Móvil:
Iván Linares

Reviewed by:
Rating:
5
On Jun 5, 2012
Last modified:Ene 27, 2016

Summary:

La más extensa Review del Samsung Galaxy S3 / SIII que se ha realizado. Más de 30 fotos, opiniones en 3000 palabras y un extenso vídeo en HD.

Si os gusta Android y todos los smartphones en los que va instalado, es imposible no haberse interesado por la última bestia parda en lo que a móviles se refiere: el Samsung Galaxy S3. Y ya sabéis que en Faqs Android llevamos desde que se lanzó toquetetando el nuestro, adquirido con la intención de sacarle el máximo de jugo a todo lo que el potente móvil de los coreanos de Samsung puede ofrecer. Y hoy ha llegado el momento de plasmar todo ese jugo en una completa review del terminal para averiguar si realmente merece la pena el desembolso de los casi seiscientos euros que vale libre, pudiéndose adquirir en alguna operadora desde los 99 euros. ¿Dispuestos a empezar con dicho análisis? Pues vamos con él.

Aspecto

Nada más sacar al Samsung Galaxy S3 de la caja, un embalaje completamente en blanco con el estilo minimalista que acostumbran a presentar últimamente todos los fabricantes, ya vemos que su diseño está pensado para ser lo más pequeño y fino posible teniendo en cuenta que que el resto del aspecto exterior del smartphone ha de adaptarse a la enorme pantalla de 4.8 pulgadas que es la que domina todo el frontal, dejando hueco a los botones de control de Android en la parte inferior y a la cámara delantera de 1.9 pulgadas en la zona superior, junto a los sensores de proximidad, de luz ambiental, altavoz para las llamadas y, algo inusual en Samsung y que realmente agradecemos, el LED multicolor de notificaciones situado en la esquina izquierda, que cambiará automáticamente según sea la aplicación que reciba actualizaciones.

En la parte inferior del frontal, vemos que la zona dedicada a los botones es mucho más fina que en modelos anteriores, con el botón de Home alargado y sobresaliente de la superficie apenas medio milímetro, con los botones de retroceso y menú táctiles situados a ambos lados, disponiendo de iluminación y siendo hápticos.

En lo que respecta al grosor, el Samsung Galaxy S3 posee 8,6 milímetros de delgadez siendo homogénea en todo su contorno,  con una banda lateral en gris que recorre todo el teléfono dando la sensación de que el móvil posee algo de curva en la parte trasera gracias a un grosor de dicha banda mayor en los laterales, cosa que resulta falsa ya que, en sí, todas las caras son paralelas. Eso sí: las esquinas son redondeadas y de contorno suave, dando sensación agradable y un agarre firme en las manos.

En lo que respecta a la parte trasera del Samsung Galaxy S3, la cámara destaca en la zona superior debido a sobresalir ligeramente, teniendo el altavoz a la derecha y el flash LED a la izquierda, sin más adornos que la marca Samsung serigrafíada debajo. En el lateral derecho encontramos el botón de volumen, en el lateral izquierdo el de Power, arriba nos encontramos con el habitual conector para auriculares y, en la zona inferior, el conector micro USB que, al igual que en el Samsung Galaxy S2, es MHL, lo que significa que también podremos conectar un cable HDMI gracias al adaptador para esa conexión vendido aparte. Y, aunque no hemos podido comprobarlo, parece ser que no es compatible con el conector del Samsung Galaxy S2, por lo que habría que comprar uno nuevo en el caso de que ya dispongáis de él.

El Samsung Galaxy S3 es completamente plástico, algo que quizá contraste con la gama alta a la que pertenece el móvil. Aunque es cierto que gana en ligereza, dando la sensación de que es mucho más “portable” de lo que podría parecer debido a su enorme tamaño. Los plásticos son de alta calidad aunque, al menos en el caso de nuestra versión blanca, algo brillantes y satinados, sin dar sensación de fragilidad y con la ventaja de que aguantarán cuando, si tenemos mala suerte, se nos caiga al suelo.

