Review y análisis a fondo del LG Optimus L9

1

No podemos decir que LG sea de los fabricantes con Android más extendidos entre los usuarios, a pesar de haberse labrado un buen terreno a costa de fabricar una gama de smartphones abanderados por una marca: Optimus. Y es bajo el paraguas de Optimus donde más éxito ha cosechado, disponiendo de varios terminales dirigidos a los distintos tipos de usuarios en cuestión de accesibilidad económica y destacando el LG Optimus L9 que subimos hoy a la mesa de review como un terminal de gama media/alta que posee todo lo necesario para conseguir la satisfacción de cualquier aficionado a Android. Buena construcción, excelente diseño, materiales que dejan un tacto agradable en las manos, suficiente potencia como para conseguir casi lo que se proponga… El LG Optimus L9 es una excelente opción si se está pensando en él como móvil habitual, habiendo encontrado suficientes motivos como para recomendarlo. Aunque sin que se nos escapen las desventajas, que también las comentaremos en este análisis. Faltaría más.

Diseño

El LG Optimus L9 sigue un diseño clásico con líneas completamente rectas en las que destacan sus esquinas, apareciendo redondeadas y de forma poco exagerada. Su cuerpo está fabricado completamente en plástico, a excepción de la pantalla que posee una capa de cristal para proteger al panel de 4,7 pulgadas, presentándose soberbio sobre la cara delantera. De marcos bastante finos para dicha cara y con un borde que sobresale unas décimas de milímetro de la superficie de cristal, los sensores, cámara frontal y altavoz se encuentran anclados en la parte de arriba, disimulados al máximo. Para la parte de abajo del frontal, tenemos el botón de Home táctil dominando esta zona y siendo alargado y demasiado fino, lo que dificulta bastante su pulsación. Rematando el botón físico tenemos los dos táctiles a ambos lados, encontrándonos el botón de menú a la derecha y el de retroceso a la izquierda, justo al revés de muchos otros móviles similares. Incluidos los Samsung, del que este LG Optimus L9 se alimenta ligeramente en lo que respecta al diseño, teniendo más que una retirada al Samsung Galaxy S2.

Para la parte de atrás nos encontramos con la tapa desmontable bajo la que se sitúan la batería, zócalo de micro SD y el de la SIM mini, presentando una superficie plástica con un pequeño relieve que favorece bastante el agarre, siendo completamente plana y biselada en ambos costados, consiguiéndose ajustar a la mano de una forma bastante natural cuando lo sostenemos para utilizarlo. Con la lente de la cámara y el flash LED en la parte superior izquierda, el logo de LG en el centro y un poco más abajo mientras que el altavoz, con un punto levantado para permitir la salida del sonido incluso cuando se coloque sobre una superficie, se encuentra enclavado justo en la parte inferior izquierda.

Si nos fijamos en el costado del LG Optimus L9, observamos los marcos con apariencia de metal que bordean la cara delantera y trasera, teniendo en el centro de dicho costado un ribete plástico con idéntico relieve a la tapa trasera, en un intento de asegurar el agarre. Y es en dicho costado donde se sitúan los botones y conectores, estando el de encendido en la parte derecha superior, los botones de volumen en el costado izquierdo y los conectores de auriculares y micro USB en la zona superior e inferior, respectivamente. Y si entramos en valoraciones, debemos de decir que los botones son algo pequeños, siendo más notorio en el caso del encendido. Aunque el LG Optimus L9 lo sitúa en una posición bastante natural, lo que atenúa la dificultad de pulsar en algo tan diminuto.

No podemos negar que el LG Optimus L9 se ve y se siente muy bien en las manos, teniendo un diseño que no llama excesivamente la atención al ser quizá algo clásico, pero disponiendo de detalles que aportan suma elegancia y clase, unido a un espacio muy bien aprovechado sin que parezca excesivo de tamaño, sobre todo si tenemos en cuenta que posee una pantalla de 4,7 pulgadas. Y siendo también muy fino, aspectos que lo distinguen con carácter.

Hardware

Después de haber hablado de cómo se ve por fuera el LG Optimus L9 toca averiguar cómo se muestra por dentro. Y claro, como no vamos a despiezar un móvil tan bueno como este, y tampoco somos muy hábiles en la materia de sacar tornillos sin perderlos, hablaremos de sus características técnicas y de cómo las hemos visto en funcionamiento. Empezando por la pantalla, por supuesto, donde vemos que el LG Optimus L9 monta un excelente panel LCD IPS con 540X960 píxeles de resolución, todo dentro de una pantalla protegida por una lámina de cristal que asciende a las 4.7 pulgadas. Y aquí hay algo que decir, aparte de la calidad del propio panel y de que este smartphone se ve realmente bien bajo todas las condiciones, con presentación clara y nítida de las imágenes además de poseer un contraste decente: las dimensiones del cuerpo están muy contenidas en relación a las de la propia pantalla, obteniéndose un smartphone que parece mucho más pequeño de lo que es. Así, este LG Optimus L9 no se hace excesivamente grande, al contrario de lo que se podría pensar por sus pulgadas. Aunque tiene una carencia que encontramos incomprensible en un smartphone de su categoría: el LG Optimus L9 no posee sensor de luz ambiental, por lo que el brillo de la pantalla lo tendremos que ajustar manualmente. Es una pequeña molestia, pero reseñable al fin y al cabo.

