Toma de contacto en vídeo con el Nokia con Android, Nokia X, con Android en el MWC

0

Además del Nokia XL, el exponente más grande de los tres que Nokia ha presentado hoy con Android, los finlandeses han presentado los Nokia X y Nokia X+ o X Plus. Los dos modelos X cuentan con 4 pulgadas y se presentan como los modelos más accesibles de la gama con un precio de 89 y 99 euros respectivamente. Exteriormente son idénticos, y en el interior también lo serían de no ser porque el X+ cuenta con 256 Mb más de RAM, llegando en este caso hasta los 768 Mb. Por lo demás, dos dispositivos idénticos que clavan las características de un conocido ya en el mercado como es el Nokia Lumia 520, su hermano gemelo en Windows Phone, sistema operativo rival, aunque con matices, obviamente.

Haciendo con Android lo que más teme Google en estos momentos, excluirles a ellos y a sus Google Apps, los chicos de Nokia han tomado Android 4.1.2 Jelly Bean y lo han hecho suyo, construyendo una interfaz propia con base Android con la que correr todo tipo de aplicaciones Android y con el paquete completo de servicios de Microsoft y Nokia que encontramos en un dispositivo con Windows Phone. Hablamos, por supuesto, de Outlook, Skype, OneDrive, Nokia Here o Nokia Mixradio.

Toma de contacto en vídeo con el Nokia con Android, Nokia X, con Android en el MWC

Tras la presentación de los tres dispositivos de Nokia esta misma mañana en el MWC hemos tenido la oportunidad de realizar una primera toma de contacto con ellos para familiarizarnos, no sólo con el hecho de tener entre las manos un terminal Nokia corriendo Android sino una nueva interfaz que si bien recuerda a Windows Phone es algo distinta en cuanto a la interacción ya que este Nokia X, al igual que el XL, tiene un sólo botón frontal, un botón háptico que hace las veces de botón Atrás y de botón Home en función de si realizamos una pulsación corta o larga. Simplicidad al máximo en el uso de un dispositivo que por su precio promete una buena cuota de ventas en los países que lo tendrán disponible. Esperemos que llegue a España en el futuro.

Con sus 4 pulgadas de pantalla el Nokia X resulta compacto, robusto, pesado a pesar de no ser incómodo. Nokia imprime a sus dispositivos la sensación de estar ante un terminal irrompible y con el Nokia X no ha sido una excepción. Su pantalla se ve de forma excepcional en interiores. Si habéis tenido la oportunidad de probar un Windows Phone sabréis de lo que hablamos. Resolución baja, algo relativo por su tamaño de pantalla, pero que cuenta con unos negros excelentes y un nivel de reflejos bajo, aunque no inexistente. 

La interfaz choca al principio ya que parece que estamos ante un Windows Phone pero la curva de aprendizaje es bastante rápida. Al par de minutos de uso ya estábamos más o menos habituados a su forma de funcionar, una pantalla para aplicaciones usadas recientemente, incluyendo fotografías insertadas para los usos de la cámara, y otro listado completo de las aplicaciones instaladas en el dispositivo. Al igual que ocurre en Windows Phone, el Nokia X tiene un home en el que podemos utilizar baldosas o tiles y configurarlas a nuestro gusto. Además incluye ciertos widgets, arrastrados por las aplicaciones instaladas, que podemos agregar también a la home aunque con una versalitidad inferior a la propia de Android en este caso.

El sistema operativo es muy fluido pese a su baja potencia y se nota una mejora en el Nokia X+ aunque no demasiado notable. Las aplicaciones que ejecutamos se ven realmente bien y hasta en juegos no notamos retrasos incómodos como sí vemos, por ejemplo, en las gamas bajas de Android que mueven peor el sistema operativo. Si abrimos la tapa trasera del Nokia X encontramos espacio tanto para una microSD como para una doble SIM. Desde la microSD podremos instalar APKs sueltos, algo en lo que este Nokia X copia a Android. También contamos con un smartphone con el bootloader desbloqueado por lo que con un poco de maña, y ayuda por parte de la comunidad de desarrolladores, podríamos optar a instalar extras como la Google Play Store en un futuro no muy lejano.

Con el Nokia X tendremos algo muy bueno que quizá se vaya notando con el tiempo. Toda la gama de las aplicaciones Android, obviamente aquellas que los desarrolladore porten al necesitar el código pequeños ajustes, y los servicios de Nokia y Microsoft. La integración que realizaremos con la tienda de Microsoft puede ser fundamental para que los usuarios den un salto natural en el futuro hacia dispositivos Windows Phone, sólo notando la falta de las aplicaciones Android que, si todo va según lo previsto por Nokia, acabarán apareciendo también para su propio sistema.

El Nokia X nos ha gustado mucho. Sin excesiva potencia pero fluido, con acceso a ambos entornos, un manejo sencillo un móvil resistente. Ampliaremos la información cuando podamos realizar un análisis más exhaustivo de este dispositivo Nokia con Android que promete mucho, aunque hemos visto apuestas más prometedoras quedarse por el camino. Seremos cautos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here