Antes de empezar a metemos de lleno en harina, hemos de aclarar el título: el HTC Desire 510 no se acerca ni en prestaciones ni en calidad de construcción a su hermano mayor, el HTC One M8; pero sí que es cierto que las sensaciones que transmite Sense 6 son bastante parecidas, manteniendo idénticos botones virtuales en pantalla junto a un tamaño de la misma que tampoco se aleja en exceso. Más allá de aquí, lo cierto es que las comparaciones son odiosas, lastrándose ligeramente la experiencia debido a las limitaciones de hardware. Pero nos reiteramos en la primera impresión: el HTC Desire 510 ofrece un acceso a lo mejor de HTC sin arruinar la cartera, manteniendo una gran relación calidad/precio. Con altibajos, como analizaremos justo a continuación.

Review del HTC Desire 510: alternativa al One M8 por mucho menos dinero

Plástico sin llegar a una apariencia excesivamente frágil, diseño moderno y plagado de curvas que se adapta muy bien a la mano, con todo lo necesario para contentar hasta a los usuarios más exigentes… Vamos, que tampoco hemos echado demasiadas cosas de menos en el tiempo que hemos estado usando el HTC Desire 510. Y esto es una buena garantía.

Análisis en vídeo del HTC Desire 510

No os entretenemos más, aquí está lo que buscabais: la review en vídeo de este gama media de los taiwaneses. Analizamos su diseño, su funcionamiento, las virtudes de la capa Sense en su versión 6… Vamos, que hemos desnudado al HTC Desire 510 para que veáis todo lo que tiene por ofrecer. ¿Preparados? Pues ya sabéis: a darle al play.

El HTC Desire 510 por fuera: materiales y diseño

Ya hemos destacado al plástico como material dominante de este teléfono, y es que este material campa a sus anchas por el cuerpo del teléfono. Brillante y de acabado satinado, ofrece cierta sensación de “baratillo”, sin que dicha sensación se traduzca en fragilidad. De esquinas profundamente redondeadas, la parte trasera del móvil de suaviza de igual manera en los bordes para resultar bastante cómodo al agarrarse con la mano, pecando de un inconveniente: es demasiado grueso. 9,99 milímetros concretamente.

Review del HTC Desire 510: alternativa al One M8 por mucho menos dinero

Siguiendo con los inconvenientes de diseño, observamos otro que nos parece bastante doloroso: la superficie útil del frontal se reduce mucho por los marcos. No es que una pantalla de 4,7 pulgadas sea pequeña, pero los cuatro milímetros por cada lateral de marco no le hacen excesivo favor a las dimensiones finales del smartphone. Unido al problema que ya arrastraban los HTC One: el logo inferior ocupa mucha superficie sin que ofrezca una utilidad visible.

Review del HTC Desire 510: alternativa al One M8 por mucho menos dinero

Superficie suave con acabado en plástico muy satinado (quizá demasiado), parte posterior con los cantos suavizados para permitir un agarre cómodo, limpieza para dicha cara donde sólo destacan la cámara en la parte superior, el logo de HTC en la parte media y la salida del altavoz trasero en la parte baja… Con el típico problema de diseño al colocar la salida de sonido en esta zona: queda excesivamente amortiguado al poner el móvil sobre una superficie plana, llegando hasta a distorsionarse. Unido a que tampoco posee demasiada potencia.

Review del HTC Desire 510: alternativa al One M8 por mucho menos dinero

En líneas generales, podemos decir que el HTC Desire 510 es un teléfono que no llama la atención por su diseño, pero sí que mantiene una agradable estética con la curvas y detalles típicos de la marca. Los materiales no son malos y parecen fiables sin aparentar fragilidad. Todo en una construcción que se ve suficientemente sólida y compacta. A lo que ayuda lo extraordinariamente sujeta que se mantiene la tapa que esconde a la batería removible, a la micro SIM y a la micro SD.