Hardware

Como era lógico, Samsung no iba a desaprovechar la ocasión de colocar en su terminal estrella lo más avanzado en cuestión de potencia de procesamiento y resolución de pantalla, siendo en estos dos aspectos donde principalmente destaca el Samsung Galaxy S3. Pantalla soberbia tanto en tamaño como en definición de 4.8 pulgadas y 1280X720 píxeles de resolución y densidad de 306 dpi, algo que realmente asombra al primer vistazo aunque tenga el supuesto aspecto negativo de la organización de los subpíxeles en Pentile, siendo un panel que sigue la estela que merece un terminal de alta gama: Super AMOLED Plus, con un brillo excelente que permite, incluso, usar el móvil bajo la luz del sol y unos colores realmente definidos y con alto contraste. Sólo el propio tamaño empaña la calidad de la pantalla, sobre todo si sois de los que acostumbra a usar el teléfono con una sola mano: no podréis alcanzar con el dedo gordo a todo el frontal cómodamente.

En el apartado de procesamiento puro y duro, los cuatro núcleos del procesador Exynos montado por Samsung se notan desde el primer arranque, minimizando la carga del sistema operativo, cualquier aplicación o juego y, sobre todo, el uso de la multitarea, ya que sus 1.4 gHz Quadcore pueden con todo, incluso para reproducir vídeo mientras usamos el resto del Samsung Galaxy S3 sin que se note en ningún momento ninguna ralentización. Eso sí: la tendencia a calentarse también es destacable, sobre todo si tenemos TouchWiz funcionando con todos sus funciones, como los gestos, S Voz y las aplicaciones propias de Samsung. Con lo que ello supone, ya que su GB de RAM se queda irremediablemente pequeña en muchas situaciones, llegando, incluso, a redibujarse continuamente el launcher cuando pulsamos el botón Home saliendo de las aplicaciones.

En el plano de la memoria interna, este terminal dispone de tres versiones diferentes de almacenamiento: 16, 32 o 64 GB, con opción a ampliar dicha capacidad hasta 32 GB más mediante tarjeta SD Card micro. Samsung no incluye ninguna en el paquete, por lo que, de necesitarla, hay que colocar una SD propia.

En cuanto al resto de hardware del Samsung Galaxy S3, este destaca por la inclusión de la red de satélites Glonass rusa junto al sistema habitual GPS de posicionamiento, lo que consigue una rapidez bastante notable cuando una aplicación necesita saber nuestra situación, proyectando el camino de forma precisa. También se incluye NFC, algo que no hemos podido probar, pero que promete grandes velocidades de intercambio de archivos entre dos Samsung Galaxy S3 con sólo tocarse, unido a la conexión WiFi-Direct. También destaca el LED de notificaciones, como hemos reseñado antes, ya que facilita el conocimiento de las alertas incluso aunque el móvil esté en silencio. El sonido es bastante bueno aunque carece de opciones nativas de ecualización, disponiendo de radio FM, pudiendo escucharse por los auriculares intrauriculares incluidos en el paquete o los que ya tengamos, por Bluetooth gracias a la conexión 4.0 incluida que promete una gasto significativamente menor con respecto a otras versiones o, gracias a su altavoz situado en la parte trasera, también podremos reproducir multimedia a través de él, oyéndose con suficiente potencia aunque, quizá, no con excesiva claridad. Además, al estar en la parte trasera del móvil, el sonido se distorsiona si este se encuentra sobre una superficie, además de que perderemos potencia a la hora de ver una película en modo horizontal, por ejemplo.

Software

En el apartado de aplicaciones es donde, quizá, más se ha esmerado Samsung por conseguir una gran experiencia de usuario, failitándole el proceso de manejar su smartphone en cualquier lugar y casi de cualquier forma. Y es que, sumado a la gran cantidad de gestos que podremos efectuar sobre el móvil para realizar una tarea concreta, la aplicación S Voz incluida en el sistema amplía enormemente las posibilidades del reconocimiento de la voz y el manejo del Samsung Galaxy S3 a través de esta. Siendo sinceros, S Voz tampoco es una función que vayamos a estar utilizando constantemente, pero lo cierto es que funciona bastante bien, reconociendo las palabras con exactitud e incluyendo un vocabulario bastante amplio ante el cual reaccionará. Con sólo hacer doble click sobre el botón Home, S Voz hará aparición preguntándonos qué queremos hacer. Abrir Twitter, encender WiFi, actualizar Facebook, enviar SMS, buscar en la web o, algo muy logrado, abrir la cámara y controlarla. Se acabó el temporizador, la cámara disparará a distancia con sólo decirle “disparar” o “patata”, algo que sí que resulta bastante práctico.

