El Parrot Jumping Sumo es un dron controlado por el móvil que, además de rodar por el suelo, permite saltar casi un metro de altura. Y graba vídeo, hace piruetas, se puede programar...

En FAQsAndroid no solemos analizar drones controlados desde el móvil; más que nada porque nadie nos ha cedido uno y porque, hablando en general, tampoco existen demasiados modelos que realmente valgan la pena. Pero, si nombrásemos una marca estrella dentro del radiocontrol desde el smartphone, ¿cuál se os vendría a la cabeza? Evidentemente: Parrot. El fabricante francés ya hace tiempo que dejó de ser sinónimo de accesorios auditivos para convertirse en uno de los partícipes de traer la tecnología dron al usuario general, teniendo ya dos cuadricópteros importantes en el mercado: los AR Drone 1 y 2. Además, hace poco lanzó dos drones voladores más, sumando al catálogo otro exclusivamente terrestre: el Parrot Jumping Sumo.

  1. Vídeo review del dron.
  2. Diseño y materiales.
  3. Aplicación y control desde el móvil.
  4. Uso: todo un juguete geek.
  5. Inconvenientes principales.
  6. Opinión final.

Ya llevamos jugando unas semanas con él después de que lo hayamos comprado para satisfacer nuestra vena infantil (es un dron sencillo de manejar con el que resulta muy divertido pasar el rato), tocándole la pertinente review al ser completamente compatible con móviles Android. ¿Queréis verlo en acción antes de pasar a la review escrita? Aquí lo tenéis: review en vídeo del Parrot Jumping Sumo.

Después de haber satisfecho la curiosidad viendo el análisis en vídeo, toca analizarlo a fondo tocando cada una de sus características. Y ya os anticipamos nuestra impresión principal: nos ha encantado.

Apariencia y materiales del dron

El diseño de este Parrot es futurista y cargado de plástico, facilitando en todo momento la resistencia frente a los golpes (se va a llevar más de uno) e incorporando elementos avanzados que no suelen verse en este tipo de aparatos. Así, nos encontramos con una cámara con resolución 480p en el frontal rematada con LEDS que cambiarán de color dando énfasis a las expresiones del dron, viéndose acompañado por sonidos al más puro estilo R2-D2 que podremos configurar desde la aplicación móvil.

Review del Parrot Jumping Sumo

Lo anterior son detalles que llaman menos la atención que sus ruedas, auténticas dominantes de todo el diseño. Acolchadas, con radios de plástico elástico y capaces de amortiguar las caídas, permitiendo un funcionamiento independiente con el que conseguirán casi cualquier movimiento posible estando posadas sobre el suelo. A lo que se suma el resorte posterior: al cargarse, el Parrot Jumping Sumo podrá saltar a lo alto y a lo largo, permitiendo que combinemos dichos saltos con las carreras para así salvar obstáculos.

Review del Parrot Jumping Sumo

En la cabeza del aparato nos topamos con el conector de carga micro USB que también es puerto de datos, pudiendo anclarle un pendrive compatible para así grabar todo lo que observe la cámara; además de que se debe cargar por aquí, claro. Y rematando los puntos imprescindibles, dispone de un único botón físico y de encendido en la parte superior junto al zócalo para insertar la batería localizado en el abdomen. La inserción y retirada de la batería es algo molesta; aunque también se asegura su posición incluso en los saltos más accidentados (jamás se nos ha salido la batería).

La apariencia del Parrot Jumping Sumo es casi puramente plástica, pero en ningún momento se nos antoja de mala calidad. Además, las piezas son fácilmente intercambiables, algo que agradeceréis en el caso de que se parta algo con un golpe. Vamos, que el pobre va a sufrir más chichones que Filemón en un cómic de Ibáñez.

Control desde el móvil

Review del Parrot Jumping Sumo

Todos los drones de Parrot se controlan desde la misma aplicación: FreeFlight 3. Ésta provee de un control táctil en pantalla junto con el uso de los acelerómetros para trazar los giros, ofreciendo un uso más que decente en la mayor parte de las ocasiones. Y es que una de las principales ventajas es la de no tener que utilizar un mando complicado y exclusivo, bastando con el smartphone que usamos a diario. Incluso veremos en todo momento lo que capta el dron gracias a esa misma pantalla.

