Y no parece una locura. Obviamente hablamos del modelo básico con el mínimo de componentes. Porque, recordemos, Project ARA es el proyecto que Google extrajo de Motorola antes de su venta a Lenovo y que consiste en la fabricación de smartphones modulares. Para hablar en cristiano, podremos construir nuestro futuro móvil pieza a pieza, como si fuesen ordenadores clónicos. El poder construirlos por piezas hace que podamos elegir qué piezas poner y qué piezas no, siempre partiendo de un mínimo, y sobre todo elegir la calidad de dichas piezas. Con una estructura común que se fabricará en tres tamaños, tendremos pantallas, cámaras, memorias internas y tipos de procesador a elegir. El básico, con procesador Toshiba, podría costarnos 50 dólares. Y de ahí, ya sólo podríamos crecer incrementando calidades y potencia.

Google dice que podremos comprar un móvil por 50 dólares con Project ARA

Toshiba, que parece ser uno de los primeros fabricantes de procesadores en apuntarse a Project ARA, y aspira a ser el único que surta chips para estos smartphones, ofrecería hasta tres modelos de procesador distintos, todos con arquitectura ARM aunque sin velocidades conocidas, ni número de núcleos. Con su modelo de procesador básico y las piezas imprescindibles para que un móvil funcione, como pantalla, memoria, batería y poco más, podríamos configurar uno por el precio de 50 dólares. No dudamos de que el cambio a euros será 1:1 por lo que los 50 dólares se convertirán a buen seguro en 50 euros.

¿Es 50 euros un precio adecuado? Probablemente sí. Pese a que hay modelos por ese precio, seguramente tengan características que no necesitamos y por ello podamos conseguir más potencia con nuestro ARA que con estos gamas bajas que ahora vemos en el mercado. O sus opciones chinas. ¿Y si no quiero cámara en mi móvil? ¿Y si sólo quiero la cámara frontal? ¿Y si no necesito tanta pantalla pero sí una gran batería? Móviles a medida, una gran iniciativa. Y con ese precio de partida ya tiene mucho ganado antes de llegar al mercado.

Fuente Nikkei

Sin comentarios

Deja una respuesta