Mención aparte merece TouchWiz, ya que, aunque sí presenta una clara evolución con respecto a versiones anteriores, no acaba de tener la versatilidad y funciones de otros launchers extendidos en Ice Cream Sandwich. Por ejemplo, no se entiende que Samsung no incluya la creación de carpetas con sólo poner un icono sobre otro y tengamos que crearlas manualmente, algo que incluye ICS de forma nativa. Aún así, TouchWiz funciona de forma fluida incluyendo opciones tan atractivas como el redimensionado de widgets o la ocultación de aplicaciones, siendo un launcher atractivo y funcional que colmará las necesidades de la mayor parte de usuarios.

Respecto al resto de programas incluidos en el Samsung Galaxy S3, podemos destacar los habituales hubs de música, juegos, redes sociales o vídeo, con opción a descargar películas aunque todavía no está disponible en España. También la aplicación de notas S Memo, habitual en el Samsung Galaxy Note. La tienda de aplicaciones propia de los coreanos, Samsung Apps, también está presente, además de los servicios de localización del móvil en caso de pérdida o de robo.

Cámara

Un apartado que no puede faltar en ningún análisis de móvil es el de la captura y uso de la cámara, siendo algo que no se ha despreciado en ningún momento en este Samsung Galaxy S3 ofreciendo un calidad sobresaliente tanto en tomas de fotografía como de video. Y no sólo por la lente, ya que este nuevo smartphone monta una de parecidas características a la de su hermano el S2, con un sensor de 8 megapíxeles que tiene mejores medidas de abertura situándose en los f/2.6. Pero es en el terreno de la velocidad donde destacan sus cámaras, ya que podremos fotografiar casi sin dejar de pulsar en el botón, comprimiéndose y guardándose casi en tiempo real gracias a la capacidad de procesamiento de sus cuatro núcleos.

Podremos disparar ráfagas de hasta 20 tomas seguidas, con una opción añadida de “Mejor disparo” con la que el móvil hará 8 tomas eligiéndose automáticamente cuál de todas ha salido mejor, dándonos la opción de guardarla o elegir otra del grupo. Sin duda, una demostración palpable del potencial de este terminal. Además, el Samsung Galaxy S3 incorpora una cámara delantera de 1.9 megapíxeles con la que utilizar la videoconferencia o el desbloqueo facial, ofreciendo menos opciones de software que la lente trasera a la hora de fotografiar, aunque casi la misma rapidez.

El número de opciones de disparo es realmente alto, desde los modos habituales de panorámico, movimiento, macro, detección de sonrisas, valores de exposición, valores de blancos… a un nuevo modo HDR, mediante el cual realizará una captura prolongada aplicando el “alto rango dinámico” a una copia de la foto realizada, guardando ambas en la galería.

Y en el campo del vídeo tampoco se queda atrás, ya que incluye la grabación en 1080p a 30 fps, dando como resultado unos vídeos de alta calidad y con movimiento suave y sin saltos, algo de lo que pecaba su hermano el S2. Además, podremos realizar fotografías mientras grabamos vídeo, guardándose en la galería sin que se entorpezca en ningún momento la grabación.

Análisis en vídeo HD

Lo prometido es deuda, aquí va nuestro vídeo análisis del Samsung Galaxy S3 en HD, esperamos que os podáis hacer una idea más en profundidad de cómo funciona y qué rendimiento ofrece este magnífico terminal que estamos analizando hoy. Sin duda, uno de los más completos smartphones que han pasado por nuestras manos, y por eso también uno de los más extensos análisis que hemos hecho hasta el momento, 20 minutos de vídeo.

Autonomía

Llegamos al punto critico de cualquier smartphone, sobre todo en aquellos que apuestan por la potencia como principal característica. Todos sabéis que resulta complicado pasar más de una jornada lejos de un enchufe, sufriendo idéntica angustia con el Samsung Galaxy S3. Lo cierto es que su batería de 2100 mAh tampoco debería de resultar justa sobre el papel, pero a nivel de uso se acaba quedando pequeña, necesitando recargarla a menudo si tenemos activados todas las opciones que nos ofrece el móvil.

Normalmente hay que determinar qué es lo que activamos o desactivamos, siendo aún más patente en este terminal. Así, y sacándole el máximo rendimiento con S Voz, todos los gestos, aplicaciones y notificaciones de redes sociales, Samsung Apps y el resto de Hubs, la autonomía nos ha llegado a las cinco horas justas haciendo un uso intensivo del móvil. Por intensivo significa el uso que le daría alguien que lo utiliza por primera vez, llevando al estrés al teléfono y reduciendo con ello aún más esas cinco horas.

