Esto que os vamos a contar es un ejemplo más de un fabricante, Samsung, que parece haber perdido el control en todos los niveles de su catálogo. Sabréis que desde que se presentó el Samsung Galaxy S5 se viene hablando de un modelo superior, un S5 Prime que llegaría al mercado tan pronto como el Snapdragon 805 estuviese disponible. Costumbre ya habitual, por cierto, la de renovar las gamas siempre que un procesador relevante llega al mercado.

Este S5 Prime acabó plasmado en un modelo fabricado para Corea y llamado Samsung Galaxy S5 LTE-A con características impresionantes, sólo igualadas a nivel internacional por el LG G3. Hablamos del nuevo procesador además de una pantalla QHD de 2560×1440 que prometía una visualización excelente. Hay que tener en cuenta que este QHD llegaría embutido en sólo 5,1 pulgadas así los 576 ppp de densidad de pantalla. Realmente impresionante.

Galaxy S5
El Galaxy S5 LTE-A fue anunciado en el mes de junio y a todos nos apenó que su lanzamiento fuese limitado. Sólo lo disfrutarían en Corea y aunque no hubo una negativa tajante ante la cuestión de su internacionalización futura, las posibilidades eran pocas. Ahora, dos meses después, surgen las primeras noticias acerca de este hecho. El Galaxy S5 LTE-A puede llegar, y parece que lo hará, a Europa. No se habla de otros mercados, sólo de Europa. ¿Cuál es el problema realmente? El problema es que sus principales características serán suprimidas. El smartphone será mutilado hasta el punto de que no se entiende entonces el por qué de mantener su nombre en una llegada futura a Europa. Si no es el mismo teléfono cuando llega, ¿para qué lo llamas igual? Y la siguiente cuestión es, ¿para qué lo traes?

¿Recordáis las dos características que mencioné al principio del artículo? Exacto, el procesador Snapdragon 805 y la pantalla QHD. Pues esas dos no llegarán a Europa. Así de sencillo y así de absurdo. La pantalla QHD se convertirá en una pantalla FullHD por lo que volveremos a encontrarnos frente a la pantalla del S5 pero con otro nombre. El procesador Snapdragon 805 será sustituido por un Exynos de ocho núcleos. Cuando en Europa queremos Snapdragon, Samsung nos manda un exynos.

Si a esto le sumamos algunos de sus últimos terminales inexplicables, como el Galaxy S3 Neo o un nuevo Galaxy Alpha que nos pretende vender una pantalla HD por 600 euros, realmente da qué pensar. Ya sabéis que soy muy crítico con Samsung desde hace tiempo aunque no dudo en alabar su buen trabajo cuando es necesario. El Galaxy S5 me parece un magnífico dispositivo, como también me lo parece el Note 3 y seguramente me pase igual con el Note 4. ¿Este Galaxy S5 LTE-A mutilado que pretenden traer a Europa? Me parece completamente absurdo. Otra cosa, por cierto. También me parece innecesario.

1 comentario

  1. Yo pienso que si la bateria es igual de grande, no es tan grave, eso de que europa quiere qualcom, no se porque lo dices, ese exynos quizá sea igual o mejor, en potencia,y respecto a la pantalla, yo personalmente hasta que no me demuestren que es necesaria esa resolución en un móvil, veo mejor menos resolución y más duración de la bateria…

Deja una respuesta