La autonomía sigue siendo la característica más importante para mucha gente dado que es la clave para todo aquel que no trabaja o está siempre cerca de un enchufe y sin carga nuestro smartphone no es más que un bonito pisapapeles. Sin embargo el que algo sea importante no quiere decir lo mismo para unos que para otros.

Cuando alguien valora la batería de un terminal es porque necesita que llegue al final del día con holgura y no puede o quiere estar pensando en buscar una batería externa o un cargador.

Pero lo que ofrece el móvil que analizamos es otra cosa. Las baterías grandes tienen un sentido pero el Doogee BL 12000 no ofrece eso, ofrece la batería más grande que jamás hayamos probado en un móvil, entre tres y cuatro veces más grande que las baterías convencionales.

Es un móvil único y os contamos en este análisis que es lo que nos ha parecido en el tiempo que llevamos con él.

Vídeo análisis Doogee BL 12000

Diseño y construcción: un nuevo significado de pesado

Una batería tan grande es un elemento que ocupa espacio y que tiene un cierto tamaño. Eso es algo que hemos visto en terminales de esta misma marca que hemos podido probar anteriormente, sobre todo los de la familia BL.

Pero el Doogee BL 12000 juega en otra liga y su gran batería, de la que hablaremos más adelante, tiene aparejados dos inconvenientes.

Doogee BL 12000: análisis de una batería pegada a un móvil

El primero de ellos es el peso. Los 300 gramos de este móvil lo hacen único, pero no para bien. Es un coste tan alto que solo lo recomendamos para los que de verdad vayan a sacar partido de su batería, porque necesiten hacer viajes largos, estar en entornos aislados o porque realmente no les importe el llevar un móvil así de pesado.

Además el tamaño es considerable y el grosor sobrepasa con creces los 10 mm, lo que junto con su acabado en metal y diseño algo cortante lo convierten en un terminal llamativo.

Podríamos pensar que ese tamaño y peso lo hacen inusable pero no es así. Es cierto que si estamos mucho tiempo con el móvil en alto, por ejemplo hablando por teléfono, podemos llegar a tener molestias pero en el día a día se nos ha hecho menos problemático de lo esperado.

En cuanto al diseño, se valora la construcción, muy potente y sin holguras, el pequeño relieve del botón de encendido pero no el conector microUSB. No entendemos la necesidad de mantener este en vez de optar por el USB Tipo C.

Resumen de características

Potencia y características: correcto, pero sin destacar

Está claro que es en la batería Doogee ha puesto toda la carne en el asador y aunque las prestaciones en lo que a potencia o memoria se refieren no son malas sí que es cierto que no destacan.

El procesador es uno que se está usando muchísimo actualmente para la gama baja, el 6750T de Mediatek, con un consumo ajustado y una potencia adecuada si no le exigimos demasiado.

Lo mismo podemos decir de la memoria RAM, que con 4 GB no se nos antoja justa y es lo esperado. Sin embargo nos sorprende ver que la memoria interna se queda en 32 GB. No será insuficiente para la mayoría pero dado que la batería no será un problema quizás el dar más memoria para realizar mas tareas hubiera sido buena idea.

Doogee BL 12000: análisis de una batería pegada a un móvil

En el resto de características no tenemos mucho que comentar salvo el reinicio del sistema sistema por culpa de la conexión bluetooth, aunque sólo sucedió una vez.

Pantalla: grande y vistosa

En ocasiones los fabricantes optan por pantallas de una resolución más baja para no penalizar el consumo energético o para que el procesador no renquee. En este caso Doogee se ha ido a por una pantalla con resolución FHD+ dado el carácter alargado de la misma.

Los 2160×1080 px de este panel se ven muy bien en cualquier situación y las esquinas redondeadas le otorgan cierta fluidez a un diseño por otra parte bastante rígido.

El aprovechamiento de los bordes es notorio y aunque es un móvil grande, la diagonal son 6 pulgadas, los marcos no son excesivos. El sensor de proximidad en ocasiones es errático y el de brillo algo lento, dolencias que tienen muchos móviles chinos.

Cámara: doble cámara doble

Una vez más el fabricante asiático ha decidido implementar un sistema de cámaras dobles tanto delante como detrás.

Las dos cámaras frontales adolecen de un rango dinámico algo bajo y la calidad, si bien es pasable, no es sobresaliente ni siquiera llamativa. Pero sí que hemos de destacar la posibilidad de hacer fotos con el gran angular, que marca la diferencia en este sentido.

La doble cámara trasera, como otras veces, no tiene sentido. No se mejora la foto ni el bokeh parece usar ambos sensores. Las imágenes adolecen de una saturación más baja de lo esperado y también tienen una temperatura de color demasiado fría como veis en la galería.

De noche la calidad baja pero además si no tenemos cuidado las imágenes saldrán trepidadas, independientemente de la cámara que usemos.

Autonomía: larga vida al rey

Este es el apartado estrella del móvil. Con 12 000 mAh la autonomía de este modelo se lleva a otro nivel.

En la primera prueba hemos estado jugando a HearthStone varias horas, hemos salido a caminar usando el móvil mucho como reproductor de podcasts con unos auriculares bluetooth y de música con altavoces con la misma tecnología. También hemos estado haciendo fotos. Hemos llegado a las 12 horas de pantalla con 50 horas totales de autonomía.

En la segunda prueba hemos estado haciendo un menor uso del móvil a lo largo de más tiempo. Hemos jugado, escuchado música y hablado por teléfono más de lo normal. Hemos llegado a las 9 horas de pantalla con 5 días totales de autonomía.

En la tercera prueba hemos estado haciendo fotos, escuchando música, jugando a varios juegos, grabando tomas en exteriores para el análisis, hablando por teléfono… Hemos llegado a las 13 horas de pantalla con 3 días totales de autonomía.

Benchmarks

En Antutu hemos logrado unos algo escasos ya 41415 puntos, en 3D Mark usando Slingshot nos quedamos en 564 mientras que en Geekbench 4 vamos a los 598/2551 puntos.

Interfaz y apps: un fallo molesto

Doogee nos ha sorprendido para bien y para mal en este apartado en múltiples ocasiones. En este caso estamos en una situación intermedia.

Por un lado no hay una fuerte personalización del sistema pero por otro sí que hay cambios estéticos en los ajustes del móvil con unos iconos y colores que desentonan.

Pero el problema es el fallo en la barra de navegación. La marca ha copiado la estética de Samsung en este apartado pero en vez de dejar que el color de fondo cambie con respecto al de los iconos este permanece blanco lo que es un inconveniente cuando también tenemos un fondo blanco. Hemos intentado paliarlo con apps de la Google Play Store pero no hemos llegado a sentirnos cómodos.

Tenemos Android Nougat con algunas aplicaciones preinstaladas pero no es un caso flagrante. Esperemos que a lo largo de los próximos meses los fabricantes opten ya por Oreo de serie.

Conclusión: único en su especie

Sera cuestión de tiempo que otras marcas creen terminales como este pero hasta que eso pase no podemos decir que el Doogee BL 12000 sea un móvil más. No es de ninguna manera un móvil para la mayoría de usuarios pero sí para un tipo muy concreto.

El que valore mucho el tener días y días de autonomía, de tener un terminal contundente y no temer por su integridad, sin duda mirará con buenos ojos a este modelo.

Pero si la batería desmesurada no es nuestra prioridad pagar el precio del peso y el tamaño, sobre todo en grosor, no será algo aconsejable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here