Os mostramos todos los conceptos que necesitas conocer, aunque sea de pasada, para elegir el móvil Android con mejor cámara. Siempre que te fijes en eso a la hora de comprar un móvil, naturalmente.

Hace algunos años comprarse un móvil era mucho más sencillo que ahora. Bastaba con elegir el diseño y quizá la marca si éramos un poco fetichistas y ya está, el interior tendía a importarnos mucho menos. Con el tiempo, los móviles fueron avanzando y con la llegada de los smartphones la cosa se complicó mucho. Hasta el punto de que a día de hoy resulta casi imposible dilucidar si un móvil Android es mejor que otro sin haber pasado antes varias horas estudiándolos previamente. Una característica que suele llevar una buena cantidad de información adjunta es la cámara de nuestro móvil. No en vano, la industria de la telefonía móvil quiere desbancar, y casi lo ha conseguido, a la de las cámaras compactas y hay que esforzarse, casi siempre desde el departamento de marketing, en transmitir al usuario qué es lo que puede hacer ésta o aquella cámara. Tu móvil Android puede ser mejor cámara que la que tienes en tu casa, y tú sin saberlo.

Hace mucho mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana, las cámaras móviles empezaron a importar

A causa de ese exceso de información nos encontramos ahora aquí, para tratar de arrojar algo de luz sobre todos esos datos que dicen qué hace la cámara del móvil que nos vamos a comprar o la del que ya nos hemos comprado. Así que, vamos a ir punto por punto hablando de cada una de las partes de la cámara que nos quieren vender desde cada fabricante.

Xiaomi Redmi Note 3

Resolución

En este punto siempre hablamos de megapíxeles y éstos se refieren al tamaño de la fotografía, ni más ni menos. Un megapíxel es un millón de píxeles o, lo que es lo mismo, una fotografía de 1000×1000 píxeles de tamaño. Como el formato de la misma suele ser o bien 4:3 o bien 16:9, estaríamos hablando de un millón de píxeles en formato rectangular. Así, tener 8, 12, 16 o 21 megapíxeles sólo afecta al tamaño de la propia fotografía y, de forma directa, al tamaño que ocupará la misma cuando se guarde en la memoria del teléfono o en la tarjeta SD.

Más megapíxeles no es igual a mejor fotografía, recordadlo bien

Hay que distinguir entre resolución real y resolución interpolada, y los fabricantes suelen indicarlo con un “hasta X megapíxeles”. La fotografía interpolada aumenta artificialmente el tamaño copiando píxeles o creándolos a partir de los píxeles que les rodean, por lo que la resolución no es real. Así, una fotografía de 5 megapíxeles puede convertirse en una de 8 megapíxeles, pero será de peor calidad.

Apertura

Éste es un dato importante a la hora de capturar fotografías pues la apertura de una cámara móvil se refiere a la apertura del diafragma de la propia cámara, y por tanto a la luz que es capaz de captar durante la captura de fotografías. Como las cámaras móviles no suelen ser manuales, aunque hay gloriosas excepciones, la apertura suele ser un valor fijo que se representa con la letra f minúscula acompañada de un número. Cuanto más bajo sea el número, más luz será capaz de captar la cámara. Un valor de f/2.0 será más luminoso que otro de f/2.8, por ejemplo, y el tope actual está en f/1.8 en móviles aunque ya se habla de que el futuro Samsung Galaxy S7 podría llegar a montar una cámara f/1.7.

El Galaxy S7 va camino de tener una apertura f/1.7

¿En qué influye también la apertura? Para captar una fotografía de forma correcta, la cámara necesita un mínimo de luz por lo que si nuestra cámara es oscura necesitará tener el diafragma más tiempo abierto y será más corriente que tengamos fotografías movidas. Las cámaras más luminosas abren el diafragma menos tiempo en condiciones de baja luminosidad y consiguen fotografías más nítidas.

ZTE Blade S6

Tamaño del píxel

Este dato es más técnico pero dado que la guerra entre las cámaras de los distintos fabricantes es tan encarnizada, empiezan a destacarlo cada vez con más frecuencia. Básicamente, su efecto sobre las fotografías es similar al de la apertura. A mayor tamaño de píxel, mayor información puede contener y más luz albergará. Al menos sobre el papel. El tamaño de un píxel se mide en micrómetros o µm, y su relación es directamente proporcional a la cantidad de luz. Número alto = más luz. Si veis ese dato acompañando a las especificaciones de la cámara ya sabréis que el fabricante está poniendo empeño en que se sepa que sus fotografías son más luminosas que las de la competencia.