Aunque claro, cuando te habitúas al Samsung Galaxy S3 y también el sistema se asienta a nuestro uso, la vida útil de un ciclo de carga aumenta, llegando con dificultad a las 8 o 9 horas. Es aquí cuando entra nuestro afán de optimización, ganando bastante más tiempo si eliminamos S Voz y restringimos el “modo despertar” del teléfono así como las notificaciones, gestos, el tiempo de recarga de widgets, los propios widgets y procedemos a congelar aplicaciones en segundo plano de Samsung mediante ROOT en el móvil y Titanium, ganando hasta las 11 horas, casi desde las 6 de la mañana hasta bien entrada la noche. Eso sí, siempre con un uso excesivamente racional del teléfono, lo que acaba empañando la diversión con él.

También hay que hacer especial mención al “Modo de ahorro de batería” incluido de serie en el Samsung galaxy S3, con el que se consigue una buena optimización del uso del teléfono sin sacrificar en exceso su rendimiento. Así, una vez lo activemos yendo directamente a Ajustes/Ahorro de energía, el propio móvil se encargará de limitarse en función de aquellos parámetros que le hayamos determinado, pudiendo limitar automáticamente la velocidad del procesador, la energía de la pantalla, colores o la sensación háptica, ganando con ello desde unos minutos hasta un par de horas, dependiendo de con qué nivel de carga lo activemos.

Conclusiones

Resulta bastante difícil dar unas valoraciones finales cuando se tiene en la mano un móvil de la categoría del Samsung Galaxy S3. En principio, resulta más que recomendable si lo que se busca es un terminal de alta gama y altas prestaciones que no vaya a quedarse anticuado en poco tiempo, ya que eso es algo que, con la potencia de su procesador y resolución de pantalla, queda garantizado. Otra cosa es la RAM, ya que es demasiado justa para un móvil de estas características. Aun así, no hemos tenido problemas en este aspecto, funcionando todo de perlas y con una suavidad y fluidez más que notables.

Ya hemos dicho que el Samsung Galaxy S3 es grande, aunque no basto. Encaja bien en las manos y no se hace incómodo al sostenerlo, aunque no ocurre lo mismo al usarlo con una mano. Con el dedo gordo no se llega a toda la superficie de la pantalla, lo que resulta difícil a la hora de escribir o tocar un icono del otro extremo. Algo que se acentúa conforme la mano sea más pequeña, dificultando el manejo. Pero su ligero peso facilita el sostenerlo cómodamente, dando cierta sensación de fragilidad. Aunque no en todo en móvil: al tener un tratamiento Gorila Glass, la pantalla del Samsung Galaxy S3 se ve y se palpa resistente, unido a una respuesta rápida y precisa de cada pulsación.

Este es un teléfono en el que todo arranca rápido y funciona más que correctamente, estando especialmente indicado para los más jugones y aquellos que buscan más espacio en la pantalla a la hora de usar sus aplicaciones. Y es que la resolución es uno de los puntos más favorables, presentándose en pantalla unos contornos bien definidos que no acusan de pixelado, siendo todo un deleite para la vista. Aunque claro, no todas las aplicaciones funcionan con el Samsung Galaxy S3, quedando a medio camino entre las que están diseñadas para tablets y para móviles. Habrá algunas que funcionen en una tablet y también en el S3, mientras que otras no lo hacen en este último y, lo que es peor, tampoco arrancan las específicas para móviles, debido a una alta resolución que aún no está extendida en el Google Play Store.

¿Resulta recomendable? Totalmente, siempre que se disponga de tal cantidad de dinero. Aunque quizá no supere al que actualmente es su contrincante más directo, el HTC One X, quedando por debajo en lo que a construcción se refiere. Pronto analizaremos a los dos juntos, pero, mientras tanto, podemos decir que este Samsung Galaxy S3 es un digno ganador en lo que a smartphones con Android se refiere. Tanto si está en un primer puesto como en un segundo…

Pros y contras

Ventajas

+Gran calidad y resolución de pantalla.
+Potencia y fiabilidad en todo momento.
+Precisión y rapidez de respuesta táctil
+LED de notificaciones.
+Cámara con altas prestaciones.
+Rapidez de posicionamiento gracias a la inclusión de Glonass.
+Modo de ahorro de energía.
+Gran cantidad de gestos para controlar el móvil.
+S Voz.

Inconvenientes

-Duración justa de la batería.
-Sólo 1 GB de RAM.
-Construcción plástica.
-Complicado de usar con una mano.