En cuestión de procesamiento puro y duro, nos encontramos con un chip de doble núcleo a 1 gHz TI OMAP 4430 con arquitectura Cortex-A9 acompañado de una GPU PowerVR SGX540, disfrutando de una conjunción de procesamiento que se muestra fluida en todo instante sin ofrecer problemas en arranque de apps ni en transiciones, con alta calidad gráfica en juegos y sin que nos hayamos encontrado grandes incompatibilidades con los títulos y apps que hemos probado. Quizá la cantidad de RAM acaba siendo algo justa cuando tratamos de hacer uso de la multitarea o volvemos al launcher tras minimizar una app, disponiendo de 1 GB de RAM con unos 250 MB libres de media una vez descontadas las apps de sistema. Además, también la cantidad de almacenamiento se queda algo justa, estando anclada en los 4 GB internos (algo menos reales) con posibilidad de expandir su capacidad mediante tarjetas SD Card. Siendo sinceros, la cantidad de almacenamiento es muy justa.

En el campo de las conexiones inalámbricas, podemos decir que el LG Optimus L9 viene equipado con todo lo necesario para conectarse a cualquier dispositivo sin cables, incluyendo también la tan moderna conexión NFC con el que compartir contenido por Android Beam o utilizar las apps con las que programar etiquetas NFC. WiFi b/g/n con WiFi Direct y DLNA, Bluetooth 3.0 y GPS con un posicionado rápido y efectivo en todas las situaciones, incluso bajo techo.

Como hemos podido comprobar a través de la experiencia, y podréis hacer vosotros mismos, el LG Optimus L9 posee amplias opciones de uso sin que se encuentre con escollos en su funcionamiento, obteniendo puntuaciones destacables en todos los tests que le hemos practicado, como se ve reflejado en el vídeo HD que se adjunta a este análisis y review. En el plano de la cámara quizá encuentre un poco de cojera, ya que sus cinco megapíxeles de sensor se nos antojan algo pequeños para lo que debería de ser un terminal de su categoría. Y no sólo por las dimensiones resultantes de las fotografías, sino porque tampoco nos ha convencido en exceso la calidad de los resultados finales. Con algo de ruido en las zonas oscuras incluso cuando hagamos fotografías en luz natural, falta de definición con bordes algo difusos para los contornos y escasa saturación de los colores, con un contraste algo bajo que da como resultado fotografías sin demasiada viveza. Tampoco su velocidad entre captura es demasiado alta, teniendo escasas opciones a la hora de variar los ajustes de cámara.

A continuación os ofrecemos una muestra de fotografías tomadas con el LG Optimus L9. Podéis pulsar sobre las miniaturas para abrir una muestra a tamaño más grande, aunque han sido reducidas para no aumentar el peso en nuestro servidor.

En lo que respecta al vídeo, el LG Optimus L9 posee grabación a 1080p con 30 fps de frecuencia de captura, aunque los resultados son algo contenidos, contrastando con los números por los que apuesta el terminal.

Software y programas incluidos

A decir verdad, hace bastante tiempo que por nuestras manos no pasaba un LG con Android de la categoría del Optimus L9, habiéndonos sorprendido la calidad y versatilidad alcanzadas con la interfaz propietaria del fabricante coreano. Y es que esta se muestra bastante ágil y sin que lastre en exceso la experiencia con el terminal, aportando un toque distintivo a todo el conjunto y con la sensación de tener un software  atractivo y con bastantes opciones incluidas de serie. Eso en cuanto a la interfaz y programas añadidos por LG, porque no podemos emitir la misma valoración positiva en el intrincado campo de la versión de Android. ¿Todavía con Ice Cream Sandwich y sin que haya intención de actualizarse? Esto no debería de ocurrir con un smartphone tan potente como lo es el LG Optimus L9, sentándole seguramente muy bien la inyección de fluidez que aporta Jelly Bean con su Project Butter.

Como hemos empezado hablando por la interfaz sigamos con ella. Este smartphone aporta un launcher habitual en los terminales de LG, siendo una modificación bastante profunda en el aspecto general de Android donde no hay nada reconocible en el estándar de Holo. Aun así, no nos parece tan exagerado como lo puede ser TouchWiz en Samsung, por ejemplo, ofreciendo detalles más ligeros y sin ahondar en controles complicados o modificaciones entre las que haya que bucear por el menú de configuración. Widgets atractivos, el reloj con el tiempo que muestra un aspecto visual impactante facilitando la lectura, diversa configuración para las transiciones entre escritorios donde podremos aplicar efectos llamativos, menú de aplicaciones sencillo con pestañas para todos las apps, las descargadas o los widgets, conectores rápidos en la barra de notificaciones que podremos editar para añadir las funciones que nos sean más prácticas… LG ha hecho un gran trabajo con su interfaz, ofreciendo un aspecto y funcionamiento razonablemente bueno.

