Toma de contacto con el Sony Xperia Z

7

Es uno de los móviles más esperados de la temporada, junto con el traído y llevado Samsung Galaxy S4 o el HTC One (A.K.A. HTC M7) que los taiwaneses presentaron recientemente. ¿De qué smartphone con Android hablamos? Evidentemente, del Sony Xperia Z, un terminal impresionante en todos los sentidos, tanto en calidad de acabados como en tamaño general del conjunto, unidos a las prestaciones que nos ofrece manteniéndolas al mismo y altísimo nivel. Y en Faqs Android ya hemos podido toquetear el Sony Xperia Z, estando en plena faena en lo que a review del terminal se refiere. Pero, como sabemos que os interesa todo lo que esté relacionado con el terminal estrella de los japoneses, os ofrecemos un primer contacto con las sensaciones que nos ha provocado en estas primeras horas a su lado. Estas son totalmente frescas e independientes, por lo que es algo a tener en cuenta antes de proceder al análisis a fondo.

Vamos con el resumen en pocas palabras: el Sony Xperia Z es un terminal fabuloso en todos los sentidos, tanto por diseño como por arquitectura de hardware. Nada más sacarlo de su caja, uno ya tiene la sensación de estar ante un smartphone con mayúsculas, teniendo unos acabados que se ven y se sienten lujosos y unos materiales que en ningún momento aparentan frágiles, algo que choca en contra con su cuerpo casi completo en cristal. Comparándolo directamente con el LG Nexus 4, que sería el smartphone que, por construcción, podría equiparársele, pensamos que la doble cara de cristal favorece al diseño más recto de los japoneses, habiendo apostado por un corte completamente rectangular que sólo se ve enturbiado en el agarre por sus excesivas dimensiones a lo alto y a lo ancho. No podemos decir que el Sony Xperia Z sea un smartphone incómodo, pero sí que roza el límite de lo que podría considerarse “accesible para todo tipo de manos”. Y lo decimos teniendo en cuenta que usamos un Samsung Galaxy Note 2 como móvil personal…

En el apartado funcionamiento no hay pegas: el Snapdragon S4 Pro se comporta a las mil maravillas, moviendo Android Jelly Bean 4.1 con la soltura de la mantequilla. Rápido, fluido, inmediato en el toque y con una respuesta a los dedos totalmente ágil, la nueva interfaz del Sony Xperia Z ha mejorado considerablemente la sensación de velocidad, mostrándose mucho más sencilla y con menos artificios. Los que ya conozcáis un Xperia reconoceréis en el nuevo launcher a un digno sucesor, aunque Sony ha quitado del medio algunos aspectos que consideraban claves. Por ejemplo, los widgets TimeScape han desaparecido, modificándose el de los amigos en redes sociales para mostrar los enlazados a través de la app incluida Socialize. También los temas han cambiado, además de eliminarse el típico fondo animado de los Xperia con las olas de color animadas características de Sony.

Los puntos fuertes de este smartphone ya los sabemos todos, y resulta toda una experiencia comprobarlos en primera persona. Al poco rato de sacarlo de la caja, no pudimos evitar la tentación de meter al Sony Xperia Z debajo del grifo, y la satisfacción que produce el saber que no le ocurrirá nada es toda una garantía ante los imprevistos húmedos, cosa que se agradece. A decir verdad, la primera impresión es contradictoria, pero después te acabas haciendo a la idea de que introducir al Sony Xperia Z en agua es tan seguro como hacer lo mismo con una berenjena, siempre salvando las distancias con tan honorable verdura. Pero, ¿resulta práctico? Contra los imprevistos seguro, aunque la pequeña molestia de tener todos los puertos tapados con una pestaña influye, pero no de la forma tan negativa como se pudiera pensar. Y el haberse diseñado de esta manera ha traído más ventajas aparte de la protección contra polvo y agua: el Sony Xperia Z es completamente liso por todas sus caras, abogando por la limpieza absoluta en cuestión de componentes abultados, a excepción del botón de encendido. ¿Recordáis nuestro análisis al Sony Xperia T? Aquí ya nos quejábamos del tamaño del zócalo para el micro USB o el de auriculares, cosa que se ha subsanado en el Sony Xperia Z de un plumazo. Y tenemos que decir que nos gusta el cambio.