Además del control y del manejo directo (Parrot incluye distintos trucos accesibles con unos toques), podremos programar el vehículo para que realice distintas acciones de manera autónoma. Y ésta es una de las mejores opciones que nos ofrece el fabricante ya que no sólo manejaremos el dron de manera directa: podremos jugar a programar el gadget como si fuera un robot. Trazados, saltos, slalom entre los obstáculos marcados en el suelo… Podréis crear pistas y comprobar lo buenos que sois a la hora de hacer programaciones: es una manera de jugar con el Jumping Sumo totalmente diferente sin que se pierda la diversión en ningún momento.

Review del Parrot Jumping Sumo

Además de estas dos formas de controlar, podréis acceder desde FreeFlight 3 a distintas secciones relacionadas con los drones del fabricante, pudiendo, incluso, comprar piezas de recambio o nuevos aparatos. También hay noticias, concursos y toda la parafernalia habitual de este tipo de aplicaciones.

Extremadamente divertido: todo un juguete para geeks

Review del Parrot Jumping Sumo

El que os escribe es un niño con apariencia de grande: el síndrome de Peter Pan lo tengo bien subido. Y como geek enfermizo que soy, todo lo que sean juguetes a radiocontrol me chiflan, habiendo caído en el Parrot Jumping Sumo gracias a su atractivo, a que resulta más sencillo de manejar que un dron volador y gracias a que, sobre todo, permite explorar el terreno teniendo una cámara y un muelle en el trasero. Es lo mejor, os lo garantizo.

Entrar en una habitación a oscuras sin apenas hacer ruido para saltar encima del que está durmiendo en la cama, asustar al perro yendo detrás de él teniendo la opción de saltarle a la cabeza (no lo hagáis si no queréis que huya en cuanto lo vea), aprender a realizar trucos y movimientos mientras el dron nos acompaña con sus ruidos mecánicos… Todo en el Parrot Jumping Sumo es bastante configurable, pudiendo ajustar desde las velocidades máximas a las amplitudes de giro o, algo que resulta muy atractivo, también la personalidad del robot. Porque el dron no sólo se deja manejar, también posee un estabilizador automático que le permite ponerse en posición ante cualquier aterrizaje; y, encima, se comporta con carisma. Vamos, que si le agarráis se pone a gritar; ronroneando si le acariciáis suave.

Review del Parrot Jumping Sumo

Saltar, correr y hacer peripecias es todo uno, pero también podréis grabarlas. Enchufad un micro USB en su puerto (también carga por ahí) y grabará lo que vea su cámara además de permitirnos volcar las fotos que realicemos; todo con un botón en la pantalla del móvil, claro. La cámara tiene una resolución de 480p, fallando bastante a media luz y dejando ruido incluso con buena iluminación; aunque no es el objetivo del Parrot Jumping Sumo, bastando de sobra para tener un registro de los movimientos y, sobre todo, para actuar a lo Solid Snake adentrándonos sigilosamente en las habitaciones de nuestra casa.

Adentrarnos en una habitación sin hacer ruido y saltar encima de alguien que esté durmiendo: ¡a lo Solid Snake!

Este dron no sólo es apto para utilizarse dentro de casa ya que, gracias a su conexión mediante punto de acceso WiFi, lo podréis sacar a los exteriores para jugar con los colegas en el parque. Aunque eso sí: siempre por suelo liso ya que, al arrastrar constantemente el resorte por el suelo, desgastaréis mucho esa parte y rebotará constantemente sobre la superficie (viene con recambio). Pero no desperdiciéis la oportunidad de utilizar al Parrot Jumping Sumo como vehículo todo terreno: es capaz de subir hasta a los bancos del parque.

Podría definirlo con un solo adjetivo: divertidísimo. Y ha triunfado entre todos aquellos que lo han visto: basta con sacarlo y pegarle unos saltos para que acabe enamorando a todo aquel que lo ve. Es el juguete que siempre habíais querido tener, os lo aseguro.

