UMI

Los propietarios de un Samsung Galaxy Note que han optado por adelantarse a la publicación oficial de Jelly Bean para el dispositivo, que aún no dispone de fecha de lanzamiento, y que han instalado la versión alfa de CyanogenMod-10, o alguna de sus variantes, tales como la fantástica AOKP, están sufriendo lo que se denominan memory leaks (pérdidas de memoria) que afectan al normal funcionamiento del dispositivo.

El tema es de relativa importancia, y consiste en que a medida que las aplicaciones acaban de ejecutarse, lo que debería provocar que la memoria que utilizaban se liberara, partes de ésta no son correctamente liberadas, provocándose pequeñas fugas que acaban forzando que el usuario reinicie el dispositivo, lo que puede ser necesario del orden de una o dos veces al día.

Banner de CM10

Todas las versiones de Jelly Bean publicadas para el mencionado dispositivo adolecen de este problema, que a día de hoy no se sabe si es un problema del kernel o de la propia ROM (dado que el problema se aprecia también en otros dispositivos), si bien el desarrollador de uno de los ports de Paranoid afirma haber eliminado el problema en su última beta, cosa que algunos usuarios desmienten.

Imagen de previsualización de YouTube

En cualquier caso, y hasta que el problema quede finalmente solucionado, cabe indicar que Android 4.1 es totalmente usable y funcional en el Samsung Galaxy Note, con independencia de este pequeño problema, todo y que se nota algún pequeño lag en alguna de las aplicaciones, algo que se ve sobradamente compensado con las mejoras que aporta la nueva versión, por lo que animamos a todos los usuarios que aún no lo hayan probado a que lo prueben, no sin antes realizar la preceptiva copia de seguridad.

Sin comentarios

Deja una respuesta