El HTC Desire 510 por dentro: hardware discreto y funcional

Review del HTC Desire 510: alternativa al One M8 por mucho menos dinero

Turno de adentrarnos en las entrañas del teléfono para ver cómo se desenvuelve con el uso. Y empezamos precisamente viéndolo; y sufriéndolo: su panel es uno de los puntos más débiles, ofreciendo una resolución que no está a la altura de la calidad general del resto del hardware. Con 480×854 píxeles en un panel de 4,7 pulgadas de tamaño, estas dimensiones se hacen cómodas para ver todo tipo de contenido multimedia, apreciándose una falta de nitidez algo molesta y cierto descontrol en el uso de los dedos. Así, encontramos que la respuesta táctil no es todo lo buena que debería, notándose defectos en el scroll o en las pulsaciones. Aunque eso sí: el brillo de la pantalla es suficientemente alto, no imposibilitando el uso del teléfono al aire libre.

Review del HTC Desire 510: alternativa al One M8 por mucho menos dinero

Entrando de lleno en el procesamiento puro y duro, no tenemos demasiadas quejas respecto a la experiencia que arroja el HTC Desire 510. Teniendo en cuenta que el procesador Qualcomm Snapdragon 410 de 64 bits está al nivel del coste del teléfono, con 4 núcleos a 1,2 GHz cada uno, todo se mueve con fluidez y sin lags apreciables en transiciones o arranque de apps, mostrándose ligeramente retrasado cuando se compara directamente con un móvil superior pero sin que se vea lastrado en las tareas habituales. Algo que no ocurre con su limitado GB de memoria RAM: Sense se verá recargado a menudo cuando regresemos a los escritorios tras usar  una aplicación o juego, siendo una muestra de que la carga en memoria del sistema apenas permite un uso de muchas otras apps en segundo plano. Quedando en concordancia con el espacio interno también limitado para la memoria: 8 GB de almacenamiento. Quedando para el usuario una media de 4 GB; lo cual limita bastante la instalación de aplicaciones. Afortunadamente, el HTC Desire 510 es compatible con memorias SD de hasta 128 GB, dando un desahogo a la hora de instalar los datos extra de los juegos, música, películas o fotografías.

Review del HTC Desire 510: alternativa al One M8 por mucho menos dinero

No podemos decir que se comporte mal dentro del terreno de las comunicaciones inalámbricas, manteniendo en primera instancia la compatibilidad con las redes móviles de alta velocidad LTE 4G. Aunque sólo en tres bandas: la 3, la 7 y la 20; algo que le asegura su utilización dentro de las operadoras que usen dichas redes (las más habituales). Aparte, el móvil cuenta con tecnología 3G con HSPA+ de hasta 42 mbps, integrando el habitual WiFi b/g/n, Bluetooth 4.0, GPS con GLONASS y DLNA para compartir contenido con dispositivos conectados por WiFi. No dispone de NFC, algo comprensible por la gama del terminal. Aunque sí tiene una carencia que no acabamos de entender: la calidad del sonido es bastante pobre. Tanto por los auriculares (se hace bastante frustrante escuchar música teniendo tan mala calidad de audio) como a través del altavoz trasero. Dicho altavoz no tiene un volumen exagerado, apreciándose el típico defecto de diseño que poseen todos los móviles con la parte trasera plana que sitúan el altavoz en dicha cara: queda demasiado amortiguado al poner el HTC Desire 510 sobre cualquier superficie. Lo cual disminuye notablemente su ya débil potencia de salida.

