¿Tuviste suerte y te cayó un regalo? Primeros pasos con un tablet o móvil Android

2

Estamos en plena época de regalos y, si os habéis portado bien, seguro que también se habrán portado bien con vosotros. ¿Os ha caído en suerte un dispositivo con Android? Enhorabuena: independientemente de la calidad y precio del tablet o móvil Android, tenéis en vuestras manos un aparato capaz de realizar tal cantidad de tareas y funciones que os quedaríais apabullados si os las nombráramos todas. ¿Es vuestro primer smartphone? Seguramente estaréis más perdidos que alguien que ya haya utilizado este tipo de teléfonos móviles, pero con un poco de paciencia conseguiréis entender su funcionamiento para ejecutar lo que necesitéis. ¿Venís de otro sistema operativo? Entonces lo tendréis más fácil, aunque siempre encontraréis una interfaz y funcionamiento diferentes. ¿Nos ponemos manos a la obra?

¿Tuviste suerte y te cayó un regalo? Primeros pasos con un tablet o móvil Android

Lo primero que tenemos que decir es que debéis perderle el miedo a vuestro Android: a pesar de que pueda parecer complicado, es mucho más sencillo de entender de lo que parece. Además, debéis perderle el miedo a toquetearlo: como siempre ocurre, basta con la práctica para entender el funcionamiento. Así que no le tengáis miedo y toqueteadlo todo: restaurarlo al estado original es muy sencillo, por lo que no perderéis gran cosa aparte de lo que no se haya sincronizado con vuestras cuentas.

Arrancando por primera vez el sistema

¿Tuviste suerte y te cayó un regalo? Primeros pasos con un tablet o móvil Android

Todo el arranque es guiado independientemente de la versión de Android que utilicéis, por lo que sólo tendréis que seguir el camino completando lo que se os pide. Aunque no necesitáis una cuenta de Google para utilizar un Android, sí que es cierto que resulta bastante práctico, guardándose en ella desde los contactos a las datos de las aplicaciones. Además, podréis configurarla para que se guarden vuestras fotos de idéntica manera, asegurando así que, aunque debáis borrar el sistema, lo más valioso no se pierde.

La cuenta de Google se rellena después de elegir una conexión a internet, siendo muy recomendable arrancar por primera vez la tablet o móvil Android en un sitio con WiFi. Dependiendo del modelo quizá os inste a rellenar más cuentas en el arranque, como la de HTC o Samsung en sus respectivos dispositivos además de servicios adyacentes, estilo Dropbox, Twitter o Facebook. No tenéis que rellenarlas si no queréis: siempre podéis hacerlo posteriormente.

Botones

¿Tuviste suerte y te cayó un regalo? Primeros pasos con un tablet o móvil Android

Android puede tener desde dos botones de control hasta cuatro, siendo los de retroceso (permite ir siempre hacia atrás), el de Home (vuelve al escritorio principal), el de últimas aplicaciones abiertas (muestra las miniaturas de aquellas apps que están funcionando o han sido iniciadas) y el de menú (despliega opciones avanzadas en las aplicaciones). El de menú prácticamente ya no se usa, quedando integradas las opciones en cada pantalla de las apps (generalmente con un icono de tres puntos verticales). Los botones pueden ser físicos (tanto con botón de presionar como botón táctil) o virtuales (integrados en la pantalla), teniendo todos las mismas funciones de control.

La interfaz se inicia por primera vez

¿Tuviste suerte y te cayó un regalo? Primeros pasos con un tablet o móvil Android

Una vez configurado el inicio, os encontraréis con el escritorio principal. Allí se anclan los accesos directos a las aplicaciones además de los widgets (pequeños programas que os permitirán acceder a diversos usos directamente sin necesidad de arrancar físicamente la aplicación), teniendo en la parte baja el dock de apps directas y el botón de acceso al cajón con el resto de aplicaciones y juegos. Estos elementos pueden variar dependiendo de los fabricantes, pero son comunes en más del 90 % de los casos (Huawei y Xiaomi no tendrían botón de acceso al cajón de apps, por ejemplo).

