Hace unos días publicamos el análisis de uno de los accesorios android de moda, el LG G Watch, un smartwatch o reloj inteligente que incorpora el sistema operativo Android Wear.

Para hacer el análisis hemos usado el reloj durante varios días, acompañándolo como no podía ser de otro modo de un móvil Android, en concreto de un LG G3 aunque podría valer cualquiera que lleve Android 4.3 Jelly Bean o superior ya que es uno de los requisitos de la versión del sistema para relojes y dispositivos vestibles.

Tras esta experiencia nos hemos planteado si merece la pena comprarse un reloj con Android y en este artículo os doy mi opinión al respecto.

Editorial: ¿Merece la pena comprarse un reloj con Android?

Somos muchos los usuarios intensivos de móviles que nos hemos acostumbrado a no llevar ya reloj dado que la función del mismo ha sido suplantada por el teléfono, de igual forma que ha sucedido con las cámaras, GPS o agendas.

Sin embargo Google ha apostado por recuperar este accesorio clásico donde los haya implementando más funciones de las que originariamente se le presuponen. Estas mejoras requieren de un móvil Android al que se vincula y sin esto podríamos seguir usando un Smartwatch con Android pero sólo con funciones sin conexión como el reloj, cronómetro, cuanta atrás y similares.

Es obvio que las posibilidades de este tipo de gadgets son interesantes cuando llevamos un móvil android con él por lo que desde ya os avanzamos que a no ser que Android Wear sea compatible en un futuro con otros sistemas operativos móviles no es buena idea adquirir uno si no somos usuarios de un móvil android.

Ventajas de usar un Smartwatch con Android Wear

Ventajas de usar un Smartwatch con Android Wear

En el análisis del LG G Watch hicimos un pequeño listado de los principales usos que le hemos dado al reloj si bien en esta ocasión queremos centrarnos no en las apps usadas sino en las situaciones.

Uno de los aspectos más interesantes es que nos quita tiempo de estar pendientes del móvil. No soy una persona que deje el móvil encima de la mesa cuando está fuera de casa así que si tengo una notificación o llamada he de sacarlo del bolsillo para verlo. Con el reloj esto no es necesario y aunque soliera llevarlo fuera o colocarlo en un lugar visible el reloj interrumpe mucho menos una conversación que mirar el móvil, cogerlo, desbloquearlo, desplegar la cortina de notificaciones, pulsar en una y ver qué es.

En otro tipo de situaciones nos aporta un valor añadido más ya que por ejemplo mientras conducimos podemos ver rápidamente una notificación para saber si es o no importante sin tener que desviar de forma prolongada la mirada.

Pero no todo son notificaciones y es que el control del móvil con algunas aplicaciones es curioso. Por ejemplo en el tema multimedia y es que hay aplicaciones integradas como Google Play Music o Spotify que nos permiten controlar la reproducción desde nuestra muñeca, siendo más cómodo incluso que usar los botones de los auriculares en caso de que los tengamos. También podemos usar el reloj de disparador remoto de la cámara, aunque de forma bastante tosca aún, pero usable.

Inconvenientes de un Smartwatch con Android Wear

Inconvenientes de un Smartwatch con Android Wear

Pero como todo en la vida, hay un lado negativo. Cuando alguien que no usa smartphones quiere uno lo primero que suelo decirle es que se vaya acostumbrando a cargar el móvil a diario. Obviamente esto depende del uso pero es algo que se va afianzando en la mente colectiva.

Con un tablet esto no es tan necesario al igual que con un reproductor Mp3, pulsera de cuantificación o similar. Pero con un smartwatch también lo es. Es cierto que hay mucha diferencia entre usar la pantalla siempre activa, que nos muestra la hora en todo momento, y la de activación por movimiento, que nos muestra la hora con un giro de muñeca. En el primer caso la autonomía es de unas 24 horas pero en el segundo es de entre uno y tres días.

Pero al contrario que otros gadgets un reloj se carga bastante rápido y en el caso del LG G Watch al tener la base de carga sin cables es sencillo apoyarlo y cogerlo al rato.

Por otro lado aunque cada vez hay más aplicaciones aún no hay muchas que marquen la diferencia más allá de las mencionadas de control, las de correo electrónico o de mensajería instantánea. Estas últimas tienen aún un fallo al no poder crear mensajes desde cero y sólo poder interactuar con nuestros contactos si previamente nos han hablado ellos, esto es, si hay una notificación pendiente.

El último inconveniente es el precio y es que si bien el precio de partida de doscientos euros que tienen estos gadgets no es exageradamente elevado sí que es alto como para ser una compra impulsiva o masiva y para que los desarrolladores se vuelquen en el sistema tienen que llegar a ese punto.

Editorial: ¿Merece la pena comprarse un reloj con Android?

¿Merece la pena comprarse un reloj con Android?

Como siempre que se hace una pregunta lo más sensato es responder “Depende” y en este caso es lo que haremos.

Para los early adopters o geeks es un dispositivo interesante, algo que podría llegar a ser parte de un futuro adelantado igual que a finales del siglo pasado lo eran los smartphones. Ir andando por la calle y hablarle al reloj deja una sensación extraña, una reminiscencia de series de ficción como El Coche Fantástico que no obstante no es muy diferente de lo que sentíamos en 1998 al ir hablando por el móvil por la calle.

Para el usuario normal el tener un reloj de este tipo es interesante ya que permite poder comprar móviles de enormes pantallas sin tener que sacarlo cada dos por tres del bolso, bandolera o bolsillo si bien el manejo y uso de Android Wear, aunque está lejos de ser complejo, sí que es más avanzado que lo que el usuario medio espera, sobre todo en el control por voz que, además, aún no está del todo afinado. Además el precio es algo elevado y algo en torno a los 100 euros facilitaría mucho la masificación como ha sucedido con las pulseras de cuantificación.

Ahora os preguntamos a vosotros, ¿Merece la pena comprarse un reloj con Android?

2 comentarios

  1. Buen artículo.
    Desde mi punto de vista el único y gran lastre de los smartwach es la autonomía. Si bastante tenemos con cargar el móvil una vez al día o cada dos, sólo faltaba también cargar con similar frecuencia el reloj.
    Como “notificador” es excelente, como reloj, no. Aunque es el futuro y con la promesa de las nuevas baterias en camino, calculo que de aquí a 5 años, lo tendremos todos.
    Soy de la opinión, además, de que no es necesaria una pantalla como las que están poniendo, con una pantalla lcd haría prácticamente lo mismo con un consumo muy inferior, y además se vería en cualquier condición de luz.
    Todo se andará

  2. A mí siempre me han atraído, y me quedé enamorado de ellos con el Sony SmartWatch. Compré la primera versión, y me topé de lleno con el hecho de las limitaciones propias de un dispositivo que no era masivo. Pocas apps, funcionamiento algo tosco… Creo que Google ha conseguido algo que será mayoritario, por lo que me da más confianza a la hora de usarlo y de recomendarlo. Como bien dices, aún es muy de “early adopter”, pero está claro que el futuro irá por este camino.
    Soy de los que lleva detrás del LG G Watch casi desde que salió. Y sé que más pronto que tarde acabaré teniendo uno.

Deja una respuesta