18 comentarios

  1. No quiero desaprovechar la oportunidad de ser el primero en comentar. menudo análisis. Y creía que los míos eran largos 😀

    Sobre el móvil, impresionante en todos los aspectos, pero sigo con la sensación de que el HTC One X es equivalente, algo que no pasó el año pasado cuando se lanzó el SGS2.

  2. Yo estoy contigo con lo del HTC One X. De hecho, le hice un Quadrant al Samsung Galaxy S3 y este quedaba por detrás del HTC. Aunque creo que Samsung ha conseguido un equilibrio mejor entre hardware y software, teniendo detalles que son realmente significativos: como los gestos o algunos controles de S Voz. Lanzar fotos a distancia con sólo decir “patata” es una caña. 😛

    • Amigo, informate bien y revisa los benchmarks de youtube. Galaxy s2 actualmente le saca por lo minimo 500 puntos en Quadrant al One X.

      • Que yo sepa, no digo en ningún momento nada que dé a indicar que el Samsung galaxy S3 es superior al HTC One X en Quadrant. Los datos que aparecen en la aplicación no los he puesto yo, son los que recupera Quadrant de su base de datos. Aunque bien es cierto que el vídeo no está grabado en la situación normal, ya que tenía la opción “ahorro de energía” marcada en el Samsung Galaxy S3, lo que explica ese descenso en puntuación.

  3. Enhorabuena por el análisis Iván. Está claro que el SGS3 es un pepino de los buenos… aunque también coincido en la calidad del modelo de HTC. Yo me quedaría con el peor de los dos sin discusión 😛

    • Pues va a ser difícil dividirse entre el peor… Espero que en los próximos días podamos realizar un cara a cara entre el HTC One X y el Samsung Galaxy S3… 😀

    • No sé quién te habrá dicho que se cuelga, pero a mí todavía no me ha pasado. Y te aseguro que no le doy el ritmo de una persona normal. 😉
      Todo depende de tu uso. Si tienes suficiente como para comprarte uno u otro, ve a por el Samsung Galaxy S3 sin dudarlo. Si no puedes permitirte tanto y ya te va bien un móvil algo inferior (en potencia y resolución de pantalla sobre todo), el Samsung Galaxy S2 te irá perfecto.

  4. Holaa. Tengo u sgs2 y me qiero comprar el s3 ya qe este qe tengo ya es el segundo cambjo qe le hago por las fallas de la placa del cel.. Ahora no me reconoce cuando lo enchufo a la pc y qeda como si estuviera cargando cua do esta desenchufado.. Mi pregunta es la siguiente: es verdad qe calie ta demasiado la bateria? Mas qe el s2?. Es mejor el razr por el tema de los materiales con los qe esta construido? Y creo qe va a salir un atrix 2 y un razr2 ose si me conviene esperar.. Este tengo qe cambiarlo si o si. Nose si me conviene aguantar un poco mas y pagar la diferencia y comprarme el s3 o qedarme con el s2… El motor grafico es el mismoo?

    • El Samsung Galaxy S3 ha dejado de calentarse como lo hacía al principio con las actualizaciones más recientes. Evidentemente, si utilizas alguna aplicación que necesite potencia se te va a calentar, pero no más que otros terminales. Respecto a la diferencia de materiales… Es cierto que el Razr está mejor construido, normalmente Motorola suele cuidar mucho ese aspecto. Aunque el Samsung Galaxy S3 está mucho más extendido, lo que a la larga resulta más beneficioso en temas de Roms o aplicaciones específicas. Respecto a si merece la pena esperar… Pues depende, ya que siempre estará a punto de salir un terminal más potente. Hoy por hoy el Samsung Galaxy S3 tiene mucha vida por delante, aunque también el S2. También el S3 le gana en el apartado gráfico, además de tener el doble de procesadores dispone de una GPU más avanzada.

  5. Tengo uno, y acabó de descubrir que tres páginas admite nada más el sms, luego pasa a multimedia, eso es una garchaaaa

  6. hola acabo de enterarme de tu pagina web y la verdad es que me parece genial no sabia de mas personas interesadas en estos temas, aqui tienes un nuevo lector que seguira visitandote a diario.

  7. Tengo un problema con mi S3. Al intentar usar la cámara frontal se cuelga la app de la cámara y no hay forma de volver a utilizarla a menos que resetee el aparato a sus configuraciones iniciales… Es decir, creo que la cámara frontal no sirve… A alguien le ha pasado? No es posible devolverlo porque lo compré fuera del país. Saben si tiene arreglo ='( ='(

Deja una respuesta