Samsung Gear S2: evoluciona, pero sigue sin convencer

Samsung presenta la segunda versión de su reloj con Tizen: el Samsung Gear S2. La evolución salta a primera vista: ahora es redondo. Pero ¿convencen el resto de cambios?

2

Se le esperaba tras la primera versión, y ya ha sido presentado en la IFA: el Samsung Gear S2 es tan redondo como oficial. Bueno, no se ha presentado oficialmente en la IFA (un poco antes) y no es “redondo” más allá del aspecto circular de su esfera, evolucionando a nivel estético mientras lo hace también a nivel de software; más tímidamente de hardware, quitando el hecho de su apariencia. Y, tras tener varios meses de experiencia con la primera versión del smartwatch de Samsung, y haber probado también los Samsung Galaxy Gear y el Gear Live con Android Wear (junto a otros Android Wear), daré mi valoración personal acerca de lo que espero del Samsung Gear S2. Y no es demasiado, ya lo anticipo.

Samsung Gear S2: evoluciona, pero sigue sin convencer

Por más que hayan habido numerosas críticas al diseño gigantesco del Samsung Gear S original, y de que muchos comentarios negativos se lo llevase la integración de Tizen en el smartwatch en detrimento de Android Wear, he de decir que la experiencia con el reloj en su primera versión es bastante buena. Siempre a nivel personal, por supuesto: además de ofrecer las funciones que da cualquier Android Wear (actualmente tengo uno en la muñeca y los he probado casi todos), es capaz de instalar aplicaciones para funcionar de manera autónoma incluyendo su propia SIM con la que llamar por teléfono o acceder a internet sin la necesidad de tener el teléfono. Parecen usos alejados de un smartwatch, pero pronto se convierten en una manera de salir más cómodamente de casa sin el estrés de olvidarte el smartphone.

Samsung Gear S2: evoluciona, pero sigue sin convencer

Son valoraciones personales, pero, más allá del tamaño exagerado (es imposible no criticar este aspecto), el Samsung Gear S supuso una buen punto de inflexión de la marca dentro de los smartwatch. Ahora bien: Samsung acumula de serie una gran dejadez hacia todos los productos experimentales que fabrica. O lo que es lo mismo: el Samsung Gear S (igual que los primeros Gear, las Gear VR y otros productos propios) siempre ha acusado de soporte por parte del fabricante así como de aplicaciones y actualizaciones. Samsung es muy dada a dejar de lado a sus dispositivos antiguos; por lo que, con un software que apenas se usa, y con un parque muy limitado de usuarios, Tizen no es, precisamente, el sistema operativo a elegir si queremos tener acceso a apps, juegos y software capaz de mantener en el tiempo nuestra inversión. Y no parece que esto vaya a cambiar con el Samsung Gear S2.

Samsung acostumbra a dejar sus experimentos de lado pasando rápidamente a una nueva versión

Lo vuelvo a recalcar: a pesar de las críticas, el Samsung Gear S, wearable de gama alta que pretendió cambiar las normas dentro de este segmento incluyendo un hardware de alta calidad junto a un software capaz de economizar la batería, es un excelente smartwatch. Y no me cabe duda de que el Samsung Gear S2 también lo será. Con una pantalla redonda de 1,2 pulgadas y 360×360 píxeles que sigue siendo Super AMOLED (la rectangular y curva original es un lujo verla), procesador de doble núcleo a 1 GHz, 512 MB de memoria RAM, 4 GB de almacenamiento interno, Bluetooth, WiFi, NFC… Y con los habituales sensores: acelerómetros, giroscopio, sensor de luz ambiental, barómetro y sensor de ritmo cardíaco.

Samsung Gear S2: evoluciona, pero sigue sin convencer

Habrán tres versiones del Samsung Gear S2: el S2 clásico (con estilo orientado al público más tradicional) y el S2 normal con un aire más deportivo. Además de incluirse un tercer modelo de Samsung Gear S2 que traería compatibilidad con redes móviles 3G (siguiendo la trayectoria autónoma del Gear S original) y una batería algo superior: 300 mAh frente a los 250 mAh de los modelos sin 3G.

El Samsung Gear S2 seguirá teniendo su propia SIM. Pero habrá que elegir el modelo concreto

He de reconocer que esta nueva versión pinta bastante bien: el diseño redondo le queda mejor a un reloj por más que sea smartwatch (aunque la funcionalidad no resulte tan práctica), aprovechándose la corona de la esfera para utilizarse como rueda de selección. Además, el Samsung Gear S2 incluye botón de Home y de retroceso, por lo que podremos manejarlo casi al 100 % sin tocar su panel táctil. ¿Merecerán todas estas novedades el precio que pida Samsung en primera instancia? Ésa es la gran pregunta, aunque yo anticiparía que no. Y me reafirmo en mi opinión tras la experiencia con los productos experimentales del fabricante: a pesar de la excelente calidad en hardware, software y diseño, la falta de aplicaciones, de compatibilidad con otros Android ajenos a Samsung y de novedades en las propias funciones del smartwatch vía actualización lastrarán la experiencia de usuario. Por más que yo esté deseando probar este Samsung Gear S2, claro.