Review del HTC Desire 510: alternativa al One M8 por mucho menos dinero

La batería es uno de los puntos en los que más nos ha sorprendido el teléfono que tenemos en review. Con una capacidad de 2100 mAh, y dada la escasa resolución de la pantalla (pese a su tamaño de 4,7 pulgadas), la autonomía del HTC Desire 510 está a muy buen nivel, manteniendo un ritmo acorde con las necesidades habituales. Nosotros hemos encontrado un gasto muy contenido durante las pruebas, habiendo durado de media un día y medio con un uso habitual (consulta de correos, navegación web principalmente bajo WiFi, Twitter, algún juego esporádico…). Lógicamente, según se usa de manera más intensa la autonomía disminuye, quedando en unas nueve o diez horas cuando se utiliza más a fondo. No tendréis problemas para que os aguante una jornada de trabajo. Tampoco para utilizarlo como máquina de juegos: exprimiéndola, la batería os aguantará unas cuatros horas y media/cinco horas. Siempre en términos generales y dependiendo del uso concreto de cada persona. Pero dejando algo claro: el HTC Desire 510 gestiona bien su batería; pudiendo aumentar ligeramente la autonomía mediante los habituales modos de funcionamiento que el fabricante incluye en sus dispositivos.

Review del HTC Desire 510: alternativa al One M8 por mucho menos dinero

Vayamos con uno de los puntos más cojos de este móvil en análisis: la cámara. Ya sabemos que un terminal de estas características y precio ha de flojear por alguna parte, siendo en la captura multimedia una de las más habituales. Dejando claro de entrada que carece de flash para la cámara posterior, también hay otra función que adolece enormemente: la carencia de enfoque. Así, nos resultará imposible seleccionar qué puntos a fotografiar han de estar enfocados, debiendo alejar el teléfono lo suficiente como para que los elementos no se difuminen. Algo que es notablemente molesto y que consigue imágenes desenfocadas la mayor parte del tiempo, salvándose sólo las fotos en exteriores y los paisajes gracias a que enfocaremos al infinito.

Review del HTC Desire 510: alternativa al One M8 por mucho menos dinero

Más allá de la carencia del enfoque, lo cierto es que el HTC Desire 510 tampoco saca tan malas fotos. Con una cámara trasera de cinco megapíxeles que se apoya en el buen software de captura de HTC, éste nos permite ajustar diversas escenas de fotografía así como aplicar diferentes parámetros fotográficos y efectos en tiempo real, obteniendo capturas imaginativas que suplen en parte la calidad algo pobre de los resultados. Sobre todo en situaciones con baja luz, advirtiéndose falta de vida en las fotos. Además, dispondremos de modo ráfaga o de un efecto maquillaje que va bien para las fotos, incluyéndose una cámara de 0,3 megapíxeles delantera que ejerce una función casi testimonial. De igual manera que las fotos, el vídeo grabado se mantiene a un nivel aceptable, permitiendo la grabación en 1080p mientras también realizamos fotografías.

Aquí tenéis unas muestras de la cámara. pinchad en ellas para verlas más grandes.

muestra-4-peqmuestra-3-peqmuestra-2-peqmuestra-1-peq

Haciendo un repaso general, podemos decir que el HTC Desire 510 mantiene el típico equilibrio de prestaciones que suele ser habitual en terminales accesibles de una marca reconocida. Desciende el listón en la captura multimedia, aunque sube en la batería o en la inclusión del 4G. Baja bastante en cuestión de pantalla, aunque bien es cierto que el procesador y la GPU permiten que el teléfono goce de un gran rendimiento gráfico; pudiendo ejecutar juegos en 3D de alta demanda sin que se vea mermada su capacidad. Y, como veremos ahora, manteniendo una interfaz que destila presencia, siendo equiparable en gran medida a colosos como el HTC One M8.

Software en el HTC Desire 510: seña de identidad

Review del HTC Desire 510: alternativa al One M8 por mucho menos dinero

Ya lo hemos dicho: es uno de los rasgos que mejor hablan del teléfono. Y es que Sense 6 tiene presencia; por más que haya muchos usuarios que no vean la necesidad de tener una interfaz tan personalizada en sus teléfonos. Pero, ¿no le sientan bien Blinkfeed, HTC Zoe, los menús de HTC y el resto de funciones personalizadas de la marca? Nosotros así lo creemos. Y hemos disfrutado usando cada una de las funciones.

