Está acabando 2014 y aún los smartwatches no acaban de encontrar su lugar en el mercado. Por el momento los solemos ubicar en el rincón de los caprichos ya que siguen sin aportar ese plus que hace que su compra merezca la pena, al menos no muchos de ellos y al precio que llegan al mercado. Android Wear está avanzando a buen ritmo pero no encuentra aún el grado de madurez necesario para que un reloj inteligente sea un gadget imprescindible, y la variedad de fabricantes todavía no ayuda a una necesaria bajada de precios. No obstante, muchos fabricantes siguen intentando triunfar donde otros no lo consiguen y por eso en ASUS ya piensan en su segundo dispositivo, el ASUS ZenWatch 2. Uno de los últimos rumores, más o menos confirmados con un comunicado desde Taiwán, habla de una mejora interesante.

El próximo ASUS ZenWatch 2 podría realizar llamadas

Interesante aunque no novedosa, pues hay ya varios relojes en el mercado que hacen lo que ASUS quiere para su futuro ASUS ZenWatch 2. ¿A qué nos referimos? A la posibilidad de realizar llamadas desde él, algo que implicaría que montase un slot para micro o quizá nanoSIM y así convertirse en un reloj completamente independiente, emparejable con un smartphone pero no de forma obligatoria. Ya hemos visto eso con el Samsung Gear S, que porta Tizen, aunque llevado al terreno de Android Wear, el SDK para wearables de Google.

Esta posibilidad, la de ser independiente de un smartphone gracias a su conectividad 3G, haría que su uso en materia deportiva, unido a unos auriculares Bluetooth, fuese una de sus grandes bazas. Por el momento sólo es un proyecto aunque desde ASUS han dejado entrever que se trabaja en la próxima iteración de su smartwatch. Otra de las cosas que se ha barajado es apoyarse en otro software. ¿Dejar de lado Android Wear? No nos parece muy recomendable pero veremos qué tal discurre el futuro de este reemplazo del ASUS ZenWatch que ya se atisba en el horizonte.

¿Veremos algo en el CES? ¿O tal vez esperarán al MWC?

Fuente HDBlog

Sin comentarios

Deja una respuesta