Una de las primeras acciones que querremos hacer es modificar el aspecto de todo el entorno. Podremos cambiar el fondo si mantenemos pulsado con el dedo sobre un espacio libre de los escritorios, saltando un menú que, por norma general también os permitirá añadir widgets e, incluso, cambiar el tema (el aspecto al completo de la interfaz). Podréis cambiar de fondo con el botón, eligiendo alguno de los que vengan en el móvil o de las fotos que hayáis hecho. También podréis descargar imágenes.

¿Tuviste suerte y te cayó un regalo? Primeros pasos con un tablet o móvil Android

Además de personalizar los fondos, también querréis poner vuestras propias melodías para llamadas y mensajes. Basta con acceder a la configuración o a ajustes (está dentro del cajón con todas las aplicaciones) e ir hasta sonidos. Allí podréis seleccionar los sonidos que deseéis, existiendo muchas más opciones relacionados con ellos. Como dijimos al principio, perdedle el miedo a toquetear: el menú de ajustes ha de ser probado al completo para ver qué opciones necesitáis activas y cuáles no.

Un último aspecto que debéis conocer en el primer arranque es la barra de notificaciones. Este elemento es una barra superior que, al tirar de la pantalla hacia abajo, se despliega con todas las alertas que vayáis recibiendo. Además, puede que vuestro tablet o móvil Android os permita realizar acciones directas gracias a los botones incrustados (poner el modo avión, ajustar el brillo, el sonido…), teniendo una segunda ventana con más opciones. Probad esto: bajad la barra con un dedo y hacedlo después con dos dedos. Seguramente se desplieguen más opciones con la segunda opción.

Explorando las aplicaciones

¿Tuviste suerte y te cayó un regalo? Primeros pasos con un tablet o móvil Android

En un Android todo se realiza a través del lanzamiento de aplicaciones. Veréis los accesos directos en los escritorios y en el cajón de apps (ya sabéis, por norma general está en la parte baja de la pantalla, con unos puntos como icono), bastando pulsar sobre uno para arrancar la aplicación. Para salir, podéis pulsar directamente sobre el botón de Home (siempre funciona), sobre el de retroceso hasta salir o sobre el menú que haya incorporado el desarrollador en su app. Dichas aplicaciones se pueden instalar fácilmente haciendo una búsqueda en la tienda de aplicaciones que incluye el teléfono (generalmente será la Google Play Store), existiendo de pago y gratuitas. También se pueden desinstalar accediendo al cajón de aplicaciones manteniendo pulsado sobre ellas y arrastrándolo hacia la parte superior o inferior de la pantalla, sobre la X de eliminar (varía según el modelo). Las aplicaciones de sistema no se pueden eliminar.

¿Tuviste suerte y te cayó un regalo? Primeros pasos con un tablet o móvil Android

Ya hemos dicho que las apps de sistema no se pueden desinstalar, pero la mayoría se pueden “Desactivar” o “Deshabilitar“. Basta con que accedáis a Configuración/Administrador de aplicaciones, os movéis hasta “Todas” y buscáis las apps que queráis desactivar. Entráis en ellas y pulsáis en el botón correspondiente: dejará de funcionar para siempre. Aunque el espacio en memoria se seguirá ocupando.

