No cabe duda de que si hablamos a Xiaomi lo estamos haciendo de una de las relevaciones en el mercado de los smartphones Android. Y no precisamente por la novedad, pues los chinos nos acompañan ya desde hace tres años, sino por el crecimiento que experimentan dentro de sus fronteras, algo que no conviene olvidar. China es muy grande y contiene un mercado que rivaliza con el internacional en número de posibles usuarios por lo que los de Hugo Barra, ahora al mando de su futura internacionalización, han multiplicado por 2,3 las ventas del pasado año, alcanzando la nada despreciable cifra de más de 60 millones de unidades vendidas de sus conocidos teléfonos Mi, abanderados actualmente por el Xiaomi Mi4 pero con escuderos del nivel del Redmi Note 4G, ahora agotando stocks en la India.

Xiaomi cierra 2014 con 61,1 millones de smartphones vendidos

Hablando de crecimiento, los chicos de Xiaomi son los que han experimentado un mayor porcentaje de subida en el último año y sus espectaculares cifras llegaron a situarles terceros en el ranking mundial, posteriormente superados por la remontada de Huawei con su gama Honor y por la fuerza combinada de Lenovo y Motorola cuando finalmente se cerró la adquisición.

2015 se plantea emocionante para un fabricante que ya tiene oculto en la manga el Xiaomi Mi5 y que planea expandir su familia de tablets, que ahora encabeza el MiPad. No tendrán pocos obstáculos ya que cruzar sus fronteras supondrá un reto para sus precios, tremendamente bajos en su mercado local, y también para su imagen en el aspecto legal ya que no son pocos los fabricantes que afilan sus uñas para cuando el ‘minigigante’ chino decida abandonar su país. Aunque las patentes pueden no ser el mayor de sus problemas ya que la competencia es veloz cuando ve peligrar su posición y otras compañías ya apuestan por el modelo de Xiaomi con ventas exclusivamente online que están eliminando intermediarios y rebajando el precio. Lenovo prepara una segunda marca, Huawei tiene sus nuevos Honor y no tardarán en salir más piedras en el camino de un Xiaomi cuyas cifras siguen impresionando presentación tras presentación.

Por delante, la tarea que tiene Hugo Barra es la de encontrar la identidad de una compañía lastrada por las acusaciones de copia, más o menos infundadas, y la de continuar esta racha ascendente cuyo techo está ahí pero que ni ellos conocen por ahora.

Fuente Hugo Barra

Sin comentarios

Deja una respuesta