Os traemos el unboxing del Samsung Galaxy Note 7 y os contamos cuales son las primeras opiniones e impresiones tras sacarlo de la caja.

Hemos tenido el gusto de tener ya en nuestras manos el nuevo dispositivo premium de la surcoreana Samsung, aquel que pretende ser el celular dominante por lo menos hasta la llegada del Galaxy S8 y ahora compartimos con ustedes nuestras primeras impresiones del Samsung Galaxy Note 7.

A primera vista hemos de señalar que se trata de una compra que se realizó en pre venta, su costo es de $18,000 pesos mexicanos (865 euros), y en este caso incluía las Gear VR (gafas de realidad virtual) y una funda de piel de Samsung.

Una vez hemos desempaquetado el dispositivo, nos encontramos con la grata noticia de tener un cable USB tipo C 3.0, también encontramos las clásicas puntillas extra y el instrumento para intercambiarlas en la S-pen; finalmente, también vemos que el paquete viene con unos audífonos earset internos con cable plano y color blanco.

Unboxing y primeras impresiones del Samsung Galaxy Note 7

Pasando al dispositivo vemos que posee un diseño muy similar al del S7 Edge con ligeras variantes. Los bordes Edge están menos pronunciados por lo que el agarre se facilita y hace más cómodo que en el S7 Edge, también sus cantos superior e inferior como izquierdo y derecho están ligeramente redondeados para mejorar la ergonomía general así como darle un toque más suave a su elegante diseño.

Es importante decir aquí, que cuenta con protección IP68 al polvo y agua, que es más para seguridad que para un uso rudo.

Lo primero que resalta al mirarlo es su gran pantalla de 5.7 pulgadas Super AMOLED con resolución 2K, ligeramente más grande que la del S7 Edge y con unos bordes que logran el mismo efecto de 2.5D, además de contar con la nueva protección Corning Gorila Glass 5 que promete más resistencia.

Los colores son vibrantes aún en el modo standard y en cuanto al brillo tenemos un máximo que logra verse perfectamente bajo la luz solar y un mínimo que quizá podría haber mejorado para su uso en la oscuridad, sin embargo Samsung compensa con un modo monocromático para la lectura en lugares oscuros.

En la parte superior de la pantalla, junto al altavoz de llamada nos encontramos una cámara frontal de 5 Mpx con apertura f/1.7 de gran luminosidad y gran angular, perfecto para selfies cómodos en grupo o individuales. Mención aparte es que tanto esta cámara como la trasera son las mismas que posee el S7 Edge.

Unboxing y primeras impresiones del Samsung Galaxy Note 7

Al otro lado nos encontramos con el sensor de luz y más importante, con el lector de iris, que en las primeras pruebas que hemos hecho reconoce los ojos muy rápidamente, siendo un perfecto complemento o suplemento del lector de huellas para desbloquear el dispositivo. Cabe mencionar que se requiere de estar a una media de entre 25 y 40 centímetros de distancia para un rápido reconocimiento, y que además se ve ayudado por poner la imagen en pantalla de los ojos para acomodar la posición y lograr un rápido reconocimiento y desbloqueo.

En la parte de abajo encontramos el lector de huellas dactilares ya clásico en el botón central y de inicio de los Samsung Galaxy, en este aspecto no hemos notado mejora en la velocidad de reconocimiento con respecto al S7 Edge, y sigue siendo por lo tanto muy veloz en desbloquear el dispositivo. Sin embargo, si el dispositivo se encuentra en una superficie plana, quizá sea más cómodo usar este método que el lector de iris.

Unboxing y primeras impresiones del Samsung Galaxy Note 7

Junto al botón de inicio nos encontramos los de multitarea y retroceso retroiluminados, pero que no se ven en el marco cuando no están en uso, logrando un punto extra en la elegancia del diseño.

Del lado izquierdo nos encontramos los botones de volumen, más y menos, con un clic muy cómodo y claro; y del lado derecho el botón de encendido, apagado y bloqueo del terminal.

En la parte superior únicamente tenemos un micrófono y la muy esperada bandeja para tarjetas microSD y Nano Sim, lo que hace referencia a que Samsung escucha a sus usuarios.

En su extremo inferior contamos con la entrada de 3.5 mm del mini Jack para los auriculares, un altavoz estéreo ubicado en el lado inferior derecho y finalmente el conector USB tipo C de carga y transferencia de alta velocidad.

Mención aparte, la entrada con la pluma S-pen que tiene un lindo diseño que acompaña los tonos del dispositivo, sigue siendo de fácil manejo y con gran sensibilidad al utilizarla. También mencionar que esta ya no puede meterse de una forma incorrecta al meterla del revés.

En la parte trasera nos encontramos con un acabado en Gorila Glass 5 que sigue manchándose con relativa facilidad con nuestras huellas dactilares, pero que no hemos notado que se raye en el poco tiempo de uso. También encontramos la serigrafía de la marca en la parte media y el nombre del modelo y el lugar de fabricación en la parte inferior.

Unboxing y primeras impresiones del Samsung Galaxy Note 7

Arriba, aún en la parte trasera nos encontramos la cámara de 12 Mp con la misma apertura f/1.7, también con gran angular pero con estabilizador óptico de imagen y capacidad de grabar en cámara lenta y en resolución 4K. Junto a ella está el flash LED y debajo de éste los lectores de ritmo cardíaco y oxígeno en sangre. Cabe mencionar que dicho lector permite saber la saturación de oxígeno saludable, ya sea después de haber hecho ejercicio o en caso de tener alguna enfermedad, es por tanto un gran indicador de salud y buen estado en general.

Una vez encendido el teléfono, nos encontramos con una nueva interfaz de Touchwiz, más minimalista y menos cargada que en todos los dispositivos anteriores de la marca; también nos encontramos con la posibilidad de cambiar el tamaño de los iconos para mejor reconocimiento y otro extra, es que al principio nos guía para la configuración del lector de iris.

Unboxing y primeras impresiones del Samsung Galaxy Note 7

Finalmente, nos encontramos con una versión de Android Marshmallow 6.0.1 y la promesa de la sur-coreana de actualizar rápidamente a Nougat 7.0, todo esto corriendo con un procesador Exynos 8890 Octacore y 4 GB en RAM, acompañados por una ROM de 64 GB de memoria interna. Mismas especificaciones que el S7 Edge y con la misma velocidad en el uso cotidiano (al menos en nuestras primeras impresiones), salvando el almacenamiento.

Podemos concluir en estas primeras impresiones que se trata del mejor dispositivo Android a la fecha en líneas generales, también es el más caro, y está enfocado en quien busque un phablet elegante, con grandes prestaciones y fácilmente dirigido a la alta productividad por la S-Pen.

También es importante mencionar que cuenta con pequeñas mejoras respecto al S7 Edge (su más cercano rival) que lo posicionan en la punta de los dispositivos móviles de cualquier compañía y marca. Sin embargo, posteriormente haremos una comparativa con el S7 Edge para verificar más allá del lector de iris y la pluma, si el gasto mayor vale la pena con respecto a su primo hermano de Samsung.

Sin comentarios

Deja una respuesta