Tomando práctica: usando Android de forma avanzada

¿Ya le habéis tomado el pulso a vuestro tablet o móvil Android con los puntos anteriores? Es hora de probar el sistema a fondo. Por ejemplo, probad a cambiar el launcher (el aspecto de la interfaz) buscando en la Play Store por eso mismo: “launcher“. Podéis compartir la conexión de vuestra tarifa para usar el ordenador, por ejemplo, así como variar entre distintas aplicaciones de cámara. ¿Creíais que sólo estaba WhatsApp para comunicarse con vuestros amigos? Probad otras aplicaciones: Telegram, por ejemplo; o Line, BlackBerry Messenger… ¿Qué tal instalar un fondo de pantalla animado? Buscadlos así en la tienda: os van a sorprender (ojo con el gasto extra de batería). ¿Queréis ahorrar un poco para tener autonomía? Existen aplicaciones para eso. Y sacadle punta a todas las aplicaciones de Google que trae instaladas. Como Google Now, Google Chrome (el mismo navegador de ordenador, sí) o la propia Google Play Store. Y no dudéis en seguir experimentando: vuestro dispositivo Android es muy divertido. Además de funcional, por supuesto.

Mitos y falsas creencias sobre Android

¿Tuviste suerte y te cayó un regalo? Primeros pasos con un tablet o móvil Android

Rematamos este recopilatorio con los primeros pasos para arrancar una tablet o móvil Android destacando unos puntos que, a pesar de ser ampliamente conocidos, son más un mito que una realidad. Los más comunes son los siguientes:

  • Android está lleno de virus. Tan sencillo como evitar la instalación de apps y juegos ajenos a la Play Store teniendo algo muy en mente: instalad software de la tienda sólo de aquellos desarrolladores conocidos. Dejarse guiar por los enlaces de páginas especializadas es la mejor opción.
  • Android es lento. Nada más lejos de la realidad. Como es evidente, no os funcinará igual de bien un móvil de 100 euros que uno de 400, por lo que debéis ajustar las especificaciones a vuestro presupuesto. Y, como en el punto anterior, dejaos aconsejar.
  • Todas las apps y juegos son gratuitos. Desterremos de una vez esta creencia: es cierto que en Android hay mucho software gratuito, pero también muy buenas apps de pago. Os recomendamos que os gastéis el dinero en aquellas que os resulten imprescindibles, dejando de lado las descargas paralelas. Que todo se puede conseguir gratis es un hecho, pero os debemos recordar el punto 1: ojo con el malware.
  • El móvil o la tablet Android ha de estar actualizado a la última versión. Pese a lo que podáis pensar, no hay que obsesionarse por actualizar a lo último: vuestro dispositivo funcionará casi igual. Es cierto que suele frustrar un poco que el fabricante no nos actualice, pero no es algo imprescindible para sacarle todo el jugo.
  • Android es muy difícil de usar. Totalmente mentira. Aunque no vamos a negar que el hecho de disponer de más ajustes y libertad hace que el uso experto se dificulte. Pero no le tengáis miedo: vuestro terminal se adaptará a vosotros mejor de lo que pensáis.
  • Hay que controlar los procesos en ejecución.Ésta es una idea muy extendida, pero es totalmente falsa: Android se basta y se sobra para administrarse a sí mismo, por lo que no conseguiréis nada cerrando las apps para tener más RAM y que os funcione más rápido. Si hay algo que no debería estar iniciado, probad a desinstalarlo o deshabilitarlo.

¿Ya tenéis de la mano a vuestro tablet o móvil Android? Nos alegramos: habréis comprobado que era mucho más fácil hacerse con él de lo que parecía. ¿Seguís teniendo dudas? Sin problemas: planteadlas en los comentarios y trataremos de resolverlas lo antes posible. ¡Enhorabuena por vuestra nueva adquisición!

2 comentarios

  1. Enviame por favor, el link para configurar las melodías para las llamadas entrantes a mi motorola e. También necesito que me aconsejes qué smartphone me aconsejas para mi trabajo como periodista. A la espera de tus noticias. Feliz Año 2015!!!!!

  2. Quisiera que me explique cómo funciona el Motorola G con dos chip. Es decir, con dos números distintos. Obvio que uno puede habilitar uno horario laboral y el segundo en horario personal. Muchas gracias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here