Si bien es cierto que Sense 6 está limitado y recortado, lo principal sigue presente. Como los escritorios y las escenas de HTC, por ejemplo. Junto con el cajón de aplicaciones y las funciones de ordenación de dicho cajón. Blinkfeed a la izquierda de los escritorios con todos los RSS que nos interesen así como las redes sociales y panel de acciones rápidas en la barra de notificaciones. Iconos minimalistas, widget del tiempo presente en la Home, menú de aplicaciones abiertas con todas las capturas en pantalla… Sense 6 es una gozada visual. Lástima que la resolución le juegue malas pasadas a la interfaz: no llega a apreciarse con la calidad que merece.

Review del HTC Desire 510: alternativa al One M8 por mucho menos dinero

Además de incluir la interfaz, HTC también añade algunas aplicaciones exclusivas. Zoe, por ejemplo. Así como la galería de fotos, el práctico Modo Niños, un administrador de aplicaciones con aire a HTC Sense o una app curiosa con la que podréis colaborar con una buena causa: Power to give. Con ella es posible ceder el potencial del teléfono cuando esté inactivo y bajo WiFi a investigaciones científicas que se estén realizando, colaborando con las causas sin que tengamos que hacer nada más que activar la aplicación.

Review del HTC Desire 510: alternativa al One M8 por mucho menos dinero

HTC Sense es la guinda del HTC Desire 510. Su funcionamiento es fluido y sin que dé problemas de estabilidad o de lentitud (a excepción de las limitaciones que impone la poca memoria RAM), decorando cada rincón del teléfono y dándole un toque de alta gama que se agradece. Todo un detalle para un smartphone de sus características.

Opiniones y valoraciones finales: un gran móvil económico. Pero…

Review del HTC Desire 510: alternativa al One M8 por mucho menos dinero

Nos ha parecido muy buen teléfono. Su diseño no se sale de lo normal, pero es agradable y se adapta bien a la mano. Quizá el plástico sea excesivamente satinado o el logo de HTC de la parte delantera reste demasiado frontal (¿os suena?); pero no podemos decir que resulte ni feo ni común, destacando menos en las prestaciones. Aquí vemos que, a pesar de que el procesador de 64 bits resulta bastante único en la actualidad, Android no es capaz de sacarle partido aún, manteniendo unas prestaciones que no destacan en exceso del resto de móviles que pueblan el mercado. A pesar de que HTC Sense 6 le aporte carisma y distinción, no podemos negar lo evidente: el HTC Desire 510 “es del montón”. No como algo despectivo, sino por el hecho de que tampoco ofrece prestaciones únicas por su precio.

Review del HTC Desire 510: alternativa al One M8 por mucho menos dinero

Sin que esté marcado de manera oficial, y rondando los 200 euros como coste aproximado, seguramente os vendrían a la cabeza otros móviles con los que enfrentarlo directamente. Nosotros lo hemos hecho, y poco podríamos decir para que os decantéis objetivamente por él. Posee toda la esencia HTC, algo que le aporta valor y le dota de atractivo de cara a sus fans. Incluye una pantalla generosa con acceso a redes 4G. Además de una autonomía que ya hemos reseñado como de buen nivel. No obstante, la pantalla y la cámara le hacen descender mucho de puntuación, algo que hay que valorar antes de comprarlo.

Review del HTC Desire 510: alternativa al One M8 por mucho menos dinero

¿Nos ha gustado este HTC Desire 510? Lo cierto es que bastante: somos unos incondicionales de la marca y del estilo con HTC Sense. ¿Lo recomendaríamos antes que otros teléfonos? Seguramente no: desde la objetividad que tratamos de ofrecer, no acabamos de verlo como la mejor alternativa para su rango de precios. Aun así, no creemos que os defraude si lo compráis: es muy buen teléfono.

Sin comentarios

Deja una respuesta