Era cuestión de tiempo que ocurriese algo así. Esta frase es la que se suele usar en situaciones en las que algo que se viene cociendo finalmente ocurre, y casi siempre es en tono negativo. Reconozco a título personal que con Samsung tengo una extraña relación de amor-odio, aunque se vuelque más hacia este último punto. Mientras que sus gamas bajas y medias me parecen un batiburrillo indescifrable cuya tarea debería encomendarse al mismísimo Indiana Jones, con sus gamas altas tengo sólo sensaciones encontradas. Buenos Galaxy S, aunque poco diferenciados, y brillantes Galaxy Note, los líderes merecidos del sector. Hasta que les dio por volver a experimentar con las pantallas curvadas. Porque era cuestión de tiempo que ocurriese algo así.

No satisfechos con el poco éxito del Galaxy Round, desde la factoría coreana nos han traído los Note Edge y no se les ha ocurrido una idea mejor que colocar la versión de 64 GB a 999 euros. Sí, habéis leido bien.

La locura del Rey Samsung, el precio del Note Edge

999 euros. Que son 1000, por más que el marketing exija jugar con las cifras acabadas en 9 para que los productos nos parezcan más baratos de lo que son. Esto ha sido lo último que se ha perpetrado desde Samsung. Y por si no fuese suficientemente extravagante, por llamarlo de alguna manera poco hiriente, el precio se ha asignado a uno de los terminales más controvertidos de la historia del fabricante. Porque mientras que al Note 4 se le auguran unas espectaculares ventas, con el Note Edge se es cauto, se tiene el cuidado de quien ve surgir un producto arriesgado, peculiar, y busca comprobar qué acogida puede tener en el mercado. Con 1000 euros para el modelo de 64 GB, confío en que Samsung no espere vender muchas unidades.

Apple juega la partida del lujo con sus dispositivos y sus precios siempre son elevados. No entraré ahora en si merece la pena o no pagar por un iPhone lo que Apple pide por él porque creo que esa partida se debe jugar en otro sitio, y posiblemente haciendo participar a opiniones no del todo populares. Baste decir que son sistemas distintos y una cuestión personal. No obstante, Apple vende casi por castigo y se lo ha ganado a lo largo de los años. Fin de este tema. Samsung, por su parte, parece haberse cansado de competir con el resto del mercado Android ya que ahora sólo mira hacia Cupertino. Si antes ya había sospechas, con el Note Edge lo ha confirmado finalmente.

Diferencias de precio entre Android e iOS en febrero de 2014

Resulta curioso que mientras casi todo el parque de fabricantes Android trata de adaptar sus precios a la baja, con mayor o menor fortuna y excepciones como HTC o Sony, en Samsung parecen condenados a la locura de quien es Rey durante tanto tiempo que empieza a competir contra contrincantes imaginarios. Porque seamos sinceros, si Samsung se dedicase a hacerse con la cuota de Android ganaría bastante más que perdiendo el tiempo que pierde no quitándole el ojo de encima a Apple. Y copiando todos sus patrones.

Se esperaba que el precio del iPhone 6 Plus fuese desorbitado. Y ahora viene Samsung y hace esto. Éste es un artículo de opinión y yo no vengo a decirle a nadie en qué gastar su dinero, como no quiero que nadie me diga en qué gastar el mío. Pero culo veo, culo quiero. Ah sí, pues yo más y cualquier dicho o expresión que queramos utilizar encajará como anillo al dedo en esta situación. El precio del Note Edge bajará, como bajan todos los Samsung. Y en poco tiempo, el Note Edge será más barato que iPhone 6 Plus y todo lo que queramos. Eso no borrará el hecho de que en Samsung han cometido una locura. La locura del Rey Samsung.

3 comentarios

  1. Pues a mí me parece que en Samsung han pecado de modositos. Un precio demasiado timorato y recatado. Más que nada, porque si te paras a pensar, con qué otro terminal vas a comparar el Note Edge? La calidad superlativa de un Note 4 (incluido el maravilloso S-Pen), la potencia bruta de un SnapDragon 805, la calidad de pantalla Quad HD con Super-Amoled, más la primicia mundial de la pantallita lateral.

    La exclusividad que supone la suma de todos esos ingredientes es tan insultante en el mercado actual de móviles, que la competencia directamente ha sido aniquilada, arrasada desde los cimientos, ha dimitido. Se limita a reirse nerviosamente y negarlo todo con la cabeza. Ya han pasado las principales Ferias de este año. Algún terminal que pueda hacer sombra al Note Edge? Ni hay ni se le espera. No creo que lo haya ni en todo el 2015.

    Ahora vamos a imaginar: Tengo un nivel económico alto, hace muchos años que estoy acostumbrado a lo mejor, tengo que hacer un regalo de alto nivel a una persona muy especial, pero me fastidia que al cabo de tres meses de adquirir un terminal, hasta la chacha me viene con el mismo móvil que el mío (aunque sea pagando la mitad).
    Solución? Esa misma que estás pensando. Note Edge a 999 €.(Un precio mucho más adecuado, apelando a su faceta ostentosa y de dominio aristocrático, hubiera sido 1.599 €)

    Todos los “early”, desarrolladores, consumidores exigentes y frikis varios irán a por la opción racional: el Note 4.

    Por eso el Note Edge es exclusivo ahora, y lo seguirá siendo dentro de 2 años.
    Samsung, a qué esperas para sacar una funda View Cover chapada en oro que resalte aún más ese perfil luminoso, único e inconfundible??? Por Diosssssss, sácala antes de tres meses, antes de que tenga que sufrir nuevamente la cara de satisfacción vengativa de mi asistenta con su Note 4!! (Encima la muy condenada lo sabe usar mejor que yo…)

Deja una respuesta