Duración e inconvenientes principales

Review del Parrot Jumping Sumo

Según el fabricante, el Parrot Jumping Sumo aguanta unos 20 minutos de uso con una batería, siendo más del doble de lo que aguanta su hermano volador, el Parrot Minidrone (por poner un ejemplo). El tiempo no es redondo ya que deberéis restarle minutos conforme uséis el dron de manera más intensiva, restando un buen porcentaje de la batería cada salto que le obliguéis a hacer. Y en cuestión de tiempo de carga… Casi se va a las dos horas con un cargador de pared y estando la batería al 0 %. Sí: es mucho.

Los materiales del Parrot Jumping Sumo son plásticos a excepción del resorte con el que salta, pudiéndose reemplazar sin demasiados problemas. De hecho, y a pesar de los bruscos aterrizajes que se mete, no hemos apreciado ni desgastes ni roturas, por lo que diríamos que aguanta bien los accidentes. Aunque no todo son buenas palabras, al menos cuando salimos del propio dron: la app FreeFlight 3, a pesar de ser suficientemente completa y de servir de control sin complicaciones, pierde demasiado la conexión, costando mucho volverla a recuperar. En ocasiones no conecta ni reiniciando la aplicación.

El Jumping Sumo pierde la conexión con el móvil más a menudo de lo que el usuario querría.

Quizá le falte algo de tacto: a pesar de ser sensible a los giros del teléfono, hay veces que el Parrot Jumping Sumo no responde tan bien como debería al control. Además de que es fácil que pierda la conexión tras un mal aterrizaje, costando horrores reconectarlo. Y un último punto negativo y que nos parece curioso: si borráis las programaciones de prueba del dron, la app os dará error al intentar cargar una nueva (nos ha pasado en los dos móviles donde hemos probado este accesorio). No las borréis, es un consejo.

Valoraciones finales

Review del Parrot Jumping Sumo

Ya os lo anticipamos en el inicio, pero lo remarcaremos ahora: nos ha encantado el Parrot Jumping Sumo. Sencillo de controlar, no es exageradamente caro, aporta claras novedades con respecto a cualquier vehículo terrestre radiocontrolado, el hecho de que podamos hacer programaciones para que se ejecuten de manera automática aporta el remate a un “juguete” que gusta por igual a niños y mayores… Sí, sin lugar a dudas lo recomendaríamos. Aunque también tiene sus pegas, claro.

Hay muchas veces que pierde la conexión y resulta imposible volverlo a comentar; la app no es todo lo precisa que debería, faltando mucho tacto a la hora de realizar los giros accionando el pad virtual e inclinando el smartphone; el gasto de batería también es poco preciso, descargándose con demasiada celeridad en ocasiones; y lo peor, según nuestro juicio: a pesar de que se ve muy preparado para resistir los golpes con los saltos (son espectaculares), pierde la conexión muy a menudo al aterrizar; y, si estamos grabando con un micro USB, perderemos también la grabación.

Ojo con dar saltos mientras grabáis: es fácil que perdáis la grabación.

Inconvenientes aparte, como es habitual en cualquier gadget de alta tecnología, Parrot ha hecho un gran trabajo con el Jumping Sumo: si lo adquirís, y os gustan este tipo de artículos a radiocontrol, lo disfrutaréis durante mucho tiempo. Y, según hemos observado, los recambios tampoco son demasiado caros, por lo que resulta un dron suficientemente accesible y para todos los gustos y edades.

3 comentarios

  1. ¡Qué cosa más chula! Si bien el que no vuele es una desventaja en ocasiones lo de jugar con el perro tiene su gracia 😀

    • Tengo que probar uno que vuele, a ver si le mandas la review a Parrot y me ceden alguno. 😛 El Bebop, por ejemplo.

  2. A ver si me puedes ayudar, mi hijo se pidió uno para navidad, estaba funcionando bien pero de repente el resorte se quedó comprimido y dejó de dar saltos, tuvimos que devolverlo porque en parrot no terminaban de darnos solución al problema. Compramos el mismo ya directamente a parrot y este solo ha dado un salto y no ha habido manera de que vuelva a saltar. Qué puede ser? un fallo de fábrica?

Deja una respuesta