Entre los programas exclusivos incluidos en este LG Optimus L9, debemos de hablar primero de QuickMemo, ya que este editor de notas nos permite su activación directamente desde la barra de notificaciones pudiendo anotar todo lo que se nos pase por la cabeza, dibujando directamente sobre la pantalla para después exportar las anotaciones. También dispondremos de un administrador de tareas accesible desde las últimas aplicaciones abiertas, una herramienta para realizar copias de seguridad, un sistema de intercambio de archivos mediante el WiFi Direct incluido en el móvil, su propio gestor de archivos, app para gestionar las etiquetas NFC y el intercambio de archivos por DLNA o la propia tienda de apps de LG SmartWorld, desde la que descargar directamente las aplicaciones a través de nuestra cuenta en LG. Sin duda, una pequeña cantidad de software que acaba resultando práctica, siendo todo un valor añadido al del propio sistema Android.

Y entramos aquí en el tema más espinoso en cuanto a software: dicho sistema Android. Como ya hemos dicho, el LG Optimus L9 se encuentra actualmente en la versión Ice Cream Sandwich 4.0.4, sin demasiadas garantías de que LG lo actualice, como mínimo, a Jelly bean. No queremos decir con esto que el smartphone se sienta torpe en ICS ya que, según habéis podido comprobar en esta review, y lo haréis también en el consiguiente análisis en vídeo HD, la fluidez es bastante notable en el móvil, adaptándose a las opciones que incluye de serie la versión de Android sin mayores problemas. Aunque seguimos sin entender la política de actualizaciones que marca LG, siendo algo que ya han constatado todos sus usuarios y de la que se han quejado amargamente. Desde luego, si LG quiere seguir teniendo presencia en Android debe de actuar sobre esto, sobre todo cuando su mayor contrincante, Samsung, parece haber adoptado una política de actualizaciones más eficiente.

Review en Vídeo HD

Antes de emitir nuestras valoraciones de este smartphone con Android Ice Cream Sandwich, lo mejor es que comprobéis con vuestros propios ojos cómo se comporta en funcionamiento, habiéndole realizado nuestra acostumbrada review y análisis en español con lo que creemos se necesita saber antes de la compra. Y ya os adelantamos que la sensación es realmente positiva, siendo el LG Optimus L9 un teléfono móvil que se ve y se siente muy bien en las manos. Además de resultar atractivo, compacto y muy fino para el hardware que posee en su interior.

Imagen de previsualización de YouTube

Conclusiones y valoración final

Tras haber pasado unas semanas con este LG Optimus L9 podemos concluir que se trata de un terminal excelente para todo tipo de usuarios, ya que posee la calidad y construcción suficientes como para contentar a cualquier segmento de ellos. Perfecto para redes sociales, suficientemente potente como para arrancar juegos de alta calidad gráfica, con una pantalla de buenas dimensiones y una resolución que favorece la calidad de imagen presente de manera innata, delgado y con un diseño clásico cargado de toques remarcables… Aunque con algunas carencias que no nos acaban de encajar en un terminal de estas características, como el hecho de no incluir un sensor de luz ambiental para así activar el brillo de pantalla automático, 4 GB escasos de almacenamiento interno que se consumen con unos pocos juegos descargados o, quizá, lo que nos parece más incomprensible: que LG siga abogando por su dudosa política de actualizaciones, saliendo de serie con Android Ice Cream Sandwich 4.0.4 y teniendo muy pocas opciones de subirse a Jelly Bean.

En el plano de la autonomía de la batería, podemos decir que este LG Optimus L9 cumple bastante bien con el cometido de aguantar el tipo durante una jornada amplia de trabajo, habiéndose mantenido sin problemas durante tres días sólo en stand by y con pocas notificaciones. También aguantó hasta 12 horas con uso moderado razonable, en el que han intervenido las redes sociales, pantalla encendida durante aproximadamente el 15 0 20 %, con reproducción de vídeo, navegación y algún juego ocasional. La batería del LG Optimus L9 no es para tirar cohetes, como ninguna en un smartphone, pero no podemos decir que tenga tendencia a dejarnos tirados, obteniendo un rendimiento de sus 2150 mAh que nos ha parecido notable.

En líneas generales, opinamos que LG ha hecho muy buen trabajo con el LG Optimus L9, siendo un smartphone que recomendaríamos a cualquiera a pesar de los problemas que ya hemos destacado. Muy elegante, fino, atractivo a la vista y cómodo en la mano, teniendo todos los números de convertirse en un smartphone con el dejarse admirar. Siempre según nuestra opinión, por supuesto.

1 comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here