No cabe duda de que el Sony Xperia Z de principios del pasado 2013 ha dejado huella en Samsung. Tras su lanzamiento y puesta a la venta llegó el turno al Samsung Galaxy S4 en el mes de abril y no llegó solo sino con un Galaxy S4 Active que era, básicamente, el mismo modelo que el Galaxy S4 original con la certificación contra polvo y agua que portaba el terminal Xperia, haciendo al modelo surcoreano sumergible y resistente al polvo.

Desde entonces han sido muchos los rumores que han relacionado al Galaxy Note 3 con una versión Active e incluso en las últimas semanas se hablaba de que el S5 también tendría su gemelo sumergible, aunque podría darse el caso de que Samsung estuviese pensando eliminar las duplicidades y convertir sus gamas altas en terminales resistentes a los elementos.

galaxy-s5

Según parece, Samsung habría cancelado el encargo de 5 millones de antenas LDS, las que monta habitualmente en sus smartphones, para reemplazarlas por un encargo similar de antenas IMA, las utilizadas en sus dispositivos Active al ser antenas montadas dentro del cuerpo del propio smartphone, que podría así ser más estanco.

Con todo, no parece que el próximo Samsung Galaxy S5 vaya a poder prescindir de la versión Active ya que se presentará dentro de dos semanas y la fase de fabricación ya debe estar bastante avanzada. No obstante, en el seno del fabricante surcoreano podrían estar planteándose “hacer un Sony” e incluir por defecto la característica de resistencia al agua y al polvo en sus dispositivos de gama alta, algo que podría empujar al resto de fabricantes a hacer lo mismo, sobre todo sabiendo la capacidad de Samsung para marcar tendencias dentro del mercado.

Con esta presencia de un Galaxy S5 Active casi confirmada, y suponiendo que Samsung siguiese adelante con su idea de estandarizar la característica, podría ser que el Galaxy Note 4, que se da por seguro vistas las ventas de los modelos anteriores, fuese el primer smartphone de gama alta y apellido noble, sin variante Active, de los surcoreanos en ser sumergible a 1 metro de profundidad durante 30 minutos, lo que garantiza la certificación utilizada.

Si todo esto se cumpliese puede que Sony perdiese esa característica premium que ahora tanto valoran sus clientes al equipararse el resto de dispositivos del mercado, empezando por las gamas altas de Samsung, su principal competidor en el mercado. ¿Qué será lo siguiente?

Fuente GforGames

Sin comentarios

Deja una respuesta