Probamos los nuevos móviles de la empresa coreana, el Samsung Galaxy S7 de 5.1 pulgadas y el Samsung Galaxy S7 Edge.

Samsung ha sacado toda su artillería en el MWC con dos terminales nuevos, los Samsung Galaxy S7 y S7 Edge de los que ya os contamos sus características.

En esta ocasión no estamos ante dos móviles iguales salvo por diseño y es que aunque tienen todas sus especificaciones idénticas hay una bastante importante que cambia y de forma notable, el tamaño de pantalla.

Así, el Samsung Galaxy S7 se ha diseñado para aquellos que quieren un terminal potente pero contenido y el Samsung Galaxy S7 Edge para los que buscan una pantalla de mayor tamaño y una mejor inmersión multimedia.

Fotos Galaxy S7 -001

El primer modelo tiene unas especificaciones de infarto pero lo que más llama la atención es lo cómodo que es a una mano como podéis ver en el vídeo y en la fotografía.

El Galaxy S7 mejora el agarre de su antecesor con una curva trasera que ya habíamos visto en el Samsung Galaxy Note 5 y que ahora viene al modelo sencillo de la gama S.

Además la cámara ha mejorado sustancialmente y aunque tenemos que probarla en condiciones reales debemos decir que la velocidad de enfoque es impresionante.

En el Galaxy S7 tenemos una mejorada batería de 3000 mAh que esperemos que nos de un día de uso y es que este es posiblemente el mayor fallo del Galaxy S6.

La segunda propuesta de Samsung es el Samsung Galaxy S7 Edge, la versión con doble curvatura de su tope de gama que en esta ocasión viene con un mayor tamaño de pantalla, 5.5 pulgadas, aunque mantiene la resolución del Samsung Galaxy S7, 2560×1440 píxeles.

Fotos Galaxy S7 -002

En este caso la batería aumenta hasta los 3600 mAh y eso esperemos que signifique que no nos veremos apurados para llegar al final del día como sucedía en la versión S6 Edge y que se corrigió en parte en el Galaxy S6 Edge Plus.

La doble apuesta de Samsung tiene ahora más sentido, con mejoras que resultan muy practicas como es la certificación IP68, sobre todo cuando Motorola y Sony han dejado de anunciar a sus móviles como sumergibles.

Es cierto que Samsung no ha invitado a hacer fotos bajo el agua pero sí que ha comentado que no hay problema en tener varios minutos el móvil sumergido en agua dulce, vamos, lo ideal para evitar problemas de derramamiento de líquidos.

Además vuelve un clásico, la microSD, algo que muchos usuarios le habían echado en cara a la firma coreana en el Galaxy S6.

2 comentarios

Deja una respuesta