Pero no todo van a ser rosas ya que, como todo smartphone que se precie, el Sony Xperia Z también tiene alguna espina. A bote pronto, y con sólo unas horas de uso, nos hemos encontrado con la incómoda bandeja para la inserción de la micro SIM, ya que resulta extremadamente complicado retirarla de su pestaña. O el diseño demasiado abultado del botón de encendido, cosa que esconde algo que no esperábamos: no todo el botón se pulsa ya que, realmente, el pulsador es muy pequeño en comparación con todo el saliente circular (aunque se encuentra muy fácilmente, eso es innegable). La doble cara de cristal nos ha jugado una mala pasada el primer día, ya que apenas han transcurrido unas horas y a la parte trasera ya le ha salido una raya, sin haber sacado al móvil de casa ni haberle hecho nada extraño (doble protector nada más salir de la caja, recomendado). El software no está todo lo bien acabado que debería, ya que el Sony Xperia Z ha hecho varias “cosas raras” durante estas primeras horas (desajustes de notificaciones al activar el modo Stamina, luz LED que a veces se enciende y otras no, parpadeo de la pantalla al escoger mejor calidad en la cámara…). Y algo que nos ha desconcertado en el uso de la cámara: el auto enfoque se empeña en activarse antes de tomar la foto aunque ya la tuviésemos enfocada, lo que acaba echando a perder muchos primeros planos.

Está claro que tiene algunos puntos negativos, pero no hay nada que empañe ligeramente la realidad: el Sony Xperia Z es uno de los smartphones con Android que va directo al podio de este 2013, independientemente de lo que haga Samsung con su Galaxy S4 o de lo que haya conseguido HTC con su One.

En este enlace podéis ver nuestra extensa review con más de 400 palabras, decenas de fotografías y un vídeo de más de 30 minutos sobre el Xperia Z.

Y si tenéis algún punto concreto que os gustaría aclarar de este móvil, ya sabéis: dejadnos vuestras preguntas en los comentarios.

7 comentarios

  1. Me ha gustado la review. Se han dado detalles como el del botón de encendido, que parecen tontos pero que no será una sorpresa cuando lo vayas a adquirir o ver en tienda. Lo he visto bastante objetivo.

    • Yo creo que es un debate algo injustificado. la pantalla del Sony Xperia Z se ve espectacularmente, con unos contrastes de lujo y una definición de los colores que saltan de la propia pantalla. Eso sí: sólo en launcher, vídeos e imágenes con tamaño 1080p, porque las apps, al no estar adaptadas a esas resoluciones, deslucen un pelín. Respecto a los famosos ángulos de pantalla… Bueno, a partir de unos 30 grados se empieza a ver muy oscura, dificultándose ligeramente la percepción de su nitidez. Pero no es nada alarmante, se puede ver la imagen hasta situar la vista casi al mismo nivel que la pantalla. ¿En ángulos normales de visión? No vas a notar ninguna deficiencia. Y entrando en calidad del panel.. A mí me parece excelente. Eso sí: consume bastante batería, sobre todo al aire libre. Aunque no deja de ser lógico…

  2. Que tan frágil es el cristal de su parte trasera, si se ralla mucho? No se suponía que ambos paneles eran Dragontrail o Gorilla Glass?

    • A ver, no se raya mucho. Pero sí es cierto que le han aparecido un par de líneas (que no rayas, ya que sólo se distinguen si se fija la mirada) que tampoco deberían de haberse hecho, ya que el teléfono no ha salido casi de casa. Lo apunte a mode de detalle,

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here