Autoenfoque

A estas alturas de la vida, todas las cámaras acopladas a móviles o a cualquier otra cosa tienen enfoque automático o autoenfoque por lo que destacaremos los distintos tipos de enfoque que se promocionan últimamente. Más que nada para saber de qué hablamos:

  • Enfoque por láser. Estrenado por LG con su LG G3 y ahora ya presente en un buen número de smartphones, consiste en que la lente incorpora un láser para medir la distancia hacia la zona de enfoque por lo que éste es más veloz. Así, podremos capturar una fotografía más rápidamente que con un sistema de autoenfoque común.
  • Enfoque por detección de fase. Se trata básicamente de una evolución del enfoque por contraste y que consiste en que la cámara es capaz de detectar la luz que reciben sus píxeles desde un lado y otro, ajustando así el enfoque. Como el enfoque por láser, se trata también de un sistema de autoenfoque bastante veloz que nos permitirá capturar fotografías más rápidamente.

Oukitel U10

Estabilizador

La eterna pelea del estabilizador. Lo conoceréis por OIS, las siglas en inglés para Optical Image Stabilization, o EIS, Electronical Image Stabilization. Básicamente consiste en un sistema mecánico (OIS) o por software (EIS) para eliminar las vibraciones que produce nuestro propio cuerpo a la hora de capturar fotografías y vídeos. Esos movimientos de la cámara por culpa de nuestro propio pulso, o porque estemos en movimiento, se reducen al mínimo e incluso llegan casi a desaparecer gracias al estabilizador. Con su presencia conseguimos que las fotografías no nos salgan movidas y que los vídeos tengan una imagen mucho más estable.

El estabilizador óptico, principal motivo de disputas en las cenas familiares

En general, el funcionamiento del sistema mecánico (OIS) suele ser más eficiente que el gestionado por software (EIS), pero que pregunten a los dueños del Nexus 6P si el segundo funciona mal. Ni por asomo.

Flash simple o flash dual

¿Para qué sirve el flash de una cámara? Para obtener iluminación artificial cuando la necesitemos. Aquí no hay muchas dudas al respecto, y sabemos distinguir entre que una cámara tenga flash o que no lo tenga. Lo que sí empieza a incorporarse cada vez con más frecuencia a las cámaras de los móviles es el flash dual. En cristiano, dos flash en lugar de uno. Como estamos hablando de flashes LED, los que llevan mucho tiempo montándose en móviles, lo hacemos de flashes que controlan el color con el que emiten luz. Esto, que se conoce como Dual Tone, o tonalidad dual, sirve para mejorar la fidelidad de la fotografía cuando necesitemos acudir a la luz artificial generada por el flash. Así, escenas más frías o más frías se compensarán desde la cámara variando el color y obteniendo imágenes más fieles a la realidad. Más naturales. Lo importante que debéis recordar es que un flash dual es más útil que un flash simple.

Motorola Moto G 2015

Resolución de vídeo

Al igual que en la resolución de las fotografías, la grabación de vídeo depende del mismo sensor pero también de la capacidad del propio procesador del móvil. Hay procesadores que no permiten capturar vídeo 4K aunque el sensor de la cámara sea capaz de asumir esas dimensiones, por ejemplo. Es cuestión de consumo de recursos y de gestión de la información del sensor de la cámara. Así, podemos tener un móvil Android de 13 megapíxeles que grabe vídeo FullHD y un móvil de menos megapíxeles capaz de tirar del 4K. Todo es cuestión de capacidad.

Los formatos más comunes de vídeo son:

  • HD: 1280×720 píxeles
  • FullHD: 1920×1080 píxeles
  • 4K o UHD: 3840×2160 píxeles

Velocidad de grabación de vídeo

Otro dato que se destaca cuando hablamos de las cámaras de los móviles a la hora de grabar vídeo es el de la velocidad de captura. La unidad de medida que se utiliza para referirse a la velocidad del vídeo es el frame/fotograma por segundo o fps. No tiene nada que ver con los videojuegos de disparo en primer persona sino con la cantidad de fotogramas que es capaz de capturar la cámara por cada segundo de grabación. De nuevo, depende de la capacidad del sensor pero mucho más del procesador equipado. Hay móviles con capacidad para mucha más velocidad pero que vienen limitadas por software para evitar sobrecargas del procesador, como vimos aquí con el Samsung Galaxy S6.

