respecto a otras opciones: en Android podemos elegir el móvil que mejor se adapta a nuestros gustos y necesidades. ¿Que queremos una pantalla grande? Sin problemas. ¿Que ha de tener una cámara de 13 megapíxeles como mínimo? Hay posibilidades para aburrir. ¿64 Gb de almacenamiento sin que tenga un precio desorbitado, resolución 2K, procesador potente y a la altura de un gran teléfono? Existen fabricantes y modelos con estas configuraciones; con el inconveniente de que, precisamente, nos podemos aburrir eligiendo. O desesperar.

Esto es lo que hace a Android ser Android

Como contrapartida a esta libertad de elección, Android posee el hándicap de una exagerada fragmentación. O lo que es lo mismo: hay tantos modelos, variaciones del sistema y personalizaciones de fábrica que a las actualizaciones les cuesta llegar. Sobre todo si tenemos en cuenta que a los fabricantes no les interesa mucho renovar sus móviles ya vendidos.

Va a la vanguardia en tecnología móvil

Ésto es muy polémico y, ya os lo digo, no ha ocurrido siempre; pero, en la actualidad, Android es el sistema operativo que marca la tendencia dentro de la tecnología. ¿Queréis pruebas? Sus elementos más destacables de software se han ido copiando (barra de notificaciones, widgets, menús de compartir, mayor libertad de acceso a las Apis), el hardware equipado es el que después ha quedado como estándar (NFC, pantallas grandes, alta resolución…), las aplicaciones de Google incluidas en Android son de las más deseadas en otros sistemas o, por ejemplo, Android está contribuyendo notablemente a la vanguardia tecnológica con la realidad virtual (Google Cardboard, Gear VR), con los wearables (Android Wear), con los accesorios de realidad aumentada (Google Glass), la misma empresa propietaria del sistema está apostando fuerte por los móviles modulares, también por las consolas económicas capaces de convertirse en centro multimedia… No creo que haya que detallar más para plasmar el empeño del sistema por la inversión en futuro.

¿Queréis un sistema abierto a toda la tecnología de vanguardia que está por llegar? Android es el mejor preparado para hacerle frente al futuro tecnológico.

Es más barato. Sí: lo es

Esto es lo que hace a Android ser Android

Ya he dicho que una de las señas de identidad de Android es que dispone de licencia Open Source (para la versión AOSP del mismo), por lo que es de por sí más barato. ¿Por qué? Porque no se ha de pagar una licencia de uso como ocurre con Windows Phone, permitiendo al fabricante poner todo el coste de desarrollo sobre la fabricación. De ahí que Android siempre haya tenido la etiqueta de “móviles baratos“, siendo históricamente más accesibles que cualquier otro teléfono. Windows Phone ha ido usurpando parte del pastel en esta gama más accesible (y con muy buena calidad), pero no hay tanta variedad como sí podemos encontrar en el lado androide.

Android no podrá quitarse la etiqueta de “móviles baratos”, pero ha demostrado que, aun así, pueden ser buenos

Cuando alguien me pide consejo para comprarse un móvil y me pone como límite un precio, sé que existen muchas posibilidades de que recomiende un Android. Lo difícil será saber el modelo concreto, pero este sistema lleva siendo mi principal recomendación desde hace años. Y ha crecido precisamente por eso: porque es un sistema para smartphones baratos; lo cual no quita para que tengan que ser obligatoriamente malos, que tenemos opciones con las tres “BBB”. Y una excelente variedad en la alta gama, algo que queda fuera de toda duda.

Vale, hasta aquí he ido definiendo a las características positivas que hacen a Android ser Android. Pero no nos engañemos: este sistema de nuestros amores también tiene un buen montón de dolores de cabeza, consiguiendo con ellos que no resulte apto para todo el mundo. ¿Queréis saber cuáles son sus principales inconvenientes? Sí: éstos también hacen Android ser Android.

Esto es lo que hace a Android ser Android

  • Hay demasiados modelos y fabricantes en el mercado. Y muchos de ellos con dudosa calidad; lo que ha hecho que Android acarree la etiqueta de “móviles chungos” (podéis cambiar el adjetivo: malos, pésimos, lentos, móviles que es mejor no comprar…). Es un hecho: sobran fabricantes y móviles.
  • La optimización nunca ha sido su fuerte. Google ha hecho hincapié en mejorar la velocidad , fluidez y autonomía del sistema, pero, por características técnicas de Android (debe ejecutar aplicaciones cargándolas en una máquina virtual, lo que ralentiza su ejecución), ésta no es suficiente como para equipararse en igualdad de condiciones a Windows Phone o iOS. Hay que esperar a que se estandarice Android M, porque en Lollipop no se han mejorado las cosas.
  • El lag. Siguiendo con el punto anterior, el lag es otro de los aspectos que se asocian a Android como la sandía al verano. Y no deja de ser cierto (máquina virtual ejecutando apps, recordadlo), pero es algo que se ha ido minimizando con el tiempo. ¿No queréis sufrir ese dichoso lag? Invertid en un móvil decente. ¡Y no tiene por qué ser caro!
  • Las actualizaciones, el eterno unicornio. Seré franco: las actualizaciones en Android son un asco. Y no importa que se sepa desde hace tiempo o que los usuarios se quejen hasta la saciedad: los fabricantes tardan en actualizar sus móviles y, encima, añaden software que no siempre es el mejor para obtener la experiencia que se merecen. ¿Alguno se salva? Nexus, Motorola y pocos más; teniendo en cuenta que ni los Nexus tienen garantizadas las actualizaciones tras dos años de salir al mercado.
  • Google va cerrando el sistema de forma silenciosa. No quiere esto decir que deje de existir una versión completamente Open Source de Android, pero sí que se aprecia un interés por parte de la empresa de ir retirando porciones de software de esa licencia. Por ejemplo, un fabricante no tiene acceso a Now Launcher con AOSP o a las propias Google Apps; al menos siempre que no pase (o no quiera pasar) el sistema de validación técnica de Google.
  • Fragmentación. Rematando lo más negativo del sistema, y relacionándose con todos sus inconvenientes, se encuentra la tan nombrada fragmentación. Y no se ha avanzado mucho por solucionarla: demasiados modelos, excesiva lucha por copar los primeros puestos en ventas, especificaciones que no tienen ninguna coherencia… Y desarrolladores que no pueden crear una app que funcione exactamente igual en todos los dispositivos. Por no hablar de la complicación de actualizar todo el parque de teléfonos y de tablets…

En fin, que ésta es una radiografía condensada de qué es Android y por qué este sistema es como es. Abierto pero cerrado; personalizable pero complicado; barato con modelos desorbitados… Vamos, una contradicción en toda regla. Aunque, al menos para aquellos que nos entusiasma, seguirá siendo la mejor opción a la hora de elegir un smartphone. ¿También es la vuestra?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here