¿Qué opináis vosotros? ¿El diseño os convence lo suficiente como para apostar por el Samsung Gear S2 o preferiríais un smartwatch con Android Wear? ¿Aún veis demasiado verdes los relojes inteligentes?

2 comentarios

  1. Buenas.
    Os voy contar un poco mi experiencia con Gear S de casi un año. Porque el Gear S2 es parecido en todo menos en el aspecto, con los que os contaré os ayudará a decidir si lo compráis o no y que modelo (yo comería el que se le puede meter una micro sim y usarlo autónomo, aunque sea más caro, merece la pena el gasto extra, abajo os explico el porque)
    Yo soy deportista, cuando salió el Gear S, lo cogi después de probarlo muy bien y puesto que su GPS es tan preciso como el del mi antiguo Garming (la precisión es algo fundamental para un deportista), siempre con la app S health (buenisima y super precisa), pues la de Nike es muy imprecisa y la de Endomondo no es autónoma (no funciona sin el movil).
    Aunque la app S Health es buenisima, echo de menos una app más configurable y especifica para hacer deporte con GPS
    Porque lo compre?
    1 Porque era mi cumpleaños y el diseño me encanta, no me gustan los relojes redondos y tradicionales, ah lo de abultar que sepáis que abulta mucho menos que el reloj Garming que tenia y que la mayoría de relojes con GPS, otra ventaja, los relojes GPS y con pulsometro integrado en el propio reloj son mucho más caros.
    2 Cuando salgo a hacer deporte, normalmente voy por monte, por lo cual llevo el móvil (note 3, es demasiado grande) o cojo un dispositivo autónomo. Nunca se sabe cuando haces deporte aislado (esqui, senderismo, running, etc) si te puede pasar algo. El otro día mi tío salio a correr tropezó y cayó cuesta abajo clavando se unas ramas, diagnóstico rotura de costillas. Llevaba un móvil pequeño con un brazalete, si no llevará móvil, que seria de él? Ese es el mejor motivo para comprarlo que tuve. Mi salud y mi vida.
    3 La autonomía y diseño. Me parece precioso, abulta menos de lo que parece en las fotos. Poder usarlo con micro sim, sin móvil, poder leer los SMS, email wasap y contestarlos desde el reloj escribiendo o hablándole al reloj (Kitt). La batería con el GPS funcionando continuo dura 6 o 7 horas seguidas, si además del GPS le ponemos el pulsometro dura 5. Su uso normal sincronizado al móvil como si fuera el Gear básico (es super útil, el móvil lo tienes sin sonido, no necesitar sacarlo, puedes hacer todo desde tu gear s) dura mas de 5 días apagando lo por la noche (por la noche lo quito, pues podría darle un golpe durmiendo).
    3 Se puede mojar (sudor)
    4 GPS. Para el deporte y para usar mapas y guiarte sin necesidad de 3, te puedes descargar los mapas mundiales gratis.
    5 Pulsaciones. Me parecía una tontería, pero ahora veo que es super útil para tenerlas controladas y entrenar perfectamente.
    6 El cargador, trae una carga completa para una emergencia.

    Ahora los contras:
    1 El cargador, es un coñazo ponerlo a cargar por el diseño de cargador.
    2 Cómo se menciona arriba las app van saliendo muy lentas, aunque hay muchas Buenas, pero pocas de uso autónomo que es lo que más importa.
    3 No existe protector de pantalla.
    4 Las app de manejo de GPS son muy lentas localizando la señal de GPS, deberían optimizará un poco, porque el GPS si es muy preciso y potente.
    5 Las envidias que atraes, jaja.
    Es que ya no se me ocurren más contras, jaja

    Espero que os haya gustado mi experiencia y os sirva para decidiros si comprarlo o no, para mi valió la pena, lo uso a diário, sin embargo u a pulsera de movimiento que tuve me aburrí de ella, era u coñazo, mi padre tuvo un reloj con Android Wear y lo tiene por ahí olvidado. Tizen tiene que mejorar, aunque el reloj si vale la pena, la libertad y calidad que tiene no la da ningún otro reloj del mercado, incluso si quieres no necesitas el móvil, salvo para instalar app, después de instaladas, puedes usarlo sin móvil perfectamente.

  2. Pedazo de comentario, Braulio. Mil gracias por tomarte tu tiempo. 😉

    No tengo mucho más que añadir: tu uso y tus esperanzas puestas en el Samsung Gear S son idénticos a los míos. Lo compré básicamente para no tener que ir con el móvil a correr (tengo un Sony Smartwatch 3 por lo mismo), pero me acabé cansando de lo complicado que era adquirir señal antes de salir. S Health va bastante bien, pero no puedes exportar los datos a ninguna parte; con lo que, si utilizas alguna otra app desde siempre donde acumulas los entrenamientos (Endomondo en mi caso), estás fastidiado. Y el sensor cardíaco mejor que no lo integrase: una buena decepción por su imprecisión.

    A mí me sigue pareciendo uno de los mejores smartwatch que existen. Creo que la evolución en aspecto en el Gear S2 es positiva, pero habrá que ver realmente cómo se comporta en la muñeca. Y, ante todo, no me fío absolutamente nada del poco empeño que le pone Samsung a sus experimentos más allá de la gama Galaxy.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here