¿En qué influye esta velocidad? Como la velocidad de reproducción es de 30fps, grabar a mayor velocidad implicará una reproducción más lenta. La cámara lenta, amigos. Así, hay cámaras que pueden grabar a 60fps, a 120fps e incluso a 240fps. Es un dato que nos interesa conocer si buscamos un móvil con el que grabar mucho vídeo.

LG G4

Ángulo de la lente

Aquí estamos ante un dato que se recalca mucho más cuando hablamos de las cámaras frontales pues son las que dedicamos principalmente a los selfies. Ay, los selfies y la psicología, apasionante. Resulta que son fotografías que tomamos con el brazo estirado, salvo que tengamos cerca un palo para selfies, por lo que nos interesa que sea capaz de capturar una fotografía amplia en la que salgamos sin recortes y, por qué no, con nuestros acompañantes en la fotografía. Ahí es donde entra el ángulo que la cámara es capaz de capturar. A mayor ángulo, más superficie a la misma distancia.

Entre 60º y 180º ya podemos hablar de lentes con gran angular

Los últimos móviles empiezan a acercarse a los 90 grados para su cámara frontal aunque encontraremos accesorios, como los juegos de lentes para móviles, que nos permitirán obtener cifras por encima de los 100 e incluso de casi 180 grados.

Modos de software

Aunque muchos de ellos son aplicables con aplicaciones de terceros que no tienen por qué venir preinstaladas en el móvil, los fabricantes dejan caer en la lista de especificaciones de sus cámaras términos como el modo panorama o como el HDR. El primero no es más que la posibilidad de construir fotografías panorámicas a base de sumar distintas fotografías capturadas manualmente. Para ello, el software de cámara nos ofrece una guía para saber hacia dónde apuntar y cuándo disparar y que las fotografías se vayan uniendo unas a otras. Una evolución de esto es el conocido PhotoSphere que promocionó Google hace tiempo y que no era más que una serie de fotografías que se iban uniendo formando una esfera en la que nosotros ocupábamos el centro, pudiendo después ver todo nuestro entorno como si volviésemos a estar allí.

HTC One M9

El HDR es una única fotografía pero que se obtiene a partir de varias capturas. Lo que hace el móvil en este caso es tomar fotografías con distintas exposiciones para luego componer una única fotografía resultante. Ésta tendrá un mejor contraste que cualquier otra fotografía que podamos tomar con el modo normal de cámara y se utiliza principalmente para obtener mejores resultados en cámaras con un rango dinámico pobre. No olvidemos que el HDR para vídeo empieza a incorporarse también a los modos soportados más comunes. Su efecto es el mismo pero con imágenes en movimiento. Un consejo: no abuséis de los HDR, por favor.

Aquí tenéis los conceptos principales que pensamos que se deben conocer a la hora de elegir la cámara de un smartphone o, más concretamente, de elegir un móvil Android o de otro sistema en base a su cámara. Estará en permanente actualización así que no dudéis en dejarnos en los comentarios qué aspectos valoráis más para que podamos ir añadiéndolos.

3 comentarios

    • El problema del HDR es utilizarlo siempre por defecto. Ojo: yo soy de los que prefiere dejarlo activado porque me gusta cómo suelen quedar las fotografías con él. Pero, en situaciones donde no se necesita realzar la iluminación de las zonas más oscuras, no resulta necesario activarlo.
      Por ejemplo: estás haciéndole una foto a una pared a medio día. Si en esa pared da mucho la sombra y en la zona de luz pega el sol directamente, en una foto sin HDR no verías los detalles de la pared. Por contra, con el HDR realzarías las zonas más oscuras sin sobreexponer la parte de sol, quedando una imagen más equilibrada. Ergo, si abusas del HDR cuando no deberías por la situación de iluminación, conseguirás unas fotos demasiado artificiales.
      Tú eres el dueño de tus fotos. Pero siempre hay que saber para qué se utilizan los parámetros y la mejor situación donde utilizarlos.

  1. Samuel, me da la impresión de que el párrafo sobre el “tamaño de píxel” puede inducir a error a la gente cuando lo lea y que lleguen a interpretar que “su cámara hace fotos con píxeles más gordos”. Quizá sea yo demasiado tiquismiquis o haya tratado con demasiados “lusers” en mi etapa de informático, pero yo dejaría claro que te refieres al tamaño de cada “celdilla/pixel” del sensor, no al tamaño final en la foto.

    Aprovecho para desearos un magnífico 2016 a todo el equipo (“cuñao” incluido :)), de parte de un seguidor/oyente habitual (pero en formato diferido, cosas de los niños y de los horarios de trabajo).

Deja una respuesta